La alimentación saludable como un derecho humano.

alimentación saludable

– Marina Muñoz Cervera –

El derecho a la alimentación saludable es considerado como un aspecto clave del Desafío Hambre Cero

El derecho a la alimentación fue reconocido en el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en el año 1948.

Posteriormente, la OMS desarrolló la “Estrategia Mundial sobre Regimen Alimentario, Actividad Física y Salud“, que fue adoptada, en el año 2004, por la Asamblea Mundial de la Salud y en la que se llama a los Gobiernos, a los asociados internacionales, al sector privado y a la sociedad civil, para que actúen a nivel mundial promoviendo la alimentación sana y la actividad física.

Sin embargo, del derecho a una nutrición adecuada y, por tanto a una alimentación saludable que fomente nuestra salud, no se habló, expresamente, hasta el año 2012. No obstante, estaba implícito en nuestro derecho a la salud.

Con el desarrollo de los Objetivos de Salud del Milenio, surgió el Proyecto Hambre Cero, en el que ya se refería la necesidad de alimentos nutritivos.

Y, más tarde, durante la celebración de la CIN-2 (Segunda Conferencia Mundial sobre Nutrición), en el año 2014, se subrayó la necesidad de unir la seguridad alimentaria con la seguridad nutricional.

La alimentación saludable como un desafío dentro del Proyecto Hambre Cero.

El 17 de febrero de 2019, en Los Ángeles (California) el Director General de la FAO, Graziano da Silva, durante una Conferencia impartida en la Facultad de Derecho de la Universidad de California, manifestó que los sistemas alimentarios deben replantearse con el objetivo de nutrir a las personas.

Y considera el acceso a los alimentos saludables como un aspecto clave para el Desafío Hambre Cero.

¿Qué implica el derecho a una alimentación saludable?

Según Graziano da Silva, este derecho va más allá de tener comida suficiente para comer.

Implica la suficiente capacitación sobre nutrición, para que las personas se alimenten a si mismas y a sus familias con dignidad. Así como garantizar el acceso de todos los niños del mundo a una alimentación saludable.

La necesidad de este derecho se basa en que la malnutrición sigue aumentado día a día. Mientras que la subalimentación alcanza los 821 millones de personas, la obesidad supera a los 672 millones de adultos con sobrepeso en el año 2017.

Esta doble carga de morbilidad que sufre el mundo, podría paliarse si el derecho a la alimentación saludable fuese recogido como un derecho más en las Constituciones de los países.

Comestibles hay muchos y deberíamos saber discriminar aquellos que son nutritivos de los que no lo son. Así como ser conscientes de que nuestra alimentación debe ser nutritiva para fomentar nuestra salud.

Si tenemos en cuenta que el padecimiento de muchas patologías, como la coronariopatía, accidentes cerebrovasculares, diabetes tipo II, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, sobrepeso, obesidad, entre otras enfermedades no transmisibles, dependen directamente de lo que comemos todos los días, comprenderemos la necesidad de alimentarnos, de forma sana, a diario.

No comemos solo para seguir vivos, comemos para que nuestro organismo pueda funcionar lo mejor posible. Por lo tanto, si entendemos la finalidad de nuestra alimentación seremos capaces de adecuar nuestra comida a nuestra salud.

No deberíamos comer solo para seguir adelante con nuestros quehaceres, porque la forma en que vivimos es importante y si nos alimentamos de forma nutritiva gozaremos de mejor calidad de vida.

En su última Nota Descriptiva sobre Alimentación sana (agosto 2018), la OMS nos dice que una dieta saludable nos protege de la malnutrición en todas sus formas y que una alimentación insana así como la falta de actividad física constituyen los principales riesgos para la salud.

Fuente:

– Organización Internacional de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. FAO. “El derecho a una alimentación saludable debe ser un aspecto clave del Hambre Cero, según el Director General de la FAO”. Los Ángeles, 17 de febrero de 2019.
– Organización Mundial de la Salud. OMS. “Alimentación sana”. 31 de agosto de 2018.

Imagen:

http://www.loyolaandnews.es/wp-content/uploads/2017/04/derecho-a-la-alimentacion-adecuada.jpg

Espirulina Ecológica

Los 5 consejos de la OPS/OMS para una alimentación saludable.

alimentación saludable

– Marina Muñoz Cervera –

La OPS publica recomendaciones, para que nuestra salud sea mejor en este nuevo año 2019.

Se entiende por alimentación saludable aquella que mejora la salud y no la empeora.

La mayor parte de las veces, la alimentación depende de cada persona, porque las circunstancias e idiosincrasias son muy variables.

Sin embargo, existen unas recomendaciones generales que, salvo excepciones, pueden ayudarnos a facilitarnos la alimentación.

La OPS, Organización Panamericana de la Salud, es la representación de la OMS en América Latina, y el 20 de diciembre de 2018, publicó algunos consejos para la población general.

Cinco recomendaciones para que nuestra dieta sea más saludable en 2019.

La disponibilidad de alimentos frescos es variable de unas zonas a otras. No obstante, y en lo que se refiere a alimentos y bebidas industriales, llegan a todas partes de mundo.

1.- Que nuestra comida sea variada.

En muchas ocasiones, nos dejamos llevar por las rutinas y tendemos a cenar o comer lo mismo todos los días. Esto nos lleva a que nuestra alimentación sea más pobre, nutricionalmente, de los que sería si optásemos por alimentos distintos cada día.

Además de la variedad de productos alimentarios, la OPS nos dice que conseguimos un mayor equilibrio nutricional, si seguimos los siguientes consejos:

– Consumir productos frescos, lo más naturales posible, que incluyan alimentos integrales, como arroz integral, maíz, mijo, centeno, avena, etc.

– Reducir las grasas cárnicas, eliminando la grasa blanca visible de las carnes.

– Comer frutos secos sin sal.

– Cocinar al vapor, en vez de freír los alimentos.

– Evitar untar el pan o comer en bocadillo con sustancias o productos altos en grasas saturadas y sal, como el embutido, patés, mantecas, etc. Podemos optar por grasas más saludables, como las del humus (pasta hecha con garbanzos), aguacate o palta, atún, etc.

Legumbres, huevos, pescados, carnes, frutas frescas, hortalizas y verduras de temporada, pan y pasta integrales, granos como el mijo, quinoa, etc. son los alimentos que nos van a permitir obtener una variedad alimentaria.

2.- Disminuir el consumo de algunos aceites y grasas.

Las grasas trans empeoran nuestra salud, así como las grasas saturadas en exceso.

Sin embargo las grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas nos ayudan a mejorar nuestro metabolismo, siempre y cuando no caigamos en el exceso.

La grasa es necesaria, pero tenemos que ser selectivos en su utilización, para evitar problemas de salud.

Las grasas trans, presentes en la margarina, precocinados, bocadillos envasados, bollería industrial, alimentos fritos con aceites pobres en ácido oleico, etc., aumentan en un 30% el riesgo cardiovascular.

Para reducir nuestro consumo de grasas poco saludables, podemos:

– Utilizar para cocinar aceites ricos en grasas monoinsaturadas (ácido oleico), como el aceite de oliva y el de girasol alto oleico, y empleando en crudo (para ensaladas) los aceites de semillas, de maíz, etc.

– Evitar la mantequilla y otras mantecas en el cocinado de los alimentos.

– Escoger carnes magras, eliminando la grasa visible.

– Leer con mucho detenimiento las etiquetas de información nutricional, para detectar la presencia de grasas trans, vegetales sin especificar o un exceso de grasas saturadas.

3.- Comer menos sal.

Ya sabemos que la sal aumenta la tensión arterial, así como el riesgo cardiovascular. Algunos consejos para disminuir el consumo de sal, son los siguientes:

– Dentro de los comestibles ultraprocesados, escoger aquellos que tengan menos sodio en la etiqueta de información nutricional.

– Si se consumen verduras, frutos secos u otros productos envasados, evitar aquellos que tengan sal de adición.

– No poner sal en la mesa. Si alguien necesita más, el hecho de tener que levantarse puede que le disuada de la necesidad de comer más salado.

4.- Menos azúcar.

El azúcar en exceso conduce a problemas de salud y para reducir su consumo, podemos poner en práctica lo siguiente:

– Limitar el consumo de bebidas azucaradas y gaseosas, así como de dulces, pasteles, zumos de frutas envasados, jugos caseros con azúcar añadida, bebidas energizantes, té y café envasados y listos para tomar, bebidas lácteas aromatizadas de sabores.

– Leer el etiquetado de información nutricional de los comestibles envasados, ya que pueden contener azúcar aunque sean salados, como la mayonesa, sopas, precocinados, salsas para ensalada, etc.

5.- No hay nivel seguro de consumo de alcohol.

A menos alcohol mejor salud.

La OMS asegura que no hay un nivel mínimo de alcohol que pueda considerarse saludable, a pesar de que durante mucho tiempo algunas bebidas, como el vino tinto, se consideraban beneficiosas para el corazón, en cantidades moderadas.

Como hemos visto al principio de esta entrada, la idiosincrasia de cada persona es distinta y lo que puede ser bueno para unos, no lo es para otros. Es decir, si a una persona su médico le recomienda 1 copa de vino con las comidas, se trata de una prescripción personal que no podemos hacer extensiva a toda la población.

Por lo tanto, lo más saludable es prescindir del alcohol, aunque sea en pequeñas cantidades.

Los comentarios, que se incluyen dentro de las recomendaciones de la OPS, son notas explicativas que contienen en su mayor parte los mensajes de este organismo, hemos agregado algunos apuntes para facilitar su aplicación.

Fuente:

Organización Mundial de la Salud. OMS. “Cinco consejos para una dieta saludable este año nuevo”. OPS/OMS, 20 de diciembre de 2018.

Imagen:

http://bionistas.com/wp-content/uploads/2018/04/tips_alimentacion_saludable.jpg

Feliz Año 2019¡¡

– Marina Muñoz Cervera –

Consejo Nutricional os desea un Feliz, Saludable y Próspero Nuevo Año¡¡

El amor, la salud y la paz son las principales fuentes de armonía y satisfacción interior.

Que el 2019 llene de satisfacción vuestros corazones…

Con todo mi cariño y agradecimiento…

Saludos a todos¡¡

Felices Navidades¡¡

Feliz Navidad

– Marina Muñoz Cervera –

Consejo Nutricional os desea una Feliz Navidad.

El mejor aliado para mantener la salud en estas fiestas es el movimiento.

Si damos paseos, cocinamos, ayudamos a servir y recoger las mesas, lavamos los platos, etc. estamos llevando a cabo una actividad que nos facilita la digestión, a la vez que se activa muestro metabolismo.

Cuando practicamos algún ejercicio o deporte, no deberíamos suspenderlo durante las fiestas, por el contrario, su mantenimiento nos ayudará a estar más sanos.

Sigue leyendo

La alimentación es vida, es nutrición y es cultura.

alimentación

– Marina Muñoz Cervera –

La alimentación es un derecho humano que nos da la vida.

La FAO nos dice que el derecho a la alimentación es un derecho humano, al mismo tiempo que refiere que la alimentación es vida, es cultura y es nutrición.

Para estar saludables, no podemos deslindar la alimentación de la nutrición.

Sigue leyendo

El respeto a la comida ¿un concepto o una necesidad?

respeto a la comida

– Marina Muñoz Cervera –

Sin comida no podríamos vivir, pero ¿respetamos nuestros alimentos?

Los alimentos forman parte de nuestra vida, desde que nos levantamos por la mañana hasta que nos acostamos por la noche.

Gracias a los mismos, somos seres capaces de respirar, caminar, reír, pensar, trabajar, etc.

Están presentes en nuestras celebraciones, charlas amistosas, reuniones laborales, etc. como una necesidad inherente a nuestra historia cultural.
Sigue leyendo

El alcohol transforma nuestro comportamiento habitual.

alcohol

– Marina Muñoz Cervera –

Según la OMS, el consumo nocivo de alcohol mata a 3,3 millones de personas cada año.

Ya vimos que la ingesta de alcohol no forma parte de una alimentación sana, pero ¿cuando podemos considerar que somos bebedores de alcohol?

Sigue leyendo

La mística en la masticación de los alimentos.

piedras y bambú estilo oriental

– Marina Muñoz Cervera –

Cuando la masticación se transforma en meditación.

De todos es conocida la importancia de una buena masticación de los alimentos, también sabemos que la vida actual nos lleva a tragar los bocados de comida sin apenas de saborear y paladear lo que contienen. Todo ello contribuye a un deterioro de la salud puesto que favorece la obesidad y todas las patologías que se asocian con la misma.
Sigue leyendo

El regaliz, una raíz actual con historia.

troncos de regaliz

– Marina Muñoz Cervera –

El regaliz es originario de los países del mediterráneo.

Al mencionar el regaliz, ya sea en forma de tronco o raíz masticable, en infusión, etc. nos referimos a la raíz natural y no a la golosina que se fabrica con extractos de la planta del regaliz, azúcar, otros saborizantes como el anís y espesantes.

También conocido como “orozuz”, término derivado del árabe, el regaliz se utiliza dentro de la medicina natural para varias afecciones.
Sigue leyendo

El queso ¿es un alimento saludable o no?

tabla de quesos

– Marina Muñoz Cervera –

El queso es un lácteo cargado de grasas y sodio, entre otras sustancias.

Es un alimento procesado que se conoce desde hace muchos años. Su aporte de calcio y proteínas lo ha situado, erróneamente, como un producto necesario en nuestra alimentación.

Sin embargo ¿realmente lo es?

Sigue leyendo