Algunas respuestas sobre las grasas trans.

grasas trans

– Marina Muñoz Cervera –

¿Comemos “grasas trans” a diario? ¿en qué alimentos están?

La mayor cantidad de grasas trans son de producción industrial y, por tanto, las encontramos en alimentos ultraprocesados.

La industria fabrica grasas trans para transformar un aceite líquido en sólido, y lo consigue añadiendo hidrógeno al aceite vegetal.

Sin embargo, desde las primeras publicaciones sobre este tipo de grasas hasta el momento actual, la lista de alimentos que las contienen, va creciendo.

Y ahora sabemos que no solo consumimos grasas trans al comer productos industriales, como veremos a continuación.

Gracias al Proyecto REPLACE de la OMS, vamos conociendo más aspectos prácticos sobre las mencionadas grasas, que preocupan por sus efectos sobre la salud.

¿Porqué son tan preocupantes las grasas trans?

La OMS atribuye 540.000 muertes al año en el mundo a las grasas trans de producción industrial.

Esta casuística posiblemente se deba a que producen un aumento de colesterol LDL, también conocido como “colesterol malo”, mientras que reducen el HDL o “colesterol bueno”.

Como consecuencia, aumentan el riesgo de muerte por cualquier causa en un 34%.

No obstante, el mayor riesgo de las grasas trans es sobre el corazón, ya que la muerte por coronariopatías aumenta en un 28% y la posibilidad de padecimiento de patología coronaria se incrementa en un 21% al consumir estas grasas.

¿En qué tipo de comida encontramos grasas trans?

Como ya hemos visto, la mayor cantidad de este tipo de grasas se encuentra en los productos industriales de larga conservación.

Los conocidos como “aceites parcialmente hidrogenados” contienen una concentración de grasas trans del 25% al 45% del aceite.

Se consideran, por tanto, los más peligrosos.

Productos ricos en aceite parcialmente hidrogenados:

– Margarina, excepto que indique con toda claridad en la etiqueta de información nutricional que no contiene grasas trans.

– Grasas vegetales utilizadas en muchos comestibles industriales. Este tipo de grasas suelen aparecer en las etiquetas de información nutricional como tales, es decir, como “grasas vegetales“:

  • Bollería industrial.
  • Galletas.
  • Pasteles.
  • Frituras callejeras y también, las servidas en restaurantes.
  • Preparados para tortitas.
  • Preparados para chocolates a la taza.
  • Aceite vanaspati.

Frituras caseras.

Al calentar las aceites a elevadas temperaturas para freír los alimentos, podemos producir grasas trans.

Sin embargo, la cantidad de este tipo de grasas que se generan por este medio son muy inferiores a las contenidas en los aceites parcialmente hidrogenados.

En una fritura, la concentración de grasas trans aumenta 3,67 gramos/100 gramos, después de calentar el aceite, mientras que en otras técnicas de cocinado, como los horneados, salteados, cocidos o hervidos, guisos, parrilla o plancha, etc. no se observa un incremento.

¿Cómo saber si comemos grasas trans?

Si en nuestra alimentación abundan los comestibles de producción industrial, estaremos consumiendo grasas trans.

Por lo tanto un perfil alimentario que puede contener bastantes grasas de este tipo es el siguiente:

“Persona que, seguramente por falta de tiempo, consume alimentos o preparados precocinados, bollería industrial, snacks diversos, dulces, etc. Y cuando come fuera de casa recurre a comida rápida, con fritos diversos (pollo, patatas, rebozados, etc.) o bien la encarga para comer en casa”.

En el perfil descrito, prácticamente no existen los alimentos naturales.

Los productos con etiquetas “libres de grasas trans” ¿son fiables?

Pueden ser fiables es cuanto a su contenido en este tipo de grasas, sin embargo, se sustituyen por una mayor cantidad de grasas saturadas, azúcares, sal u otras sustancias insalubres.

De ahí que la mencionada etiqueta no nos garantice que el producto sea saludable.

Acciones de la OMS.

Según nos informa El Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, el 23 de abril de 2019, se pide que las industrias de grasas, de aceites, de alimentos y de restauración, se comprometan a:

– Reducir la cantidad de grasas trans a menos de 2 gramos por cada 100 gramos de grasas o aceites, en todos los alimentos.

– Indicar la cantidad de grasas trans presentes en los etiquetados de los productos preenvasados.

– Potenciar el suministro de grasas y aceites más saludables con bajo contenido en grasas saturadas.

– Evaluar los compromisos.

Como ya hemos visto, solo una alimentación en la que predominen los alimentos naturales sobre los industriales, con comidas elaboradas de una forma saludable, siendo las frituras una excepción, nos garantiza un consumo muy bajo de grasas trans.

Ya que este tipo de grasas se encuentra de forma natural, en muy pequeñas concentraciones, en algunas carnes y lácteos.

Fuentes:

– Organización Mundial de la Salud. OMS. “REPLACE trans fat”. WHO/NMH/NHD/18.7
– Organización Mundial de la Salud. OMS. “Las industrias de las grasas, los aceites, los alimentos y la restauración deberían unirse al esfuerzo mundial para eliminar las grasas trans industriales de los alimentos de aquí a 2023”. 23 de abril de 2019, Declaraciones, Ginebra.

Imagen:

https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2014/01/Grasas-trans.jpg

La cetosis ¿adaptación o trastorno del metabolismo?

chica con dolor de tripa

– Marina Muñoz Cervera –

Las dietas “keto” promueven el estado de cetosis como beneficioso para la salud.

La alimentación cetogénica, también conocida como “Dieta Ketogénica”, se basa en la exclusión o reducción de los carbohidratos de la alimentación, mientras que se aumentan los alimentos ricos en grasas y proteínas.

Se ha puesto de moda para adelgazar, ya que promueven una pérdida de peso muy rápida y “aparentemente” sin efectos secundarios.

Las dietas cetogénicas han sido utilizadas con fines médicos desde el año 1921, en el tratamiento de crisis convulsivas en niños y, posteriormente, en las epilepsias refractarias de adultos.

También, se usan en el tratamiento de la diabetes tipo II, entre otros procesos.

En el deportistas, se utilizan en casos muy concretos y bajo estrecha vigilancia.

Sin embargo, en otros casos, se implanta este tipo de dieta, sin los conocimientos necesarios para resolver los problemas que surgen durante y después.

Problemas de las dietas cetogénicas.

En las dietas cetogénicas se suprimen los carbohidratos como fuentes de energía.

Por lo tanto, el organismo tiene que adaptarse a la nueva situación “sin glucosa”, produciendo en el hígado, cuerpos cetónicos, para obtener energía.

Se produce un cambio en el funcionamiento metabólico que, según algunos autores, alcanza la categoría de “trastorno o desequilibrio”, mientras que otros lo consideran simplemente una “adaptación”, conocido como “Cetosis”.

No obstante, y entendiendo por “trastorno”, una alteración leve de la salud, veremos que la cetosis puede encajar en el concepto.

Últimamente las dietas keto tienen muchos adeptos, para los cuales el estado de cetosis es casi una bendición por los “beneficios” que produce, pero no podemos olvidar que la “supuesta adaptación metabólica” no sucede gratuitamente.

Algunas consecuencias del estado de cetosis:

Los problemas que se describen asociados a las dietas cetogénicas, que llevan a un estado de cetosis, son los siguientes:

1.- Carencias vitamínico-minerales.

2.- Astenia o decaimiento por falta de energía.

3.- Halitosis o mal alimento debido al aumento de los cuerpos cetónicos.

4.- Dolores de cabeza.

5.- Calambres.

6.- Riesgo de arritmias cardiacas.

7.- Diarrea o estreñimiento.

8.- Posible deterioro de la cognición, que puede afectar a la atención, memoria y procesamiento de la información.

9.- Disminución de la masa ósea.

10.- Litiasis vesicular o renal.

Además, estas alimentaciones son ricas en proteínas y pueden producir alteraciones en los riñones, sobre todo si ya existe una lesión previa.

Las dietas cetogénicas aparecen como las peores para la salud, dentro de los rankings de dietas, sin embargo ganan adeptos por la facilidad con la que se pierde la grasa.

Mientras que una alimentación equilibrada hipocalórica, combinada con ejercicio físico, se mantiene en el tiempo y también ayuda perder peso, las dietas cetogénicas son difíciles de mantener a largo plazo, y pueden producir un efecto rebote al reintroducir los carbohidratos en la alimentación, es decir, recuperar mucho más peso del ya perdido.

Eliminando los carbohidratos de nuestra alimentación, no solo perdemos grasa, también podemos perder la salud.

Entrada relacionada:

¿Qué pasa si comemos pocos glúcidos y muchas grasas y proteínas?

Fuente:

– Angel Gil. Tratado de Nutrición. Tomo IV. Nutrición clínica. 2ª Edición. Editorial Panamericana de la Salud. Madrid, 2010.

– Nutr. clín. diet. hosp. 2013; 33(2):98-111 “Dietas cetogénicas en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad”
DOI: 10.12873/332cetogenicas

Imagen:

https://i2.wp.com/www.entrenamiento.com/wp-content/uploads/2016/08/riesgos-cetosis.jpg?resize=720%2C480&ssl=1


OPC de uva y resveratrol

¿Qué es la “tumba metabólica”?

tumba metabolica
– Marina Muñoz Cervera –

El concepto de “tumba metabólica” es solo una metáfora.

Este “concepto” describe una situación de estancamiento del metabolismo para perder grasa.

Nuestro metabolismo ni se muere ni se entierra, pero si puede enlentecerse, mientras establece mecanismos de compensación.

La metáfora, considerada un mito por algunos autores, se refiere a una situación en la que el metabolismo se protege, ante una situación de falta de aportación de nutrientes, reduciendo el gasto energético.
Sigue leyendo

La alimentación saludable como un derecho humano.

alimentación saludable

– Marina Muñoz Cervera –

El derecho a la alimentación saludable es considerado como un aspecto clave del Desafío Hambre Cero

El derecho a la alimentación fue reconocido en el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en el año 1948.

Sigue leyendo

Los 5 consejos de la OPS/OMS para una alimentación saludable.

alimentación saludable

– Marina Muñoz Cervera –

La OPS publica recomendaciones, para que nuestra salud sea mejor en este nuevo año 2019.

Se entiende por alimentación saludable aquella que mejora la salud y no la empeora.

La mayor parte de las veces, la alimentación depende de cada persona, porque las circunstancias e idiosincrasias son muy variables.

Sin embargo, existen unas recomendaciones generales que, salvo excepciones, pueden ayudarnos a facilitarnos la alimentación.

Sigue leyendo

Feliz Año 2019¡¡

– Marina Muñoz Cervera –

Consejo Nutricional os desea un Feliz, Saludable y Próspero Nuevo Año¡¡

El amor, la salud y la paz son las principales fuentes de armonía y satisfacción interior.

Que el 2019 llene de satisfacción vuestros corazones…

Con todo mi cariño y agradecimiento…

Saludos a todos¡¡

Felices Navidades¡¡

Feliz Navidad

– Marina Muñoz Cervera –

Consejo Nutricional os desea una Feliz Navidad.

El mejor aliado para mantener la salud en estas fiestas es el movimiento.

Si damos paseos, cocinamos, ayudamos a servir y recoger las mesas, lavamos los platos, etc. estamos llevando a cabo una actividad que nos facilita la digestión, a la vez que se activa muestro metabolismo.

Cuando practicamos algún ejercicio o deporte, no deberíamos suspenderlo durante las fiestas, por el contrario, su mantenimiento nos ayudará a estar más sanos.

Sigue leyendo

La alimentación es vida, es nutrición y es cultura.

alimentación

– Marina Muñoz Cervera –

La alimentación es un derecho humano que nos da la vida.

La FAO nos dice que el derecho a la alimentación es un derecho humano, al mismo tiempo que refiere que la alimentación es vida, es cultura y es nutrición.

Para estar saludables, no podemos deslindar la alimentación de la nutrición.

Sigue leyendo

El respeto a la comida ¿un concepto o una necesidad?

respeto a la comida

– Marina Muñoz Cervera –

Sin comida no podríamos vivir, pero ¿respetamos nuestros alimentos?

Los alimentos forman parte de nuestra vida, desde que nos levantamos por la mañana hasta que nos acostamos por la noche.

Gracias a los mismos, somos seres capaces de respirar, caminar, reír, pensar, trabajar, etc.

Están presentes en nuestras celebraciones, charlas amistosas, reuniones laborales, etc. como una necesidad inherente a nuestra historia cultural.
Sigue leyendo

El alcohol transforma nuestro comportamiento habitual.

alcohol

– Marina Muñoz Cervera –

Según la OMS, el consumo nocivo de alcohol mata a 3,3 millones de personas cada año.

Ya vimos que la ingesta de alcohol no forma parte de una alimentación sana, pero ¿cuando podemos considerar que somos bebedores de alcohol?

Sigue leyendo