Archivo de la etiqueta: longevidad

¿Podemos cumplir muchos años con salud?

envejecer con salud

– Marina Muñoz Cervera –

Nutrición correcta y actividad física son elementos claves para cumplir años de forma saludable.

Cada año que cumplimos, envejecemos, lo cual no implica que enfermemos, es decir, «envejecer» y «enfermar» no son términos sinónimos, a pesar de que socialmente se entiende así y todos lo vemos como algo normal que nos afectará algún día. Sin embargo, esto no es cierto. Lo que ahora se ve como normal no significa que no pueda ser mejorable porque desafortunadamente existen causas, muchas de ellas de susceptibles de modificación, que están determinando que nuestra ancianidad esté vinculada al término «discapacidad» por múltiples enfermedades crónicas.
Sigue leyendo

El ejercicio físico en los mayores de 65.

mayores haciendo ejercicio

– Marina Muñoz Cervera –

La actividad física aporta importantes beneficios para las personas mayores de 65 años.

Se asocia el ejercicio a personas jóvenes que aún tienen ganas de moverse y necesitan estar activos. A medida que aumenta la edad y, posiblemente por una necesidad de descanso, los adultos vamos volviéndonos más sedentarios, esta actitud no es recomendable porque nuestra vida continúa con necesidades orgánicas importantes a las que tenemos que atender si no queremos enfermar.

Sigue leyendo

La obesidad tipo III puede acortar la vida hasta en 13,7 años.

obesidad grado III

– Marina Muñoz Cervera –

La obesidad mórbida reduce la esperanza de vida.

Todos conocemos los devastadores efectos de la obesidad mórbida y que, día a día, se van descubriendo más problemas asociados; también sabemos que reduce la esperanza de vida, pero hoy sabemos más y es que la longevidad de las personas puede verse reducida hasta en 14 años y así lo demuestra un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Nacional del Cáncer de USA.

La obesidad, conocida como mórbida o tipo III, la padecen las personas cuyo IMC iguala o supera la cifra de 40, es decir que su peso kilos dividido por su estatura en metros, elevada al cuadrado, resulta esa cantidad.

Los resultados de la investigación mencionada fueron publicados en la revista Plos Medicine el 8 de julio de 2014 y podéis acceder a la publicación a través del siguiente enlace:
Association between Class III Obesity (BMI of 40–59 kg/m2) and Mortality: A Pooled Analysis of 20 Prospective Studies.
Sigue leyendo

Un video: “Somos los que comemos”

manos y alimentacion

– Marina Muñoz Cervera –

Una buena alimentación como protagonista de un cuerpo sano y una mayor longevidad.

Es el tema central de una interesante entrevista que realizó el conocido Eduardo Punset a Irwing H. Rosemberg, autor de uno de los libros clásicos para mantenerse en forma “Biomarcadores. Las 10 claves para prolongar la vida” y Catedrático de Nutrición por la Universidad de Tufts, en Boston.

El video, de casi una hora de duración (los 47 minutos primeros están dedicados al tema de la alimentación y nutrición, los últimos 10 minutos se refieren a otro tema tratado en el mismo programa), es una grabación del programa emitido por la cadena 2 de la televisión española y fue publicado el 1 de enero de 2013. Tiene dos partes, en la primera, Punset entrevista al mencionado Catedrático y en la segunda, (interrumpida por un breve anuncio) participan José Mataix, Director del Instituto de Nutrición de la Universidad de Granada y Cecilia Liñan, endocrinóloga del Instituto Dexeus.
Sigue leyendo

Experimentación: Aumenta la actividad física en la mosca de la fruta al reducir su ingesta calórica.

– Marina Muñoz Cervera –

En Europa Press, hoy día 4 de julio de 2012, aparece una interesante noticia que alumbra la posibilidad de que la reducción en la ingesta calórica pueda aumentar la actividad física y prolongar la vida en los humanos, según unos experimentos llevados a cabo por investigadores  de la Universidad de California en la mosca de la fruta (1).

Quizás os preguntéis, cómo los estudios con una o varias moscas, pueden extrapolarse a los humanos, porque es obvio que no nos parecemos al insecto, aparentemente; sin embargo, en este caso,  “las apariencias engañan” y  la experimentación con la mosca de la fruta, se debe a su semejanza genética con la especie humana. “Aproximadamente el 61% de los genes de enfermedades humanas que se conocen tienen una contrapartida identificable en el código genético de las moscas de la fruta, y el 50% de las secuencias proteínicas de la mosca tiene análogos en los mamíferos”, según la bióloga Sharmila Bhattacharya del Centro de Investigación Ames de la NASA (2).

Esta es la razón por la cual las moscas de la fruta, conocidas para los científicos como Drosophila melanogaster, son comunes en los laboratorios de investigación genética. Para propósitos de investigación, fácilmente pueden reemplazar a los humanos. Se reproducen rápidamente, de modo que muchas generaciones pueden ser estudiadas en un corto tiempo, y ya se conoce el mapa completo de su genoma. “La Drosophila es utilizada como modelo genético para varias enfermedades humanas, incluyendo las de Parkinson y de Huntington”, hace notar Bhattacharya (2).

Científicos canadienses descubrieron, en el año 2008, que el comportamiento de la mosca de la fruta depende de su entorno social: las respuestas químicas que generan estos insectos no sólo dependen del ritmo interno de cada individuo, sino que se regulan también en función del genotipo de sus iguales. Así, si la mosca está en un entorno genéticamente más diverso, se apareará más a menudo que si se encuentra en un grupo genéticamente homogéneo. Los científicos señalan que la importancia de esta investigación radica en que por primera vez se ha analizado a las moscas no sólo a nivel individual, sino también a nivel social (3).

Además, los estudios con pruebas de ADN que se emplean en criminología para buscar la ‘huella’ del culpable o los tests de paternidad probablemente no se hubieran podido desarrollar de no ser por algunos estudios realizados en la mosca de la fruta (4).

Por lo que vemos este insecto resulta muy útil, y una vez contextuados en la protagonista del experimento, sobre el que versa la noticia, que mencionaba al principio de esta entrada, os dejo el artículo:

Y aumenta de la actividad física
Reducir la ingesta calórica puede ayudar a vivir más tiempo

MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) –

Según diversos estudios, la restricción dietética puede reducir las enfermedades relacionadas con la edad, y extender la vida. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de California ha descubierto que, en la mosca de la fruta, la restricción dietética provoca un mayor metabolismo de la grasa en el músculo, y aumenta la actividad física, los cual fue fundamental para extender su vida útil.

En las moscas de la fruta, la restricción de la levadura, la principal fuente de proteína en la dieta de la mosca, prolongó considerablemente su vida. Para ver los efectos de esta restricción dietética específica, los investigadores eliminaron la levadura de la dieta de las moscas, y luego llevaron a cabo varias pruebas bioquímicas. Tras la restricción dietética, las moscas se volvieron más activas físicamente, y este aumento de actividad física extendió su vida útil.

Los investigadores también observaron que este aumento en la actividad física se debe a un cambio en el metabolismo de las moscas, que aumentó tanto la síntesis de grasa como su descomposición.

Estos resultados sugieren que restringir nutrientes sin aumentar la actividad física no es beneficioso en los seres humanos. “Nuestro estudio es el primero en sugerir que la restricción en la dieta para mejorar la vida útil debe estar asociada con la actividad física. Por otra parte, los cambios en la dieta pueden aumentar la motivación para hacer ejercicio”, afirma el autor principal, Pankaj Kapahi, del Instituto Buck de Investigación sobre el Envejecimiento, de la Universidad de California.

Los investigadores también observaron que la sobreexpresión de la hormona AKH, el equivalente del glucagón en la mosca, mejoró el metabolismo de la grasa, aumentó su actividad, y extendió su vida útil.

“Nuestros datos sugieren que la restricción dietética puede inducir cambios en el músculo, similares a los observados en el ejercicio de resistencia, y que la AKH, que mejora la descomposición de la grasa, podría servir como potencial en la restricción de la dieta”, concluyen los autores.

Fuentes:

(1) http://www.europapress.es/salud/noticia-reducir-ingesta-calorica-puede-ayudar-vivir-mas-tiempo-20120704095748.html
(2) http://ciencia.nasa.gov/science-at-nasa/2004/03feb_fruitfly/
(3) http://www.tendencias21.net/La-mosca-de-la-fruta-es-un-insecto-social_a2530.html
(4) http://www.trainermed.com/docs/nota.php?id=4191bb631a&titulo=El_mundo_de_la_mosca_de_la_fruta

Imagen: http://2.bp.blogspot.com/-hvuGV7oO0bs/TaYL1FSlAaI/AAAAAAAAA7Q/3XAEJ5dearo/s1600/Las+Moscas+de+la+frutas.jpg

Los Micronutrientes y nuestra necesidad de ellos.

– Marina Muñoz Cervera –

Las deficiencias de vitaminas y minerales repercuten en el bienestar humano

Esta malnutrición también afecta al desarrollo económico de las comunidades y de los países. Estas deficiencias pueden dar lugar a serios problemas de salud, comprendida una menor resistencia a las infecciones, ceguera, letargia, disminución de la capacidad de aprendizaje, retraso mental y, en algunos casos, la muerte. Entre las consecuencias debilitantes de estas deficiencias de la alimentación están la pérdida de capital humano y de productividad de los trabajadores (1).

A diferencia de muchos otros impedimentos para el desarrollo social y económico, las deficiencias de vitaminas y minerales pueden reducirse con inversiones relativamente reducidas en salud pública, agricultura y educación. Existe la tecnología para resolver muchas de estas deficiencias. Persisten por diversas razones, inclusive por la falta de conciencia entre los responsables de elaborar las políticas de la importancia que tiene resolverlas, y por falta de conocimiento de los planificadores de los programas de sus consecuencias y de las estrategias disponibles para combatirlas (1).

En los últimos decenios la comunidad de investigadores, los gobiernos, los organismos de desarrollo y las organizaciones no gubernamentales (ONG) han avanzado considerablemente en la determinación de los grupos que corren el mayor peligro de padecer deficiencias de consumo de micronutrientes y elaborar programas para mejorar a corto plazo determinadas deficiencias. Muchos países han adoptado las metas y los objetivos internacionales de reducir las deficiencias para fines del decenio en curso (1).

Con todo, el avance en la promoción y ejecución de estrategias basadas en los alimentos para alcanzar estas mejoras sostenibles en el consumo de micronutrientes ha sido, en general, lento. Estas estrategias se concentran en mejorar el acceso y la disponibilidad y consumo de alimentos ricos en vitaminas y minerales. Los beneficios de esas estrategias basadas en los alimentos no sólo comprenden mejorar la ingesta de determinados nutrientes, sino también una mejor situación general en materia de alimentación y salud (1).

Pienso que, en vista de esta necesidad, podría ser interesante profundizar en el tema, y por ello me decido a revisar,  uno a uno, los micronutrientes que el organismo necesita para gozar de una buena salud,  sin carencias, así como las fuentes para obtenerlos.

Vamos a comenzar definiendo la palabra Micronutriente.

¿Qué son los micronutrientes?

“Son aquellas sustancias que el organismo necesita en pequeña cantidad. Y bajo esta denominación se engloban las vitaminas y minerales. Nos los proporcionan los alimentos”.

En entradas sucesivas, iremos viendo cada uno de los compuestos que se engloban dentro de este concepto.

Fuentes:

(1) http://www.fao.org/ag/agn/nutrition/household_micronutrients_es.stm

Imagen:
https://consejonutricion.files.wordpress.com/2012/06/alimentos1.jpg