Archivo de la etiqueta: reflexión sobre la alimentación

Alimentos y pensamientos

imagen creativa

– Marina Muñoz Cervera –

“Así como son los alimentos, son los pensamientos, así como son los pensamientos, serán las acciones, así como son las acciones será la conducta, así como es la conducta es la salud” Proverbio Védico

“Buen alimento, mejor pensamiento” Anónimo

vegetales

Fuente:
Vanina Repun. Nutrición inteligente. “Frases que nutren”. 7 de abril de 2011.
http://inteligentenutricion.blogspot.com/2011/04/frases-que-nutren.html

Imágenes:
ID: 21912644_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

http://recetasvegetarianas7.wordpress.com/2012/01/08/comer-sano-influye-en-el-pensamiento/

“Empecemos desde el principio” ¿Qué comemos?

composicion fotografica

– Marina Muñoz Cervera –

No siempre sabemos qué comer y nos dejamos llevar por el entorno.

Sirva este pleonasmo para comenzar el año 2014, revisando un aspecto básico de nuestra alimentación: ¿Qué comemos?

Todos los principios de año suelen ser fuentes de nuevos propósitos que ponemos en práctica, o no, a lo largo de los 365 días. Por ello vamos a centrarnos este año, en un paso previo a nuestra alimentación, necesario para que nuestra salud sea óptima y no nos llevamos sorpresas. Me refiero a “saber lo que comemos” como principio imprescindible para conocer todo aquello que nuestro organismo ingiere y digiere a diario.

Parece de “perogrullo”, pero en la época actual no es tan simple saberlo porque no siempre podemos recurrir a alimentos sencillos,  no procesados; es sorprendente observar cómo una “aparentemente” sana ensalada acompañada de una salsa que no lo es tanto, puede resultar incluso indigesta si no conocemos los ingredientes con los que está alborada y podemos echarle la culpa a las hortalizas sin ser las causantes del problema.

Por eso, para comenzar este 2014, os propongo que estemos atentos a todo aquello que comamos, que miremos detenidamente la composición nutricional de todo aquello que compremos; en realidad, es solo una vez, pues desde el momento que en que ya lo hemos visto, podemos estar tranquilos en las compras sucesivas, siempre y cuando no cambiemos de marca comercial.  No dudemos en preguntar si desconocemos cómo han preparado algún alimento que  vamos a comer fuera de casa porque los ingredientes más insospechados pueden utilizarse en  preparaciones culinarias “supuestamente sanas”.

Normalmente cuando nuestro peso aumenta y presentamos grasas de depósito, cuando no nos encontramos del todo bien, cuando nuestras defensas bajan, etc.  suele ser debido a alguna causa y habitualmente se encuentra en la alimentación, de ahí la importancia de adquirir conciencia de “qué comemos”. Claro que también es muy importante saber “cuánto comemos”, “cómo comemos” y “cuando comemos”, pero si comenzamos desde el principio, nos será más sencillo dilucidar las demás cuestiones.

De esta forma, nuestra mente y cuerpo funcionarán en armonía desde el punto de vista alimentario.

Como expresa una frase atribuida a Sócrates: “El conocimiento os hará libres”.

Imagen:

La imagen que ilustra esta entrada es una “extrusión” llevada a cabo sobre una composición basada en fragmentos de las siguientes:

IDs:2337531_s/ 21620120_s/2251999_s/12329462_s/11923841_s/17855991_s/10983486_s

Copyright (c) 123RF Stock Photos

Sobre la obesidad en nuestro mundo.

pasteles, comida rapida, embutido

– Marina Muñoz Cervera –

El papel de la alimentación en la obesidad es indiscutible.

“En un mundo donde los productos están llenos de azúcar y grasas saturadas no se puede decir que la alimentación no tiene un papel en la obesidad, tiene el papel más importante de todos”.

Adam Martin. Periodista, escritor y experto en nutrición.

Me ha gustado mucho esta frase porque es “rotunda” y en términos generales, estoy completamente de acuerdo con lo que expresa el escritor.  Adam Martin, autor del libro “Comer para ser mejores”, añade también, que “sin hacer ejercicio podríamos estar delgados sin ningún problema” y es verdad, lo que pasa es que el ejercicio nos ayuda en el mejor mantenimiento de nuestras funciones vitales, facilita la respiración celular, la circulación de la sangre, tonifica los músculos, etc.  y todo ello redunda en el aspecto físico, aumentando nuestra esperanza de vida.

Fuente:

El Confidencial. “Sin hacer ejercicio podríamos estar delgados sin ningún problema”. 11 de diciembre de 2013.

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-12-11/sin-hacer-ejercicio-podriamos-estar-delgados-sin-ningun-problema_55811/

Última revisión: 07-03-19

Colección de especias.

especias

– Marina Muñoz Cervera –

Es importante lo que comemos, pero la forma en que preparamos los alimentos es lo que determina nuestra apetencia.

El olor, sabor, gusto, textura, entran por nuestros sentidos.

Para ello disponemos de una amplia variedad de condimentos que pueden convertir nuestra comida diaria en toda una sorpresa para el paladar.

Imagen:

Id: 19932761_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Nuestra salud puede ser el mejor “Regalo de Navidad”.

la salud es un regalo

– Marina Muñoz Cervera –

Ya estamos en el mes de Diciembre, marcado notablemente por las fiestas de Navidad y la llegada del Nuevo Año.

Durante estas fechas existe la costumbre de celebrar reuniones familiares o con amigos y conocidos, y todas ellas se suceden en torno a una mesa con una comida suculenta. Quienes lo celebran suelen preparar todos los años los mismos platos para seguir la tradición o varían en sus menús, ya que muy pocas familias deciden no preparar nada especial.

Estemos con la familia, amigos o solos, nadie puede escapar del ambiente navideño que inunda las calles, los comercios y los medios de comunicación. Casi todos tenemos la necesidad de comer algo diferente, más apetitoso y sugerente, para lo cual invertimos un poco más de tiempo en la cocina y preparamos alguna comida más sofisticada que el resto del año. Son las fiestas tradicionales, sin embargo, no siempre “tradición” y “salud” son sinónimos y algunos platos típicos de estas celebraciones han resultado ser poco saludables. Aun sabiéndolo la costumbre suele marcar la pauta y en muchas ocasiones olvidamos nuestra salud.

Me pregunto si son necesarios estos “olvidos” para disfrutar las fiestas. En realidad, lo pasaríamos mejor con nuestro organismo en plenas facultades, deberíamos cambiar las costumbres, lo cual puede resultar muy creativo y estimulante porque desarrolla la imaginación y por ende la satisfacción.

Me pregunto también lo qué pasaría si quitásemos la mantequilla o la margarina de la mesa y la sustituyéramos por una rica crema de queso sin grasa. Untaríamos de la misma forma el pan con una crema de queso, baja en grasa, con ajos y/o perejil, aceitunas picadas y un poco de orégano por ejemplo; estaríamos charlando igualmente con la familia o amigos, y veríamos la televisión del mismo modo en el caso de que estemos solos. Seguramente el sabor no es el mismo, pero puede haber otras cremas en la mesa elaboradas con productos saludables; seguramente la sensación de plenitud o pesadez (según se mire) que proporciona la mantequilla no la encontremos en estas novedades, pero ¿es necesario sentirse pesado para estar alimentado? o ¿sólo es una sensación? ¿es necesario terminar la cena navideña deseando tener un sillón lo más próximo posible para sentarnos porque no podemos casi ni caminar de la pesadez que sentimos?. Y lo más grave es que quien no ha conseguido llenarse de un modo “obsesivo” parece que no disfrutó de la Navidad. Sin embargo, podría ser mucho más divertido terminar de cenar con la sensación de haber comida una rica cena o comida sabiendo que no hemos enfermado en el intento de pasar la Nochebuena o el día de Navidad. Y prefiero no hablar de las indigestiones debidas a empachos que suelen resolverse con una bebida alcohólica que sea capaz de bajarnos un poco la hinchazón, pero que en realidad lo único que hace es quemar las proteínas que hemos consumido en exceso dejándonos todas las grasas en el cuerpo.

Por otra parte, no tenemos porqué quedarnos sin postre, ni sufrir mirando como comen los demás, si en nuestra intención ha estado recuperar nuestra salud durante todo el año; existen postres que no son grasosos ni azucarados, en exceso, y sin embargo resultan excelentes para estas fechas.

Ocurre con frecuencia que el concepto de “alimentación saludable” se etiqueta con “estar a dieta” y claro nadie puede estar a dieta en Navidad, sin sufrir severas críticas en el intento. No es cierto, comer sano no es sinónimo de estar a dieta. La dieta alimenticia bien entendida, no implica reducción de alimentos, por el contrario, es un concepto amplio que se refiere a todos los alimentos que tenemos a nuestra disposición, por ello el que sea sana es muy importante, pero no tiene que ser escasa, excepto que se recomiende para alguna patología concreta que limite algún tipo de alimento.

También pienso que no es lo mismo comenzar un año nuevo con el organismo medio deteriorado con tanto exceso que con el cuerpo bien alimentado y nutrido; parece más lógico comenzar esa nueva etapa que será importante en nuestras vidas repletos de salud o bien no habiendo enfermado más aún.

Quizás uno de los problemas es que si seguimos la tradición, no tenemos que pensar más que en poner en práctica lo que ya sabemos, pero os puedo asegurar que lo más divertido de adquirir la ciencia, es ponerla en práctica. Y en el caso de seamos los únicos que nos hayamos planteado la necesidad de comer bien incluso en estas fiestas, y no hemos podido convencer a nadie de que es la mejor manera para estar sanos, no tenemos porque preocuparnos ya que podemos escoger los alimentos menos dañinos y nuestro organismo será capaz de superar bien el trastorno excepcional porque está bien alimentado y nutrido.

Podemos cambiar el panorama anterior y está en nuestras manos ni enfermar en Navidad, ni empeorar una enfermedad si es que ya la padecemos. Hay también, hoy en día, muchos platos suculentos que son saludables, lo único que tenemos que hacer es incorporarlos a nuestras costumbres y cada año ir introduciendo variedades que harán nuestra vida mucho más rica e innovadora, con más salud y consecuentemente más placer a largo plazo.

Iremos viendo algunas recetas que pueden aportaros ideas, procedentes de páginas que han tenido la inquietud de recopilar platos deliciosos y sanos para que nuestra salud no sufra en Navidad el menoscabo que supone una mala alimentación para nuestros cuerpos.

Y para terminar, solo comentaros que esta reflexión surge como una necesidad de expresar lo que realmente pienso y confío en que lo paséis bien preparando estas fiestas, teniendo presente que “tenemos que seguir viviendo con salud en el año 2013…” y que nuestra salud puede ser el mejor “regalo” para esta Navidad…

Enlaces relacionados:

¿Podemos compartir salud en Navidad?
Pavo al horno con glaseado, puré cremoso de patatas y ensalada.
Merluza en salsa verde
Brochetas de rape.
Yogur con fresas y kiwis.
Budín de manzana
Fondue de chocolate
Pirámides alimentarias del mundo

Imagen:
http://t1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcR9AbP6UOsGBeHwmaF23Wmx1laIHhR9pNgzumif02E1K8EZdY87FDgnrKhG

gif

La alimentación puede ser un “barco” que nos aproxima a nuestros sueños.

un barco sobre el mar

– Marina Muñoz Cervera-

La alimentación en nuestra vida no puede ni debe ser un mero trámite que tenemos que gestionar para seguir adelante. A veces es la ilusión por continuar viviendo lo que nos hace no prestar atención a la comida, en otras ocasiones es el tedio a la misma vida la que nos conduce a alimentarnos de forma acelerada; y, entre estos dos extremos, hay miles de actitudes intermedias que determinan una predisposición anodina ante la alimentación.

Nacemos con un cuerpo que va creciendo y desarrollándose a lo largo de los días, semanas, meses y años. Sólo tenemos uno, éste es irremplazable y la forma en que lo tratamos dice mucho sobre el enfoque de nuestra vida. La ilusión por mantenerlo sano y libre de enfermedades es algo hermoso porque permite que continuemos nuestra existencia con menos problemas de los que ya de por sí la vida puede acarrearnos.

Hoy, 20 de agosto de 2012, os cuento esto porque pienso que el conocimiento sobre la forma de alimentarnos y nutrirnos es una disciplina que nos enriquece y no sólo culturalmente, también anímicamente y como no, en salud.

Tenemos que pensar en cómo comemos, si lo estamos haciendo bien, cómo se siente nuestro cuerpo y si queremos mejorar lo que no nos gusta, podemos ir cambiándolo poco a poco. La naturaleza humana es sabia, pero además muy agradecida, cualquier intervención que llevamos a cabo sobre la misma, se nota rápido y si no lo vemos con nuestros ojos, sí lo notan nuestros órganos. Incluso si nos pesa la carga genética, modificando el ambiente alimentario podemos aminorar el lastre e incluso evitar que nos pese en exceso.

Masticar con calma, disfrutando de cada sabor y siendo conscientes del acto de comer, escoger los alimentos según el criterio del equilibrio alimentario, saber que estamos comiendo a lo largo de un día y perder un poco de tiempo en todo ello, es lo que nos da una mayor libertad sobre la salud y la enfermedad, no resultando una pérdida sino una ganancia que, a la larga, se transforma en vida.

Nosotros escogemos y de nuestra elección dependerá nuestra existencia.

Comparto esta reflexión con vosotros y confío en que os sirva para continuar el camino de la vida sabiendo que algo tan simple como alimentarse puede ser un barco que nos aproxime a nuestros sueños; en cada camarote podemos encontrar lo necesario para sentirnos cómodos y saludables, seguramente en la cubierta inhalaremos el aire puro que nos ofrece el mar y, en otras dependencias, el carisma que nos convierte en singulares.

Esta metáfora sirve, como otra cualquier otra, para expresar de una forma gráfica la idea que os quería trasmitir.

pirámide alimentaria

Imágenes: 

http://www.absolutcruceros.com/wp-content/uploads/2009/11/Oferta-de-Costa-Cruceros-para-transatl%C3%A1ntico-por-Portugal-y-Brasil2.jpg

http://2.bp.blogspot.com/_9QedVFtjls8/SNdN5WbDb0I/AAAAAAAABoM/_6ho7iNON-I/s400/piramide.jpg