Archivo de la etiqueta: actualidad

La abundancia que implica un detrimento.

ambiente obesogénico

– Marina Muñoz Cervera –

“Obesidad” y “sobrepeso” son términos que están teniendo una gran relevancia en nuestros días.

Es debido su exagerada prevalencia y las repercusiones que ambos procesos tienen para la salud de las personas que los padecen y para la economía sanitaria de los países.

Por desgracia, no son problemas fáciles de resolver en un macroambiente obesogénico social que tienta y alienta al consumo de atractivas sustancias escasas en nutrientes y con elevados contenidos en azúcares y grasas.

Si a esto le sumamos que el progreso ha acortado distancias y que fácilmente podemos resolver problemas sin movernos de una butaca, el resultado es que la ingesta calórica supera en mucho al gasto de energía, entre otros abundantes factores relacionados.

No es un problema nuevo.

La obesidad no es un problema nuevo, de hecho en algunas culturas es un estándar de abundancia, belleza y muchas mujeres se ven obligadas a ser obesas para cumplir los requisitos que su sociedad les impone día a día.

Algunas culturas antiguas siguen vigentes, por ejemplo en Mauritania, a las niñas les obligan a comer de una manera forzada y exagerada para ser más bellas.

Algunas vomitan y enferman como consecuencia  del cebamiento, sin embargo, la sociedad en la que viven las condenan a una “muerte” en vida para resultar “atractivas”.

Esta práctica, llamada “Gavage” es la consecuencia de la visión de la mujer en función de su volumen corporal.

Existe la creencia de que “mientras más voluminosa sea una mujer mayor espacio ocupa en el corazón de un hombre”. El término “gavage” francés significa en castellano “cebado, engorde”.

En la cultura de Tiwanaku, La Paz (Bolivia), las representaciones de la mujer considerada hermosa, siempre hacen alusión a figuras obesas. Y, de hecho, aunque ha pasado mucho tiempo, basta dar un paseo por las calles de la ciudad de La Paz para poder comprobar que el número, sobre todo de mujeres obesas, es muy alto.

Y estos son solo dos ejemplos,  porque la obesidad ha sido representada por pintores, escultores, etc., a lo largo de la historia, como un reflejo social.

“Mujeres fuertes o voluminosas o poderosas o robustas” son calificativos que se utilizan habitualmente para aminorar la realidad de una situación patológica que afecta gravemente a la salud, rodeada  de “mágicas soluciones” muy lucrativas que, en la mayor parte de las ocasiones, empeoran el problema.

Hoy en día, la obesidad no es exclusiva de las mujeres, la padecen ambos sexos y en algunas ocasiones es consecuencia de un mal abordaje del problema a base de dietas que adelgazan durante un tiempo, pero que producen un efecto rebote y un engordamiento posterior, incluso superior al que existía previamente; en otras, existe una patología subyacente que determina su aparición y mantenimiento.

Sin embargo, desde antiguo, el exceso de peso es sinónimo de abundancia, quien tenía posibilidades de comer, así lo demostraba.

¿Cuánto pesa esta antigua herencia en nuestros días?

Es una pregunta que se me ocurre sobre la marcha al revisar los sinónimos de abundancia: copiosidad, riqueza, acopio, profusión, exuberancia, afluencia, opulencia, fertilidad, demasía, exageración, exceso, raudal, multitud, plétora;
y sus antónimos: escasez, estrechez, falta.

No soy quien para valorar la belleza o ausencia de la misma en la obesidad o en el sobrepeso, de hecho, quizás por deformación profesional, me preocupan otros factores, como la limitación de movilidad, pérdida de agilidad, las enfermedades asociadas, etc. y todas aquellas consecuencias que están lejos de ser sinónimos de “abundancia en salud” y que se acercan de forma muy peligrosa al “detrimento de la salud”.

Y me preocupa el sufrimiento que subyace en las personas que por falta de recursos y/o desinformación, viven el día a día con una sobrecarga física que difícilmente les permite llevar una vida normal, también la de aquellos que sufren las graves consecuencias de esta patología.

Y me inquietan aquellas personas que, a pesar de su incesante lucha por cambiar su situación, no consiguen resolverla.

Es paradójico que la abundancia representada por la obesidad en todos los tiempos haya sido equivalente a una escasez en salud.

Aún es normal en algunas sociedades que una persona con un peso considerado normal, según su Índice de Masa Muscular, y por tanto, menos abocada al padecimiento de enfermedades asociadas con el exceso de peso, sea considerada “flaca” en el sentido de “débil” o “escaso”.

Quizás uno de los factores que haya que tener en cuenta a la hora de plantearnos cómo abordar este problema es en qué lugar queremos estar situados en nuestra civilización.

¿Poderosos? ¿Robustos? ¿Ricos? ¿Opulentos? ¿Exuberantes?

¿En qué?

Me temo que si todos los calificativos anteriores se refieran  a peso,  grasa y enfermedades, posiblemente nos veamos muy grandes en tamaño pero estaremos lejos de la fortaleza física y de la salud.

Pienso que una persona fuerte y sana es aquella que tiene sus defensas en buen estado, que se alimenta de forma conveniente para sus necesidades y que se aleja de la obligación que determina la obesogenia social, que bien mirado no dista mucho de las costumbres mauritanas, pero en este caso la imposición no es forzada por los padres, es por una sociedad que aturde los sentidos con publicidad engañosa.

¿Qué lugar queremos ocupar?

Dejo la pregunta en el aire y me permito esta reflexión sobre el tema porque pienso que la elección es el primer paso para la consecución.

Enlaces relacionados:

¿Qué es el Ambiente Obesogénico?

Imagen:

http://www.naturalwellbeing.com/blog/are-you-getting-enough-exercise

El tomillo, un valioso condimento.

thymus vulgaris

Marina Muñoz Cervera –

Valioso por sus generosas virtudes, es el tomillo una especia muy utilizada para aromatizar y dar sabor a múltiples recetas culinarias

Sobre todo carnes y aves, pero también es un condimento excelente para arroces.

Muy rico en aceites esenciales, pertenece, al igual que el orégano, el romero, la albahaca, la menta o hierbabuena, la mejorana, la ajedrea y la salvia, entre otras muchas especies, a la familia de plantas “Lamiaceae”, también conocidas como Labiadas. Su género botánico es “Thymus” y su especie, “vulgaris” aunque existen muchas variedades, esta es la más conocida.

Algo sobre su historia

Se cuenta que el tomillo fue usado por los egipcios para embalsamar a sus faraones y los griegos lo utilizaban para perfumarse, en baños y para quemarlo en sus rituales dentro de los templos; era para los griegos un símbolo del valor guerrero al igual que para los romanos y lo quemaban en sus viviendas para purificarlas (1), su mitología nos transmite que la planta del tomillo brotó de una lágrima derramada por Helena de Troya, de la que los guerreros obtenían fuerza y coraje para la lucha (2).

Una leyenda cristiana, narra que “cuando José de Arimatea llevó su Santo Cáliz a la Montaña Sagrada de Montserrat, los ángeles quisieron otorgar una prebenda a los visitantes de la montaña, por lo que poblaron sus laderas con tomillo, cuyo aspecto y belleza en flor recuerda al Santo Grial. Desde entonces al tomillo se le asignan todo tipo de propiedades curativas” (2).

Comúnmente conocido como tremoncillo (3)(4) y estremoncillo, el Dr. Pío Quer (Doctor en Farmacia y Licenciado en Ciencias Químicas, español – años 1888-1964) refería que el Dr. Leclerc (Nota: probablemente se trate de Georges Louis Leclerc, naturalista, botánico francés – años 1707-1788), resumía las facultades del tomillo en la siguientes palabras (4):

“Sobre la circulación y los centros nerviosos, su esencia ejerce una acción que se manifiesta por una mayor amplitud de pulso, por un aumento de las fuerzas físicas, por una mejoría del tono moral y un despertar de las funciones digestivas. Esta acción justifica su empleo en la clorosis (Nota: anemia debida a la falta de hierro de los glóbulos rojos), la astenia nerviosa y en todos los casos en los que importe estimular la circulación capilar y favorecer las combustiones orgánicas; además está dotada esta planta de propiedades antisépticas y antiespasmódicas, tiene asimismo indicación en las afecciones del aparato respiratorio, del cual modifica las secreciones y modera los espasmos” (4).

También comentaba el Dr. Quer, su uso generalizado contra la tos convulsiva o tosferina, así como para deshacerse de parásitos intestinales y como repelente de los mosquitos. Mencionaba una receta de caldo de tomillo para los que no tienen hambre o necesitan de un estimulante que les facilite la digestión: en un plato sopero se escaldan unas rebanadas de pan un poco duro, rociado con buen aceite de oliva, un poco de sal y unos brotecitos o sumidades de tomillo; se tapa con otro plato y se deja cinco minutos; la sopa se tiempla (Nota: calienta un poco) y toma un delicioso sabor a tomillo y aceite (4).

En la actualidad:

Hoy en día, confieren al tomillo propiedades como antiespasmódico, carminativo (combate los gases), eupéptico (digestivo), antiséptico y antitusígeno.

Sin embargo a dosis altas, el aceite puede producir convulsiones y es caustico para la piel. Su uso está contraindicado en el embarazo y lactancia y en casos de úlcera gastroduodenal. No podemos olvidar que sus principios activos tienen acciones farmacológicas concretas.

Esta hierba aromática, como hemos visto no destaca por sus propiedades nutricionales, pero sí por sus virtudes medicinales.

Es una planta que fácilmente puede cultivarse en huertos caseros y tiene un olor delicioso. La infusión de tomillo se prepara con sus sumidades floridas y es verdaderamente tonificante; la leyenda de la lágrima de Helena de Troya, se comprende al degustarla por su agradable sabor y por el efecto que produce en la respiración.

Nota: interpretación libre del contenido.

Enlaces relacionados:
La albahaca en la medicina antigua y una perspectiva actual.
El romero: condimento y medicamento
El orégano: pasado y presente de una lamiacea.
Receta: “Ratatouille”

Fuentes bibliográficas:
(1) Nutrición y Alimentación “El tomillo”. http://nutricion.nichese.com/tomillo.html
(2) Región de Murcia digital. “Tomillo”. http://www.regmurcia.com/servlet/s.Sl?sit=c,543,m,2719&r=ReP-19736-DETALLE_REPORTAJESPADRE
(3) Tomillo. Fichas inforjardin. http://fichas.infojardin.com/condimentos/thymus-vulgaris-tomillo-tremoncillo.htm
(4) Pío Font Quer. “Romero”. El Dioscórides Renovado. 4ª Edición. Págs. 651-652. Ediciones Península. Barcelona 2002.
(5) Fitoterapia avanzada. Fundación Universitaria Iberoamericana.

Imagen: http://www.cocinerosdeverdad.com/especial-hierbas/

El orégano: pasado y presente de una lamiacea.

hierba aromática

– Marina Muñoz Cervera –

El orégano es muy rico en calcio, magnesio y fósforo.

Continuando con las hierbas aromáticas pertenecientes a la familia Lamiaceae, que comprende diversos géneros de plantas que contienen aceites esenciales, vamos a conocer al orégano.

Es una conocida especia culinaria muy utilizada en platos italianos, pizza, espagueti, etc., aunque también se emplea en otros países, para aderezar variadas hortalizas.

Taxonómicamente pertenece al género “Origanum” y la especie del orégano común es “vulgare”. Está incluida, botánicamente,  en la familia “Lamiaceae” (1).

Algo sobre su historia.

El término “Origanum” deriva de la palabra griega “óros” (montaña) y de la raíz griega “gan”, presente en verbos como “ganáo”, “ganóo” y “gánimay” que significan brillar, destellar o estallar de júbilo y alegría. Significa, por tanto, “alegría de las montañas”, de ahí el dicho popular “no todo el monte es orégano”, para indicar que en las cosas no todo es fácil, agradable y productivo (2).

La planta recibe popularmente los nombres de mejorana silvestre y orenga (1). Según cuenta la leyenda, fue Afrodita, diosa griega del amor, la primera en cultivar esta planta y dotarla del aroma que posee (3).

Pedanio Dioscórides, médico de la Antigua Grecia (40-90 d.C.),  decía lo siguiente sobre el orégano: “de todas las especies de orégano solamente en los nombres difieren, teniendo todos una mesma virtud y fuerza, visto que cualquiera de ellas calienta y deseca en grado tercero y ansí, resuelve, adelgaza, corta y digere potentisimo. Tiene tan capital odio a la berza el orégano, y oféndela en tanta manera, que luego si se planta cerca della, la seca” (4).

Hoy día, se utiliza sobre todo como digestivo y tónico, entre otros muchos usos (4). El orégano tiene capacidad antimicrobiana y antioxidante, cualidad no solo utilizada por la medicina natural en los empleos de su aceite esencial, sino también por la tecnología alimentaria ya que puede favorecer la inocuidad y estabilidad de los alimentos (5).

Sus virtudes nutricionales.

El orégano seco destaca por ser un excelente nutriente, contiene mucho calcio (1576 mg por 100 gramos), potasio (1669 por cada 100 gramos), magnesio, fósforo y en menor cantidad, hierro, zinc, sodio, selenio, cobre y manganeso (6).

También nos proporciona vitaminas, ácido fólico (274 microgramos por 100 gramos), vitamina A (690 microgramos por 100 gramos), vitamina K (622 microgramos por 100 gramos), B1, B2, B6, E, C, niacina y equivalentes carotenoides (6).

Tiene un alto contenido en almidones (17,5 gramos en 100 gramos) y muy pocos azúcares simples (4,1 gramos en 100 gramos, del tipo, glucosa, sacarosa, fructosa y galactosa); su contenido en grasas es sobre todo del tipo poliinsaturadas (6).

Nos aporta  42,8 gramos de fibra y 11 gramos por 100 gramos de hojas secas de proteínas (6).

Como vemos no solo da sabor y adorna los platos sino que también nos enriquece, nutricionalmente hablando.

Y, para terminar esta entrada, solo comentaros que si del romero se dice que con sus virtudes se puede escribir un libro entero, sobre el orégano podríamos decir lo mismo, no obstante, su aceite esencial es potente y hay que ser cautos con su uso, una buena información es imprescindible, antes de utilizarlo de forma terapeútica.

Fuentes bibliográficas:

(1) Orégano. Infojardin. Fichas de plantas.
http://fichas.infojardin.com/condimentos/origanum-vulgare-oregano-mejorana-silvestre-orenga.htm
(2) Orégano. Diccionario etimológico.
http://etimologias.dechile.net/?ore.gano
(3) El cultivo del orégano. 2ª parte. Infoagro.com
http://www.infoagro.com/aromaticas/oregano2.htm
(4) Pío Font Quer. “Orégano”. El Dioscórides Renovado. 4ª Edición. Págs. 695-696. Ediciones Península. Barcelona 2002.Dioscórides.
(5) Cynthia Cristina Arcila-Lozano, Guadalupe Loarca-Piña, Salvador Lecona-Uribe y Elvira González de Mejía.
PROPAC (Programa de Posgrado en Alimentos del Centro de la República), Facultad de Química, Universidad Autónoma de Querétaro, Departamento de Ciencia de Alimentos y Nutrición Humana, University of Illinois, Urbana-Champaign. ALAN (Archivos Latinoamericanos de Nutrición). Publicación Oficial de la Sociedad Latinoamericana de Nutrición. Año 2004, volumen 54, número 1.
http://www.alanrevista.org/ediciones/2004-1/oregano_propiedades_composicion_actividad_biologica.asp
(6) Ortega RM, López-Sobaler AM, Andrés P, Requejo AM, Aparicio Vizuete A, Molinero LM.
DIAL software for assessing diets and food calculations.
Departamento de Nutrición (UCM) y Alce Ingeniería, S.L.
Current Version 2.16 2012.

Imagen:

http://buenasalud.net/2012/10/17/propiedades-y-beneficios-del-oregano.html#

Entrada actualizada el 07-11-2019

El romero: condimento y medicamento.

rosmarinus officinalis

– Marina Muñoz Cervera –

Es romero es un condimento, que fue usado como medicamento.

Esta especia o condimento es conocida por todos como aromatizante y saborizante de muchas preparaciones culinarias. Tras el dicho “con las virtudes del romero se puede escribir un libro entero” hay todo un mundo de práctica en su uso que nos demuestra que no solo es una hierba aromática sino también una planta con propiedades medicinales.

Pertenece a la misma familia botánica que la albahaca, “Lamiaceae” (comprende más de 200 especies de plantas y todas ellas contienen aceites esenciales), siendo su especie, “Rosmarinus” y su género “officinalis”, este último término, se aplica a muchas especies que desde muy antiguo se consideran hierbas medicinales (1).

El romero en la antigüedad:

En la experiencia de Pedanio Dioscórides (40-90 d.C.) , médico en la antigua Grecia, el romero sanaba la ictericia “dándose a beber el cocimiento de sus hojas” y describe el momento en el que tenían que administrarse: “antes de que se ejercite el enfermo; el cual habiéndose ejercitado debe entrar al baño y beber vino” (2) (en el contexto histórico de Dioscórides, médico del ejército de Nerón, “ejercitarse” puede significar “llevar a cabo las maniobras o las contiendas propias del ejército”, tratándose esto último de mi libre interpretación basada en el significado etimológico de la palabra “ejercitar”).

Andrés de Laguna, médico español, dedicado a la botánica médica y a la farmacología (1499-1560)  dice del romero, que “su sahumerio (*) sirve para la tos y el catarro, preserva la casa de ambientes corruptos y de las pestilencias y hace huir a las serpientes de ella” (2).

Fue en el año 1300 cuando Arbau de Vilanova, médico español,  descubrió su esencia en disolución alcohólica; en el siglo XVI se preparó el Agua de la Reina , destilando con alcohol las sumidades floridas del romero y desde entonces se le atribuyeron grandiosas virtudes cosméticas para el rejuvenecimiento del piel (2).

Hoy en día sabemos que es estimulante, antiespasmódico, ligeramente diurético y colagogo (provoca la evacuación de bilis); en su uso externo se emplea para combatir los dolores articulares, así como para tonificar el cuerpo fatigado por trabajos violentos (2), por los efectos antiinflamatorios, rubefacientes y analgésicos de su aceite esencial rico en pireno, alcanfor y cineol.

Como hepatoprotector y carminativo, se emplea en el tratamiento de afecciones hepatobiliares como hepatitis, colecistitis y también en flatulencias.

Como cicatrizante y estimulante del cuero cabelludo se emplea tópicamente en heridas y problemas de alopecia. Describe Pío Font Quer (1888 Lérida-1964 Barcelona), Doctor en Farmacia y Licenciado en Ciencias Químicas, que para lavar las llagas se utiliza la infusión de sumidades floridas en la proporción de 1 onza (28,57 gramos) por litro de agua hirviendo; se lavan las heridas y/o llagas dos veces al día con este agua que será preparada de nuevo cada vez (2).

Como vemos detrás del simple condimento de arroces y otros platos hay todo un mundo que podemos explorar.

No destaca especialmente como nutriente, pero sí como medicamento, en forma de infusión, extracto fluido, extracto seco y aceite esencial; sin embargo no es del todo inocuo, el uso de su aceite esencial está contraindicado en el caso de embarazo (es abortivo), en el caso de obstrucción de vías biliares, durante la lactancia, en epilepsia, úlceras gastroduodenales y en niños menores de 6 años.

El aceite esencial puro no debe usarse por vía interna porque puede producir espasmos musculares, gastroenteritis, irritación renal y si se utilizan altas dosis puede ser neurotóxico.
(*)sahumerio: humo aromático

Enlace relacionado:

Recetas: Calabaza al romero.

Fuentes bibliográficas:

(1) Inforjardin. Romero
http://fichas.infojardin.com/arbustos/rosmarinus-officinalis-romero.htm
(2) Pío Font Quer. “Romero”. El Dioscórides Renovado. 4ª Edición. Págs. 651-652. Ediciones Península. Barcelona 2002.
(3) Fitoterapia avanzada. Fundación Universitaria Iberoamericana.

Imagen:
ID: 5308318_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Entrada actualizada el 09-07-2013

El ajo y su historia V: Un “tesoro nutricional” en nuestros días.

allium sativumajoajoajogarlicajo

– Marina Muñoz Cervera –

El ajo es ya para nosotros un antiguo conocido porque hemos revisado, someramente, sus usos y aplicaciones desde la antigüedad. En los enlaces relacionados podéis encontrar las entradas.

Solo nos queda saber qué representa esta hortaliza en los tiempos actuales.

Hoy día suele estar presente en casi todas las cocinas, ya sea como condimento o bien como un “tesoro nutricional” para aquellos que han estudiado con profundidad sus propiedades. Y sigue teniendo una gran importancia como alimento e incluso como medicamento de muchas afecciones. 

El ajo está incluido en la mayor parte de los textos, Blogs y páginas Web de alimentación y nutrición; unos hablan de su composición, otros de sus propiedades y/o o de ambas.  Miles de megabytes han sido ya escritos sobre el mismo. Tampoco falta en las recetas culinarias, incluso de los mejores Chefs de cocina, entre otras causas, por el sabor que aporta a las salsas y a los alimentos crudos y cocinados; para los más inquietos por una alimentación saludable, es un alimento imprescindible (1).

En la página Web de EUFIC (European Food Information Council) aparece, entre otros, en los siguientes artículos:

Los hombres, dieta y salud, haciendo referencia al ajo, entre otros alimentos que ayudan a reducir el riesgo de trastornos cardíacos (2).

Declare la guerra a las infecciones invernales, destacando los efectos antivíricos de este tubérculo (3).

Poder vegetal. Los nuevos supernutrientes, especificando su riqueza en fitonutrientes como son los compuestos de azufre, saponina alicina, que convierten al ajo en potencialmente beneficioso para prevenir infección, el aumento de colesterol y tumores.

En la Web Medline Plus (Servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. Institutos Nacionales de la Salud) hacen una revisión exhaustiva del ajo y describen su eficacia atendiendo a los resultados de los estudios de investigación de alta calidad (5):

1) Posiblemente eficaz para:

– Tensión arterial alta: Algunas investigaciones indican que el ajo puede reducir en un 7% a 8% la presión arterial en las personas que tienen la presión arterial alta. También parece bajar la presión arterial en las personas con presión arterial normal.

– Arteriosclerosis: El ajo parece reducir el endurecimiento de las arterias

– Prevención del cáncer de colon, de recto y estómago: El comer ajo parece reducir el riesgo de desarrollar estos canceres. Los suplementos de ajo, sin embargo, no parecen ofrecer el mismo beneficio.

– Mordeduras de garrapatas: Altas dosis de ajo en la dieta, por un periodo de alrededor de 5 meses, parece disminuir el número de mordeduras de garrapatas.

– Infección por hongos en la piel (tiña, prurito del jokey y pie de atleta).

2) Posiblemente ineficaz para:

– Diabetes: El tomar ajo no parece tener ningún efecto en el azúcar en la sangre, ya sea en las personas con diabetes o en aquellas sin diabetes.

– Infección por H. Pylori.

– Colesterol elevado: Si se toman en cuenta solo los estudios de alta calidad, los investigadores han concluido que el ajo no baja en forma significativa los niveles de colesterol y los niveles de triglicéridos.

– Cáncer de mama.

– Cáncer de pulmón.

– Enfermedad arterial periférica: El tomar ajo, por hasta 12 semanas, no parece ayudar a las personas con esta afección.

3) Insuficiente evidencia para hacer una determinación en:

– Hiperplasia benigna de próstata: Hay evidencia preliminar que indica que le tomar ajo por vía oral podría ayudar a mejorar el flujo de orina, a disminuir la frecuencia urinaria y otros síntomas asociados con HBP.

– Resfriado común: Investigaciones preliminares sugieren que el ajo podría disminuir la frecuencia y el número de resfríos cuando se toma para la prevención.

– Los callos: Estudios preliminares sugieren que el aplicar algunos extractos de ajo a los callos en los pies dos veces al día produce una mejoría.

– Presión arterial alta durante el embarazo (pre-eclampsia).

– Cáncer de próstata: Los hombres en China que comen alrededor de un clavo de ajo al día parecen tener un 50% menos riesgo de desarrollar cáncer de próstata. No se sabe si este mismo beneficio tiene aplicación a los hombres de los países Occidentales.

– Verrugas: Evidencia preliminar sugiere que el aplicar una vez al día un extracto de ajo soluble en grasas a las verrugas en las manos remueve las verrugas en 1 a 2 semanas.

En el mismo artículo podremos encontrar una relación detallada de los fármacos con los que se han encontrado interacciones al consumir, simultáneamente, ajos, así como los efectos secundarios que puede producir el consumo en exceso de esta hortaliza. Os dejo los enlaces, en español y en inglés, por si estáis interesados en leer esta revisión:

AJO (5)

GARLIC (6).

En el año 2010, El Mundo.es publicó un artículo en el que podíamos leer cómo el ajo era más preciado que el mismo oro en China (7):

“Ni la Bolsa ni especular con pisos. La clave para hacerse rico en China es el ajo. Su precio se ha multiplicado 10 veces de media desde hace un año y hasta un máximo de 50 en algunas zonas del país, muy por encima del encarecimiento registrado por la vivienda en pleno ‘boom’ inmobiliario, de aproximadamente un 30% anual. Lejos de detener su vertiginosa escalada, el ajo ha seguido incrementándose en lo que va de 2010, aunque los analistas del mercado se atreven ya a pronosticar el fin de la burbuja”.

“Para entender las razones de este fenómeno es preciso trasladarse a mediados de 2009, cuando el brote de la gripe A ponía en guardia a gobiernos de todo el mundo para evitar una pandemia. En China se corrió el rumor de que comer ajo era efectivo para evitar contraer la enfermedad y la demanda se disparó”.

Podemos acceder al artículo mencionado a través del siguiente enlace: El ajo, el oro chino

También el año 2010, en BBC Mundo, se publica una noticia, El ajo, un remedio contra la hipertensión, contándonos que Médicos Investigadores Australianos llevaron a cabo un estudio con 50 individuos para ver si los suplementos del ajo ayudaban a reducir la alta tensión arterial en pacientes que ya tomaban fármacos contra el trastorno, demostrando que hay una ligera reducción en la presión arterial después de utilizar suplementos de ajo envejecido pero no es suficientemente significativo ni fue llevado a cabo en un grupo lo bastante grande de personas para poder recomendar su uso en lugar de medicamentos (8).

“Ahuyente los resfriados con ajos”, James North, Jefe de Microbiología de la Universidad Brigham Young de Provo (Utah) confirmó que el ajo y la cebolla, tal y como lo dice la medicina popular, matan los virus causantes de los resfriados y de la gripe; descubrió que el extracto de ajo mata casi el 100% de los rinovirus humanos causantes de los resfriados y al parainfluenza 3, virus de la gripe que ataca a las vías respiratorias. El mismo investigador señaló que si se toma ajo o cebolla a tiempo, cuando se sienten los primeros síntomas, es posible que no se llegue a enfermar (9).

El ajo ha sido utilizado como remedio para el resfriado en el mundo entero y en Rusia es tan común que se conoce “la penicilina rusa” y, según se dice, en una ocasión, los funcionarios rusos importaron quinientas toneladas de ajo para combatir una epidemia de gripe (9).

Andrew Weil, autor de Nature Health, Nature Medicina, dice: “El mejor remedio casero que he encontrado para el resfriado es comer varios dientes de ajo crudo ante los primeros síntomas…Deben cortarse en trozos y tragarse como si fueran píldoras. Si le producen flatulencia, coma menos. Recomiendo uno o dos dientes de ajo al día a las personas que sufren de infecciones crónicas o recurrentes, infecciones frecuentes por levaduras y poca resistencia a la infección” (9).

Hoy en día se conoce casi por completo su composición nutricional. Veamos su contenido en Vitaminas (cuadro I), Minerales (cuadro II) así como su aporte energético y plástico (cuadro III) (*):

contenido nutricional allium sativum

Cuadro I

contenido nutricional

Cuadro II

composicion nutricional

Cuadro III

El Índice glucémico de esta hortaliza es de 61,2 y su carga glucémica de 14,9 (*).

También sabemos que la mayor parte de efectos terapéuticos del ajo son debidos a su contenido en Alicina aunque no es la única sustancia activa que caracteriza a este bulbo, pero posiblemente sea la más eficaz, especialmente como antibiótico bactericida (10).

Al Doctor Arthur Stoll, se atribuye el descubrimiento de la “aliína” (10) (11). Arthur Stoll fue un bioquímico suizo nominado en cuatro ocasiones para el Premio Nobel de Medicina, dos veces en 1941, pero en ese año no se otorgó ningún premio; otra vez en 1952, siendo en esta ocasión nominado por el Premio Nobel de Medicina de 1948, Paul Hermann Müller, y por último,  en 1953 (12) (13) por sus trabajos sobre glucósidos cardiacos.

La aliína es la sustancia madre del principio activo más potente del ajo, la “alicina” (10), esta última fue descubierta por el químico americano Chester John Cavallito (10) (14), que formó parte del grupo líder de investigación del Sterling Winthrop Research Institute in Rensselaer, New York, y estableció que esta sustancia formaba parte de los compuestos organosulfurados conocidos como tiosulfinatos (14).

La alicina no está presente en el ajo de forma natural, sino que aparece cuando la aliína entra en contacto la aliinasa. Ambas están presentes en diferentes compartimentos de la célula vegetal y tienen que entrar en contacto para que se produzca alicina, responsable del fuerte olor del ajo. Así el proceso de degradación del ajo comienza en el mismo momento que éste entra en contacto con el oxígeno del aire, al mezclarse la aliína con la aliinasa (entre otras sustancias); por ello es difícil establecer una acción definida porque la concentración de los principios activos más potentes depende mucho de la forma de preparación de los ajos. De ahí la importancia de consumir el ajo en su estado natural. El calor destruye a la alicina y se degrada en otros componentes, asimismo la enzima, aliinasa, como todas las proteínas se desnaturaliza con las altas temperaturas, por tanto el proceso de transformación de aliína en alicina se ve entorpecido al cocinar los bulbos (10).

Desde que las cabezas de ajo que se colgaban en las casas para ahuyentar a los vampiros hasta el momento actual, han pasado siglos, sin embargo, siguen utilizándose, hoy día, macerados de ajo con agua para rociar las entradas de las casas en el campo, y así evitar la entrada de las víboras (parece ser que les molesta el olor).

Como hemos visto aún existen opiniones controvertidas sobre su eficacia, por ejemplo, para disminuir el colesterol y los triglicéridos, sin embargo, se considera un magnífico hipolipemiante. Me imagino que, con el tiempo, nuevas investigaciones irán esclareciendo aquellos aspectos más útiles para la salud.

Hoy día se conocen más de 300 variedades de este bulbo, no obstante, la más conocida y utilizada es el ajo blanco o ajo común, especie Allium sativum. Los principales grupos son (9):

– Ajos blancos: Son rústicos, de buena productividad y conservación prolongada.; suelen plantarse en otoño. Los dientes son gruesos y carnosos y se consumen principalmente secos.

Ajos rosados: Tienen las túnicas envolventes de color rojizo; normalmente se siembran en primavera y tienen un mayor número de dientes aunque de menor tamaño.

– Ajo tailandés:  Conocido como “head garlic”; en este caso las cabezas crecen tan juntas que impiden el desarrollo del típico bulbo formado por varios dientes, por lo que el ajo es pequeño.

– Ajete o ajo tierno: Se cultiva en cualquier época del año; su composición es similar  a la del ajo, pero menos concentrado en nutrientes y otras sustancias por su mayor contenido en agua (9).

Podríamos estar meses e incluso años escribiendo sobre esta valiosa hortaliza, no obstante, hemos podido observar que se mantiene en completa vigencia y, para terminar esta entrada, y con ella la historia de este bulbo, sólo comentaros que no podemos olvidar que no está exento de riesgos por sus interferencias con fármacos; tenemos que tener en cuenta que contiene principios activos que por sí solos tienen acciones concretas; por ello tenemos que precavidos sobre todo si tomamos medicamentos, hierbas o complementos alimentarios que retardan la coagulación sanguínea, como el caso de los fármacos anticoagulantes, ya que el ajo podría aumentar su efecto (5) (15) y provocar la aparición de hemorragias (16); tratamiento para VIH (Sida) porque puede disminuir la eficacia de los medicamentos antirretrovirales (5) (15), etc.

También me gustaría comentaros que esta historia en cinco partes, es sólo una revisión en base a la cual se puede profundizar aún mucho más.

(*) Ortega RM, López-Sobaler AM, Andrés P, Requejo AM, Aparicio Vizuete A, Molinero LM. DIAL software for assessing diets and food calculations. Departamento de Nutrición (UCM) y Alce Ingeniería, S.L. Current Version 2.16 2012.

Enlaces relacionados:

El ajo y su historia: Parte I
El ajo y su historia II: La “rosa picante de los griegos”
El Ajo y su historia Parte III: El ajo en la cultura romana
El ajo y su historia IV: Edad Media y Moderna.

Fuentes:

(1) Cocina Sana con Ernest Subirana ” Los 16 alimentos sanísimos imprescindibles para cuidarnos”
http://cocinasanaconernestsubirana.wordpress.com/category/los-imprescindibles/

(2) EUFIC “Los hombres, dieta y salud”
href=”http://www.eufic.org/article/es/page/FTARCHIVE/artid/hombres-dieta-salud/
(3) EUFIC (European Food Information Council) “Declare la guerra a las infecciones invernales”. Alimentación hoy en día 11/1999.
http://www.eufic.org/article/es/page/FTARCHIVE/artid/infecciones-invernales/
(4) EUFIC (European Food Information Council) “Poder vegetal. Los nuevos supernutrientes”. Alimentación hoy en día 7/1999.
http://www.eufic.org/article/es/page/FTARCHIVE/artid/plantas-supernutrientes/
(5) Medline Plus. Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.
Institutos Nacionales de la Salud. “Ajo”. Documento revisado el 24/12/2011.
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/300.html
(6) Medline Plus. A service of the U.S. National Library of Medicine
National Institutes of Health. “Garlic”. Last reviewed – 12/24/2011
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/druginfo/natural/300.html
(7) Jorge Planelló. “El ajo, el oro chino”. El Mundo.es. 29-05-2010.
http://www.elmundo.es/mundodinero/2010/05/29/economia/1275146938.html
(8) BBC Mundo. Ciencia. “El ajo, un remedio contra la hipertensión”. 20 de noviembre de 2010.
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2010/11/101118_ajo_hipertension_men.shtml
(9) Jean Carper. “Los Alimentos Medicina Milagrosa”. Págs. 340-341. Amat Editorial. Barcelona 2008.
(10) Josep Lluis Berdonces. ” El Ajo: Tradición, cultivo y composición”. El Poder Curativo de los Alimentos. RBA Libros  S.A. Barcelona 2010.
(11) Gwen M. Porrit. “Garlic”. Dr. Cristopher´s Herbal Legacy.
http://www.herballegacy.com/Porritt_Chemical.html
(12) Nobel Prize Organization. Official Web Site. “Arthur Stoll”
http://search.nobelprize.org/search/nobel/?q=arthur+stoll&i=en
(13)  MLA style: “All Nobel Prizes in Physiology or Medicine”. Nobelprize.org. 6 Mar 2013 http://www.nobelprize.org/nobel_prizes/medicine/laureates/
(14) Wikipedia The free Encyclopedia. “Chester John Cavallito”.
http://en.wikipedia.org/wiki/Chester_John_Cavallito
(15) Richard B.Philp. “Garlic”. Herbal-Drug Interactions and Adverse Effects. Págs: 116.117. McGraw Hill Medical Publishing Division. USA 2004.
(16) “El ajo” D Farmacia.com. Fitoterapia. 01-01-2007.
http://www.dfarmacia.com/farma/ctl_servlet?_f=37&id=13097334

Imágenes:

IDs: 11408333_s/10228281_s/10942740_s/11155068_s/11806885_s/13206063_s

Copyright (c) 123RF Stock Photos