Archivo de la etiqueta: epidemia de obesidad

En Chile, perfilan las actitudes de la población frente a la alimentación.

miedo a comer

– Marina Muñoz Cervera –

Como parte de la lucha contra la obesidad, que sitúa el país de Chile en el cuarto lugar, siendo el primero EEUU, el segundo México y el tercero, Nueva Zelanda, han desarrollado un sistema de perfiles psicográficos, para actuar desde el conocimiento propio, en el cambio de hábitos alimenticios de los chilenos (1).

El perfil psicográfico describe las características y las respuestas de un individuo ante su medio ambiente (agresividad o pasividad, resistencia o apertura al cambio, necesidad de logro, etc.). Los distintos estilos de vida marcan actitudes diferentes ante los estímulos cotidianos como el consumo o la apariencia física (2).

Esta interesante iniciativa, denominada “Chile Saludable”, es un esfuerzo conjunto de la Fundación Chile, Fundación de la Familia, Elige Vivir Sano y Collect GFK, que por primera vez establecieron una alianza estratégica para levantar información inexistente hasta hoy y desarrollar nuevos contenidos en torno a los hábitos, estilos de vida y alimentación de la población, tendentes a responder al desafío de combatir la obesidad en el país (1).

La noticia publicada ayer, 12 de noviembre de 2012 en la Página Web Terra. Vida y estilo, nos cuenta que los perfiles psicográficos, relacionados con los principales hábitos y barreras que limitan la realización de una vida saludable, en los que han incluido a la población, son los siguientes: Indecisos, resignados, esforzados, culposos o motivados.

 En el estudio obtuvieron los siguientes resultados:

Resignados (12,3%), se caracterizan por no tener ningún tipo de hábito alimenticio y tienen grandes barreras para ser saludables;

Esforzados (9,7%), con muy buenos hábitos pero múltiples barreras que pueden impedir que los cumplan;

Culposos (32%), se caracterizan por no tener ningún tipo de hábito alimenticio, sin embargo, no tienen limitaciones;

Motivados (27%), con buenos hábitos alimenticios y sin limitaciones para llevarlos a cabo;

Indecisos (19%), no pertenecen a ninguno de los grupos anteriores.

En este estudio abandonaron la segmentación socioeconómica que hoy pierde relevancia ante este problema transversal y de manera complementaria, se analizó el tamaño del mercado de alimentos saludables en Chile y se contrastaron las tendencias del país respecto de Estados Unidos, Unión Europea y Asia Pacífico (1).

El informe destaca que la cultura alimentaria de los chilenos hoy está lejos de cumplir con los requerimientos nutricionales que recomienda el Ministerio de Salud. De acuerdo a las recomendaciones nutricionales, sólo un 21% las cumple en materia de lácteos, un 50% en relación a frutas y verduras, un 24% en cuanto a legumbres, y un 17% en lo que respecta a pescados. En este sentido, la industria de alimentos está llamada a hacerse cargo de este problema país, tomando una actitud auto regulatoria, reformulando sus productos, asegurando el acceso de productos más saludables a toda la población, mejorando la rotulación, y asegurando la sustentabilidad de la industria.

Las principales barreras ante una alimentación saludable que encontraron fueron: Falta de tiempo libre, malos hábitos alimenticios, demasiada televisión, alto sedentarismo, tabaquismo, mal dormir, estrés.

Andrés Barros, gerente del área Alimentos y Biotecnología de Fundación Chile expresó que “para resolver el problema de la obesidad en Chile requiere de una estrategia que va más allá de asegurar la disponibilidad de alimentos saludables en el mercado. El gran desafío para llegar a construir un Chile Saludable consiste en generar un cambio de mentalidad en la población que permita integrar hábitos saludables a lo cotidiano y de forma permanente, tales como tener un buen dormir, cambiar la forma de alimentarnos, aumentar la actividad física regular y otros aspectos que contribuyen al bienestar como la vida familiar, una buena relación de pareja, entre otros” (1).

Me parece muy interesante e inteligente esta iniciativa chilena porque, sin profundizar en las causas básicas de los problemas, normalmente no se consiguen soluciones a corto y/o largo plazo. El país de Chile esta abordando el problema con todas las posibilidades de ganar pues contempla un aspecto muy importante en la alimentación y es la psicología de la persona.

Y vamos viendo como, poco a poco, algunos países que viven día a día el drama de la obesidad en sus habitantes, van caminando en el sentido de intentar solucionarlas.

Enlace relacionado:

Pirámides Alimentarias para los países de América del Sur.

Fuentes:

(1) Terra 12-11-12 “Conoce los 5 perfiles de los chilenos en cuanto a alimentación”
http://vidayestilo.terra.cl/mujer/conoce-los-5-perfiles-de-chilenos-en-cuanto-a-alimentacion,2b9f44cf0e4fa310VgnVCM4000009bcceb0aRCRD.html
(2) Vanessa Klainer, directora de Estudios Cualitativos, Analítica Marketing y ex alumna, Licenciatura en Administración, ITAM. “Segmentación psicográfica, conocer al consumidor”.
http://segmento.itam.mx/Administrador/Uploader/material/Segmentacion%20Psicografica,%20Conociendo%20al%20Consumidor.PDF

Imagen

Exigen medidas frente a la obesidad, sobrepeso y diabetes al Gobierno de México.

niño obeso

– Marina Muñoz Cervera –

Los representantes de las Organizaciones Ciudadanas que integran la Alianza por la Salud Alimentaria, a más de 2 años de haber presentado una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en contra del Estado Mexicano “por violación por omisión del derecho a la salud de los mexicanos permitiendo el desarrollo de lo que los expertos llaman un ‘ambiente obesogénico’”, ampliaron su queja contra las autoridades encargadas del sector salud en México y urgieron a los gobiernos salientes y al entrante para que tomen medidas inmediatas ante la epidemia de sobrepeso, obesidad y diabetes.

Según comenta la noticia, a la podéis acceder a través del enlace siguiente: Urgen a gobierno tome medidas ante sobrepeso, obesidad y diabetes., un niño o niña mexicano puede presenciar más de 12 mil anuncios de comida chatarra al año (1).

Un artículo publicado por la Asociación Mexicana de las Naciones Unidas refiere que México ocupa el primer lugar del mundo en obesidad infantil incluso por arriba de Estados Unidos, que sigue siendo el primero en obesidad en general (2).

Para las organizaciones miembro de la Alianza por la Salud Alimentaria es grave la pasividad por parte de las autoridades ya que a pesar de las recomendaciones y llamados de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de la OCDE y del Relator Especial de Naciones Unidas por el Derecho a la Alimentación para que el gobierno intervenga el gobierno ha dejado que la industria de alimentos y bebidas se autorregule (1).

En este sentido demandaron que la CNDH recomiende a las autoridades competentes como la Secretaría de Salud, Secretaría de Educación Pública, la Procuraduría Federal de Protección al Consumidor y la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios, entre otras, para que actúen y las escuelas en el país ofrezcan alimentos y bebidas saludables; que se vuelva obligatorio el acceso gratuito a agua purificada en las escuelas, centros de trabajo, restaurantes y centros comerciales.

Además, agrega, prohibir la publicidad dirigida a la infancia de alimentos y bebidas con altos contenidos de azúcar, grasas y sal, que engaña y genera malos hábitos alimentarios, así como la necesidad de desarrollar etiquetados que realmente orienten a los consumidores sobre las cualidades nutricionales de los alimentos, entre otras medidas.

Y comentan que México está obligado a proteger los intereses de las personas por encima de los intereses comerciales desde la firma en 1981 del PIDESC e incurre en una violación al derecho a la alimentación al no garantizar alimentos saludables para niños (1).

Vemos lo que sucede en un país como México y a pesar de lo inaudito de la situación, se puede adoptar la responsabilidad personal de optar por una alimentación saludable, pero para ello los padres son imprescindibles en la educación, alimentación y orientación de los niños.

Enlaces relacionados:

¿Qué es el Ambiente Obesogénico?
La crucial importancia de los padres en la prevención temprana de la obesidad infantil.
10 DATOS SOBRE OBESIDAD. Organización Mundial de la Salud
Pirámides Alimentarias para los países de América Central y El Caribe.

Fuentes:
(1) Grupo Fórmula “Urgen a gobierno tomar medidas ante sobrepeso, obesidad y diabetes”.
http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=282642
(2) AMNU (Mauricio Dorantes) Asociación Mexicana de las NacionesUnidas.
“México, ocupa el primer lugar en obesidad infantil”
http://www.amnu.org.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=31:articulo-2&catid=10:articulos

Imagen:

http://4.bp.blogspot.com/-EHXy2YJufZk/T2-xFkA0E8I/AAAAAAAAAZY/P5_iEDwTvkc/s400/obesidad_infantilMexico.jp

Los científicos están preocupados por las causas y las consecuencias de la epidemia global de obesidad.

mujeres obesas sentadas en un banco

– Marina Muñoz Cervera –

La obesidad ¿es una amenaza para el medio ambiente?

Afortunadamente la preocupación por esta enfermedad no cesa, y lo expreso así porque pienso que es la única manera de ir abordando un problema que, en mi opinión, necesita de soluciones urgentes desde todos los estratos de la sociedad. ¿Qué provocó la epidemia de la obesidad? y ¿cuáles son las repercusiones para el mundo?, son los temas que tratan dos noticias publicadas, ayer domingo 17 de junio de 2012, en BBC Salud.

Parece ser, que la mayor inquietud de los científicos británicos, radica  en que el planeta no va a poder aguantar una carga humana tan grande y expresan, con datos, la repercusión que puede tener para nuestra supervivencia como especie.

Pienso que las personas obesas necesitan ayuda para poder vencer y comprender una patología,  fomentada por una sociedad que no ha cuidado su alimentación, ni ha informado lo suficiente sobre ella, y están sufriendo las repercusiones de todo ello; por otro lado, creo que si los obesos tomaran verdaderamente conciencia de que tienen una enfermedad que desemboca en otras, más graves, y no un tipo estético o una particularidad individual, abordarían con más seriedad su problema.

Comenzaremos con la breve referencia, que nos habla sobre las consecuencias de esta enfermedad para conocer las dimensiones del problema:

La obesidad es una amenaza para la seguridad alimentaria global

Científicos británicos dicen que una población mundial que cada vez sufre más de obesidad supone una amenaza a la seguridad alimentaria y el medioambiente.

Por primera vez, se ha calculado el peso total de la humanidad en 287 millones de toneladas, con una media de peso por adulto de62 Kg.

Dicha cifra es un tercio mayor en Estados Unidos y los investigadores aseguran que si este dato fuera replicado a nivel mundial, sería el equivalente a añadir mil millones de personas a la población del planeta.

El jefe del estudio, el profesor Ian Roberts, dijo que las opciones de la humanidad son escasas si no se abordan cuestiones como el crecimiento de la población mundial y la obesidad (1)

golosinaspersona obesa comiendo pasteles

Respecto de las causas de esta epidemia, varios expertos barajan las múltiples posibilidades, sin llegar a una conclusión concreta, no obstante, les copio el interesante artículo, porque apunta al exceso de azúcares como posible causa y hace referencia a la capacidad del organismo de transformar el azúcar en grasa.

¿Qué desató la epidemia de obesidad en el mundo?

En las últimas tres décadas las tasas de obesidad global se han duplicado y ahora viven en el mundo más de 500 millones de personas obesas. Algunos científicos creen que hay algo en la fructosa que está causando adicción.

Este exceso en el peso corporal está causando tres millones de muertes cada año, según cifras de la Organización Mundial de la Salud. Algunos culpan a nuestro estilo de vida, que nos ha vuelto cada vez más sedentarios, pasando horas sentados frente al computador o la televisión. Pero otros expertos creen que los responsables son los alimentos que comemos. Y más específicamente, dicen, las enormes cantidades de azúcar que consumimos.

“Genéticamente, los seres humanos no hemos cambiado, pero nuestro ambiente y nuestro acceso a la comida sí han cambiado”, explica a la BBC el profesor Jimmy Bell, especialista en obesidad del Imperial College de Londres. “Todos los días estamos siendo bombardeados por la industria alimentaria para que consumamos más comida”.”Es una guerra entre nuestro cuerpo y las demandas de nuestro organismo con el acceso a la comida que se tiene en una sociedad moderna. Y como científico me siento realmente deprimido, porque estamos perdiendo la batalla contra la obesidad” agrega.

Uno de los más grandes cambios en nuestra dieta se remonta a los años 70, cuando la industria agrícola de Estados Unidos se embarcó en la producción masiva del maíz y del jarabe de maíz de alta fructosa, comúnmente utilizado hoy en todo el mundo como edulcorante en alimentos procesados.

Esto provocó un incremento masivo en las cantidades de alimentos baratos abastecidos a los supermercados estadounidenses: desde cereal hasta galletas de bajo precio. Como resultado, las hamburguesas se hicieron más grandes y las papas fritas se hicieron más grasosas.

Esto, según la nutricionista Marion Nestle, preparó el terreno para la epidemia de obesidad. “El número de calorías producidas en Estados Unidos, y disponibles a los consumidores estadounidenses, se incrementó de 3.200 por persona en los años70 a3.900, casi el doble de lo que un individuo necesita”. “Este incremento es enorme y pienso que es la causa de muchos problemas”, señala.

¿Adictivo?

El jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) es un subproducto de desecho del maíz, increíblemente azucarado e increíblemente barato. Al principio se le utilizaba en casi todos los alimentos: pizza, ensaladas, carne, pasteles y pan.Para mediados de los años 80 el JMAF ya había reemplazado al azúcar en las bebidas gaseosas, lo cual tenía sentido para la industria, ya que era un 35% más barato. Pero según algunos científicos, además de más dulce, también es más adictivo que el azúcar.

Y esto, dicen, ha provocado que en las últimas dos décadas el consumo promedio de estas bebidas se duplique.

La industria, por su parte, afirma que este incremento no ha causado la epidemia de obesidad, sino el hecho de que la gente consume demasiadas calorías.

“Ciertamente nuestras bebidas gaseosas regulares son una fuente de calorías, pero si tú consumes muchas calorías y ves mucha televisión o no haces suficiente ejercicio, es claro que tendrás un problema”, afirma Susan Neely de la Asociación Estadounidense de Bebidas Gaseosas.

Pero el doctor Jean-Marc Schwarz del Hospital General de San Francisco cree que lo peligroso es la enorme cantidad de fructosa que consumimos en todo el mundo.

“Ésta no tiene un efecto tóxico como el plomo o el mercurio, lo que es tóxico es la cantidad que se consume”, dice.

La fructosa se convierte fácilmente en grasa en el cuerpo y los científicos han descubierto que también suprime la función de una hormona vital llamada leptina. Se cree que esta hormona controla la regulación del hambre y apetito en el cerebro. Cuando el hígado se ve inundado con azúcar, la leptina deja de funcionar y el organismo no sabe cuando está lleno.

“Esto provoca que tu cerebro piense que te estás muriendo de hambre aunque acabes de comer. Lo cual causa un círculo vicioso de consumo, enfermedad y adicción”, dice a la BBC el doctor Robert Lustig, profesor de endocrinología de la Universidad de California, en San Francisco.

Y esto explica lo que ha ocurrido en todo el mundo” agrega.

Grasa por azúcar

Pero hace dos décadas surgió un fuerte debate entre los expertos sobre lo que estaba causando el incremento de enfermedades cardiovasculares, que en gran parte eran provocadas por el aumento en el peso corporal.

Se dijo que el responsable quizás no era el azúcar sino las grasas.

Esto condujo a un nuevo término en nuestros hábitos de consumo: los alimentos “bajos en grasas”.

Estos productos no sólo prometieron enormes ganancias para la industria, sino también acabar con el potencial desastre de salud de las enfermedades del corazón.

De la noche a la mañana, todo el mundo comenzó a comprar yogur, margarinas, postres y galletas “bajos en grasas”.

Pero gran parte de la grasa que se retiró a estos productos fue reemplazada con azúcar.

Para cuando los científicos se dieron cuenta de que quizás no era buena idea reemplazar grasa por azúcar, ya era demasiado tarde: el mundo estaba enfrentando una crisis de obesidad.

Hoy, cada vez más expertos están comenzando a pensar que hay algo específico en la fructosa que está acelerando la obesidad.

“Si la grasa fuera la causa, esto no sería tan malo”, dice el doctor Lustig.

“Pero si la causa es el azúcar, esto sí es algo desastroso. Y creo que con lo ocurrido en los pasados 30 años hemos respondido ya a esa pregunta”, agrega el científico.

Fuentes:

(1)http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_noticias/2012/06/120617_ultnot_obesidad_amenaza_seguridad_alimentaria_bd.shtml
(2)http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/06/120615_epidemia_obesidad_azucar_men.shtml

Imagen:
http://farm1.static.flickr.com/38/86009411_9f4cbf595c.jpg

Última revisión: 21-09-18

10 DATOS SOBRE OBESIDAD. Organización Mundial de la Salud.

chico obeso tumbado en sofá
-Marina Muñoz Cervera-

La situación de la obesidad en el mundo se conoce desde hace bastante tiempo.

Ya en el mes de febrero del año 2010, la OMS enunció 10 datos sobre esta enfermedad. En estos datos se establecen límites claros para definir el sobrepeso, la obesidad y el peso considerado dentro de los límites de la normalidad. Pienso, por tanto, que en ningún caso se puede considerar el exceso de peso como un tipo estético o una moda, sin caer en la falacia.

La OMS refiere en su preámbulo:

La obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial, y cada año mueren, como mínimo, 2,6 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso. Aunque anteriormente se consideraba un problema confinado a los países de altos ingresos, en la actualidad la obesidad también es prevalente en los países de ingresos bajos y medianos.

Los gobiernos, los asociados internacionales, la sociedad civil, las organizaciones no gubernamentales y el sector privado tienen una función crucial en la prevención de la obesidad.

10 datos sobre obesidad.

Dato 1:

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud
El índice de masa corporal (IMC) –peso en kilogramos dividido por el cuadrado de la talla en metros (kg/m2)– es un índice utilizado frecuentemente para clasificar el sobrepeso y la obesidad en adultos. La OMS define el sobrepeso como un IMC igual o superior a 25, y la obesidad como un IMC igual o superior a 30.

Datos 2:

Mil millones de adultos tienen sobrepeso. Si no se actúa, esta cifra superará los 1500 millones en 2015
Mil millones de adultos tienen sobrepeso, y más de 300 millones son obesos. Cada año mueren, como mínimo, 2,6 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso. Aunque anteriormente se consideraba un problema limitado a los países de altos ingresos, en la actualidad la obesidad también es prevalente en los países de ingresos bajos y medianos.

Dato 3:

En el mundo hay más de 42 millones de menores de cinco años con sobrepeso
La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Los niños con sobrepeso tienen muchas probabilidades de convertirse en adultos obesos y, en comparación con los niños sin sobrepeso, tienen más probabilidades de sufrir a edades más tempranas diabetes y enfermedades cardiovasculares, que a su vez se asocian a un aumento de la probabilidad de muerte prematura y discapacidad.

Dato 4:

A nivel mundial, el sobrepeso y la obesidad causan más muertes que la insuficiencia ponderal
El 65% de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad causan más muertes que la insuficiencia ponderal. Entre esos países se incluyen todos los de ingresos altos y medianos. El 44% de los casos mundiales de diabetes, el 23% de cardiopatía isquémica y el 7–41% de determinados cánceres son atribuibles al sobrepeso y la obesidad.

Dato 5:

La obesidad suele ser el resultado de un desequilibrio entre las calorías ingeridas y las calorías gastadas
El aumento del consumo de alimentos muy ricos en calorías sin un aumento proporcional de la actividad física produce un aumento de peso. La disminución de la actividad física produce igualmente un desequilibrio energético que desemboca en el aumento de peso.

Dato 6:

El apoyo de la comunidad y del entorno son fundamentales para influir en las elecciones personales y evitar la obesidad
La responsabilidad individual solo puede ejercer plenamente sus efectos cuando las personas tienen acceso a un modo de vida saludable y reciben apoyo para elegir opciones saludables. La OMS moviliza a todas las partes interesadas que tienen una función crucial en la creación de entornos saludables y en la asequibilidad y accesibilidad de opciones dietéticas más saludables.

Dato 7:

Las elecciones de los niños, su dieta y el hábito de realizar actividades físicas dependen del entorno que les rodea
El desarrollo socioeconómico y las políticas agrícolas, de transporte, de planificación urbana, medioambientales, educativas, y de procesamiento, distribución y comercialización de los alimentos influyen en los hábitos y las preferencias dietéticas de los niños, así como en su actividad física. Estas influencias están fomentando cada vez más un aumento de peso que está provocando un aumento continuo de la prevalencia de la obesidad infantil.

Dato 8:

Una dieta saludable puede contribuir a prevenir la obesidad
Se puede:
1) mantener un peso saludable
2) reducir la ingesta total de grasas y sustituir las grasas saturadas por las insaturadas
3) aumentar el consumo de frutas, hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos
4) reducir la ingesta de azúcar y sal.

Dato 9:

La actividad física regular ayuda a mantener un cuerpo sano
Hay que realizar una actividad física suficiente a lo largo de toda la vida. La realización de actividades físicas de intensidad moderada durante 30 minutos al día la mayoría de los días de la semana reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer de colon y mama. El fortalecimiento muscular y los ejercicios de equilibrio pueden reducir las caídas y mejorar la movilidad de los ancianos. Para reducir el peso puede ser necesaria una actividad más intensa.

Dato 10:

Para frenar la epidemia mundial de obesidad es necesaria una estrategia poblacional, multisectorial, multidisciplinaria y adaptada al entorno cultural
El Plan de Acción de la Estrategia Mundial para la Prevención y el Control de las Enfermedades no Transmisibles constituye una hoja de ruta para el establecimiento y fortalecimiento de iniciativas de vigilancia, prevención y tratamiento de las enfermedades no transmisibles, entre ellas la obesidad.

Fuente:
http://www.who.int/features/factfiles/obesity/es/index.html

Imagen:

https://www.webconsultas.com/sites/default/files/styles/cabecera_noticia/public/noticias/obesidad-vida.jpg

Última revisión: 03-09-18