Archivo de la etiqueta: fruta

Los postres en una Navidad sana.

navidad sana

– Marina Muñoz Cervera –

Los postres tienen la función de facilitar la digestión de la comida o cena.

Después de una comida copiosa, un postre muy pesado puede entorpecernos la digestión, hasta el punto de convertirla en una enfermedad con síntomas como pesadez estomacal, malestar, estreñimiento o diarrea posterior, etc.

Sigue leyendo

¿Pelamos o no la fruta?

cascara de naranja

– Marina Muñoz Cervera –

La decisión de pelar o no una fruta depende de varios factores y no todos son nutricionales.

Si alguna vez nos hemos encontrado en la diatriba de comernos una fruta con piel o sin ella, seguramente sabremos qué factores debemos considerar, independientemente de la comodidad de hacerlo o no.

Sigue leyendo

El membrillo, tradición y valor nutricional.

membrillo

– Marina Muñoz Cervera –

El membrillo es una fruta que se utiliza para hacer un dulce típico, el dulce de membrillo.

Esta fruta procede de un árbol conocido, de forma común, como membrillero; la botánica lo clasifica dentro de la familia «Rosaceae» a la que pertenecen frutas tan conocidas como la manzana, pera, melocotón, fresas, ciruelas, frambuesas, etc. Su especie y género es «Cydonia oblanga».

La carne del fruto del membrillero común es áspera y dura, aún siendo maduro, por eso no se consume el fruto natural, hay que cocerlo u hornearlo para que sea un alimento agradable. De ahí la existencia del conocido como «Dulce de membrillo».
Sigue leyendo

¿De qué forma comemos vitaminas y minerales?

vitaminas y minerales

– Marina Muñoz Cervera –

La vitaminas y los minerales son imprescindibles para la salud. Las frutas, verduras y hortalizas nos aseguran su aporte pero no del todo.

De forma genérica, se atribuye a las frutas, verduras y hortalizas la capacidad para suministrarnos vitaminas y minerales, de ahí que, funcionalmente, se clasifiquen como alimentos reguladores. El consumo de suplementos en aquellas personas que no pueden comer este grupo de alimentos puede estar indicado, pero su acción nunca es igual a las vitaminas y minerales de origen natural. Estos alimentos no solo nos aportan nutrientes, sino que además son ricos en fibra, tan necesaria para motilidad intestinal.
Sigue leyendo

El tesoro de las ciruelas.

prunus

– Marina Muñoz Cervera –

¿Conoces el aporte nutricional de las ciruelas?

Esta deliciosa fruta tan rica en vitamina A y sus precursores, tiene todos los minerales y, en mayor cantidad, potasio, níquel y calcio.

Es dulce y cada 100 gramos de su pulpa nos aporta el equivalente a una cucharada sopera de azúcares del tipo glucosa, sacarosa y fructosa. Contiene bastante fibra y en el reparto graso de su contenido, aunque es escaso por tratarse de una fruta, predominan los saludables ácidos grasos poliinsaturados. Nos aporta una pequeña cantidad de proteínas y mucha agua.

El tesoro de las ciruelas es su contenido nutricional, repleto de sustancias antioxidantes (pigmentos vegetales,  todas las vitaminas, excepto B12 y D) y minerales, armonizados en un buen entorno graso, con la suficiente cantidad de fibra y agua para facilitar nuestra digestión.

Imagen:

Copyright: http://www.123rf.com/profile_milavas

El aguacate o palta ¿qué nos aporta este fruto?

guacamole
grasa monoinaturada

– Marina Muñoz Cervera –

Es aguacate es una fruta muy nutritiva y rica en grasas saludables.

Este rico fruto, tan utilizado en ensaladas y muy reconocido por ser la pulpa del guacamole mexicano, es la fruta comestible del árbol “Persea americana”, procedente México y Cuba.

Abundante en vitaminas, sobre todo A, y en minerales, tiene mucho potasio y una cantidad significativa de magnesio, entre otros, también es muy rica en grasa del tipo monoinsaturada.

Conocida también con los nombre de avocado, cura o abate, se suele mezclar con hortalizas como tomate, lechuga, cebolla, etc., en lugar de combinarse con otras frutas. De ahí que, en ocasiones se confunda con una hortaliza, pero clásicamente no se considera como tal.

La cantidad de fibra que contiene facilita la digestión de la grasa monoinsaturada que contiene, no obstante, no podemos abusar de su consumo, puesto que casi el 20% de su pulpa es grasa. Nuestra ingesta de grasas totales no debe superar el 35% del total calórico diario y cada gramo nos aporta 9 kilocalorías.

Enlaces relacionados:
Forma de pelar y trocear un aguacate o palta.
Una fruta un poema: La palta (aguacate)

Imágenes:
La imagen que ilustra esta entrada es una combinación de las siguientes:
ID: 21620114_s/23145765_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Descubren un “truco” para que a los niños les gusten los vegetales.

chico disgustado y feliz

– Marina Muñoz Cervera –

Las verduras mezcladas con otros alimentos son más apetecibles para los niños.

No siempre es tarea fácil conseguir que los niños coman hortalizas y frutas, reaccionan ante estos alimentos con muecas de disgusto y es todo un “largometraje de acción y suspense” conseguir que se nutran bien.

Afortunadamente, no siempre es así y algunos padres consiguen que sus hijos coman encantados; para eso, elaboran las verduras y/o hortalizas junto a otros alimentos y con el tiempo, los chicos terminan aficionándose a su consumo.

¿Cuál es el truco para que las verduras apetezcan más a los chicos?

Basándose en ello, unos investigadores de la Cal Poly State University en San Luis, Estados Unidos, quisieron cerciorarse de que los trucos empleados por los progenitores eran realmente eficaces. Habida cuenta de que el consumo de frutas y verduras se ha relacionado con una menor frecuencia de cáncer, enfermedades cardiovasculares y adiposidades.

“Para comprobarlo, utilizaron una pequeña muestra de 29 niños (13 chicos y 16 chicas) de 3 a 5 años a cuyos padres se les preguntó por los alimentos que no les gustaban. Las coles de Bruselas y la coliflor estaban entre las verduras que la mayoría de niños no habían probado nunca”.

En la investigación, “durante una semana los niños estuvieron comiendo coles una vez al día; a la mitad se las presentaban únicamente cocidas y a la otra mitad mezcladas con queso, que gustaba a todos los niños participantes”.

“Después de este período de acondicionamiento, los niños se les dieron las verduras sin nada, y de este modo vieron que a los menores que las habían comido previamente con queso les gustaban “significativamente más” cuando luego las comían solas. Además, cuando a la semana siguiente se les ofreció coliflor, el grupo que había comido las coles con queso solía ser más receptivo a esta nueva verdura”.

Según sus autores, Elizabeth D. Capaldi-Phillips y Devina Wadhera, esta técnica de unión de sabores puede ser efectiva no sólo para las coles de Bruselas y otras verduras, sino para cualquier alimento que se pretenda introducir en la dieta del menor.

habitos saludales en la infancia

Este estudio ha sido publicado en Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics en el mes de enero del presente año y podéis acceder al texto completo del mismo en inglés, a través del enlace anterior.

Bueno, pues ya sabemos el “truco”, el método descrito por esta investigación brinda la oportunidad mezclar alimentos y lograr, de esa manera, que los menores mantengan una nutrición saludable, a la par que variada. Merece la pena dedicar un poco de nuestro tiempo y siendo previsores en la cocina, podemos preparar diferentes platos para que los chicos tengan una infancia sana y sean adultos sin problemas de salud.

Enlaces relacionados:

Sonríe cuando comas hortalizas y frutas con tus hijos.

Fuentes:

– Europa Press. “Mezclar las verduras con otros alimentos logra que acaben gustando”. Madrid, 7 de febrero de 2014.
http://www.infosalus.com/nutricion/noticia-eeuu-mezclar-ninos-verduras-otros-alimentos-logra-final-les-acaben-gustando-20140207115706.html
– Elizabeth D. Capaldi-Phillips; Devina Wadhera. “Associative Conditioning Can Increase Liking for and Consumption of Brussels Sprouts in Children Aged 3 to 5 Years”. doi:10.1016/j.jand.2013.11.014.

Última revisión: 26-02-19

El coco y sus peculiaridades.

cocos nuciferael coco es rico en grasa

– Marina Muñoz Cervera –

El coco es una fruta muy saludable, pero de alto contenido calórico.

Esta fruta, tan abundante en las zonas tropicales, se diferencia de las demás frutas conocidas por su elevado contenido en grasas.

Del coco se aprovecha todo, hasta su cáscara para artesanía; su aceite es muy utilizado en productos cosméticos por sus virtudes.

Es, por tanto, un alimento muy calórico, que no es conveniente consumir en grandes cantidades. También nos aporta azúcar en forma de sacarosa en una cantidad aproximada de 1 cucharadita de café cada 100 gramos. Podríamos considerar esta fruta como un alimento regulador y energético y, ésta última característica, en base a su grasa.

compisición nutricional del coco.

La diferencia entre el coco y otros alimentos ricos en grasas saturadas es que en su composición entran otros elementos que favorecen la digestión de las misma, como fibra, vitaminas (sobre todo ácido fólico aunque también tiene pequeñas cantidades de vitamina B1, B2, niacina, B6, tocoferoles, vitamina K y ácido pantoténico) y minerales (sobre todo potasio pero también calcio, magnesio y fósforo, entre otros). No obstante, su riqueza calórica supera las 350 kilocalorías cada 100 gramos.

Diariosalud.net nos dice en un artículo sobre el coco, que el agua que contiene esta fruta es muy conveniente para hidratar y no contiene grasa. También nos cuentan que las personas con elevados niveles de colesterol y triglicéridos, así como las que padecen sobrepeso deben evitar su consumo.

El cocotero pertenece a la familia “Arecaceae” y su género y especie botánica es “Cocos nucifera L.”.

Si nos compramos un coco, podemos beber su agua con tranquilidad y podemos utilizar su cáscara para fabricar algún objeto, pero en cuanto a la pulpa, siendo cautos en su ingesta, ganaremos en salud y es mejor no consumirla si padecemos alguna enfermedad que nos limite el consumo de grasas del tipo saturado.

Fuentes:
Diario Salud.net. Noticias de medicina y salud.
“El coco: fruta rica en fibra, calcio y ácido fólico” 22 de enero de 2014.

Imagen:
La imagen que ilustra esta entrada está basada en la siguiente:
ID: 11164754_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Última revisión: 28-02-19

Un chiste sobre manzanas.

manzanas

– Marina Muñoz Cervera –

¿Sabes algún chiste sobre alimentos?

Los chistes son la válvula de escape en distintas situaciones, pero en la mesa, a veces pueden ayudar a que los niños se rían y se animen a comer.

Sin frivolizar y si contienen algún mensaje educativo pueden servirnos como medio de distensión.

Os dejo uno muy sencillo, principalmente dirigido a niños:


Hay un montón de manzanas en un árbol y de repente una se cae.

Todas las de arriba empiezan a reírse y a burlarse de la que se ha caído…jajajajajaja

Pero, de pronto, la que estaba en el suelo, dirige su mirada a las del árbol y les dice:

NO SE RÍAN ¡¡¡ INMADURAS ¡¡

He escenificado un poco la situación, pero seguro que la imaginación nos ayudará a variarlo, según la necesidad o la ocurrencia del momento.

Fuente:
Chistes sobre alimentos.
http://cuidadoinfantil.net/chistes-sobre-alimentos.html

Imagen:

http://amorynoviazgo.wordpress.com/2010/12/17/permaneciendo-en-lo-alto-en-el-arbol-de-manzanas/

Para el calor y el frío.

bodegon natural

– Marina Muñoz Cervera –

La alimentación varía según el clima de nuestro entorno.

Mientras en el sur de meridiano el calor está haciendo estragos, en el norte el frío comienza a atenazar.

Ante la polaridad del planeta y si viajamos de un lado a otro, no queda más remedio que estar preparado para ambas circunstancias.

Excepto en lugares como  América del Sur, entre otros,  y en concreto, Bolivia y Chile,  Ecuador, etc., es raro que pasemos del calor al frío, sin movernos del lugar. Aquí en Santa Cruz, la temperatura puede bajar hasta 20º en una noche y acostarnos con calor y levantarnos con frío. Ese cambio brusco de clima exige una adaptación por parte de nuestro cuerpo; por eso es importante que estemos atentos y vayamos variando nuestra alimentación, atendiendo a las necesidades de nuestro organismo, siendo una de ellas la adaptación a las altas o bajas temperaturas, pues nos va a demandar energía adicional.

hortalizas y frutas

Si hace mucho calor:

Cuando la temperatura supera los 30-35 grados en un ambiente muy húmedo y el sol quema, es necesario evitar insolaciones y deshidrataciones, para ello debemos evitar las “horas punta” solares y si no nos queda más remedio que salir a calle, llevar una botella de agua fría y alguna gorra que nos proteja la cabeza, procurando, en cualquier caso, caminar por la sombra si es posible. Un buen recurso es salir de casa con el cabello mojado e ir empapándolo a cada rato.

Tendremos que beber agua con frecuencia y huir de las bebidas azucaradas que venden a “granel” por las calles, por dos causas:

– la primera, porque un exceso de azúcares no nos va a quitar la sed, solo nos proporciona una sensación refrescante momentánea, la temperatura del refresco.

– la segunda, porque esas bebidas son un caldo de cultivo para todo tipo de gérmenes y máxime con las altas temperaturas, no siempre se refrigeran recién hechas y podemos intoxicarnos fácilmente.

Las comidas tienen que ser frescas e incluir verduras y frutas que nos ayuden nutricionalmente y nos aporten también agua. No hay que dejar de comer aunque falte el apetito, tenemos que procurar que nuestra alimentación siga siendo equilibrada.

Os dejo un enlace para acceder a la receta del gazpacho andaluz, procedente de Andalucía (España), tierra en la que el calor todos los veranos hace estragos; es una bebida o sopa fría, según cómo se prepare,  que refresca mucho y nutre; puede servirnos para ir tomando a lo largo del día.

El saludable gazpacho andaluz.

En cualquier caso, ante síntomas, como mareos, dolor de cabeza, vómitos, tendremos que acudir a algún Centro Médico para que nos atiendan porque podemos estar sufriendo una insolación.

En los enlaces relacionados de esta entrada, podemos encontrar los síntomas y la forma de actuar ante un “golpe de calor”.

Si hace mucho frío:

Por supuesto tenemos que abrigarnos bien, sin cortar nuestra circulación con ropa que apriete y esa es la primera medida; en cuanto a la alimentación, comer de forma equilibrada e incluir sopas en nuestras comidas y cenas para que aumenten la temperatura corporal.

Las frutas podemos guardarlas a temperatura ambiente y no prescindir de su ingesta.

Os dejo la receta de dos sopas que nutren mucho y son muy sencillas de hacer:

Receta: Sopa Minestrone.

Sopa de Ajo.

El Confidencial, hoy día 29 de noviembre de 2013, propone para combatir el frío, además de las dos sopas anteriormente mencionadas, una tercera: Sopa de alubias griega, como un tercer clásico de la dieta mediterránea.

Podéis acceder a la noticia, en la que podéis encontrar otra forma de preparar las sopas que os recomiendo, a través del siguiente enlace:

Entra en calor: las mejores sopas para combatir las temperaturas gélidas.

Si estamos expuestos al frío intenso durante un tiempo prolongado podemos comenzar a notar síntomas como:

– Sensación de hormigueo seguida de entumecimiento.

– Piel fría, pálida y dura que ha estado expuesta al frío durante demasiado tiempo.

– El área puede doler o palpitar.

– Falta de sensibilidad: es posible que no sienta si alguien lo toca allí.

– A medida que el área se descongela, la carne se torna roja y muy dolorosa.

La congelación puede causar ampollas, gangrena y daño a nervios, tendones, huesos y músculos.

Por ello, si nos encontramos en una situación que provoque algunos de los síntomas descritos, debemos buscar de inmediato un lugar cálido y soltar cualquier ropa que nos apriete para restablecer la circulación, en tanto solicitamos ayuda médica de urgencia.

El hecho de que las recetas mencionadas a lo largo de esta entrada, formen parte de la “dieta o alimentación mediterránea”, no nos impide preparar estos platos en el sur del mundo y viceversa, algunos ingredientes, hoy por hoy, son internacionales y las climatologías en algunos lugares se asemejan. Cambiar las costumbres, de cuando en cuando, y aprender de otras culturas, puede resultar refrescante para el organismo y para la mente.

Vemos que los vegetales sirven para el frío y para el calor, no solo nos aportan nutrientes sino que además ayudan a hidratarnos, no obstante, no son sustitutos del agua pura y este líquido elemento no puede faltarnos día a día.

Enlaces relacionados:

Los riesgos del calor intenso y precauciones a tomar.
Recomendaciones para la alimentación de invierno.
Las hortalizas o verduras. Cómo cocinarlas.

Fuentes:

– Miguel Ayuso. El Confidencial. “Entra en calor: las mejores sopas para combatir las temperaturas gélidas”. 29 de noviembre de 2013.
http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-11-29/entra-en-calor-las-mejores-sopas-para-combatir-las-temperaturas-gelidas_60014/
– Medline Plus. “Congelación”.
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000057.htm

Imagen:

ID: 19026923_s Copyright (c) Copyright (c) 123RF Stock Photos