Archivo de la etiqueta: recomendaciones

Guías de alimentación del mundo por países.

piramide alimentaria

– Marina Muñoz Cervera –

Las guías alimentarias son un instrumento dirigido a fomentar la educación nutricional.

En la categoría Pirámides del mundo de este blog, hemos podido ir viendo algunas iconografías utilizadas por los distintos países del mundo para representar la forma más saludable de alimentación, a través de un viaje por los continentes.

En esta nueva etapa vamos a profundizar un poco más en cada uno de los países. Los tiempos van cambiando y vamos a evolucionar con su avance en el sentido de intentar conocer cuáles son los nuevos aportes, basándonos en lo ya conocido.
Sigue leyendo

¿De qué forma comemos vitaminas y minerales?

vitaminas y minerales

– Marina Muñoz Cervera –

La vitaminas y los minerales son imprescindibles para la salud. Las frutas, verduras y hortalizas nos aseguran su aporte pero no del todo.

De forma genérica, se atribuye a las frutas, verduras y hortalizas la capacidad para suministrarnos vitaminas y minerales, de ahí que, funcionalmente, se clasifiquen como alimentos reguladores. El consumo de suplementos en aquellas personas que no pueden comer este grupo de alimentos puede estar indicado, pero su acción nunca es igual a las vitaminas y minerales de origen natural. Estos alimentos no solo nos aportan nutrientes, sino que además son ricos en fibra, tan necesaria para motilidad intestinal.
Sigue leyendo

Consumo de Ácidos Grasos: Conclusiones de una Consulta de Expertos de la FAO en el año 2008.

ácidos grasos

Marina Muñoz Cervera –

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), como organismos técnicos de las Naciones Unidas (UN), se encargan de aportar orientaciones basadas en las evidencia científica en materia de alimentación y nutrición a los gobiernos nacionales y a la comunidad internacional.

El proceso que se utiliza para ello incluye revisiones periódicas y
sistemáticas de la evidencia científica, lo que suele culminar en la realización de consultas conjuntas a expertos para revisar el estado del conocimiento científico, reflexionar sobre los distintos temas tratados y traducir este conocimiento en una definición de requerimientos de nutrientes y de otras recomendaciones relativas a la nutrición.

El objetivo general de estas recomendaciones es contribuir a la mejora de la salud y el bienestar nutricional de las personas y de las poblaciones.

La Consulta mixta de Expertos FAO/WHO sobre grasas y aceites en la nutrición humana celebrada en Ginebra del 10 al 14 de noviembre de 2008 (en adelante Consulta de Expertos) constituye la reunión de expertos más reciente sobre el tema de las grasas comestibles en la nutrición humana y sigue a aquellas celebradas en 1977 (FAO, 1977) y 1993 (FAO, 1994).

Podéis acceder al Informe a través del siguiente enlace: Grasas y Ácidos Grasos en la nutrición humana

Publicada la edición española (la edición inglesa fue impresa en el año 2010) por este organismo y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) en el año 2012 en Granada, España, podemos leer en el Informe que se llegan, entre muchas otras, a las siguientes conclusiones:

SOBRE EL CONSUMO DE ÁCIDOS GRASOS SATURADOS (AGS):

El informe refiere cuáles son los ácidos grasos saturados (AGS) comunes en grasas y aceites de la alimentación:

– Butírico: Grasa láctea.
– Caproico: Grasa láctea.
– Caprílico: Grasa láctea, aceites de coco y de palma.
– Cáprico: Grasa láctea, aceites de coco y de palma.
– Láurico: Aceite de coco, aceite de palma.
– Mirístico: Grasa láctea, aceite de coco, aceite de palma.
– Palmítico: La mayoría de las grasas y aceites.
– Esteárico: La mayoría de las grasas y aceites.
– Araquídico: Aceite de cacahuete.
– Behénico: Aceite de cacahuete.
– Lignocérico: Aceite de cacahuete.

Cada uno de los ácidos grasos saturados (AGS) afecta de manera diferente a las concentraciones de colesterol en las diferentes fracciones de las lipoproteínas plasmáticas. Por ejemplo, los ácidos láurico (C12:0), mirístico (C14:0) y palmítico (C16:0) incrementan el colesterol de las LDL mientras que el ácido esteárico (C18:0) no tiene este efecto.

El grupo de expertos convino adoptar 4 grados de evidencia para valorar y obtener sus conclusiones:

– Convincente
– Probable
– Posible
– Insuficiente

Para llegar a una recomendación dietética acordaron que se necesitaba una evidencia de grado suficiente para ser “convincente “ o “probable”.

Y ahora vamos a conocer sus conclusiones sobre los  ácidos grasos saturados (AGS):

Hay evidencia convincente de que:

– Sustituir los AGS (C12:0-C16:0) por ácidos grasos poliinsaturados (AGP) disminuye la concentración del colesterol de las LDL y la relación colesterol total/ colesterol HDL. Al sustituir los AGS por ácidos grasos monoinsaturados (AGM) se consigue un efecto similar pero menor.

– Sustituir las fuentes dietéticas de AGS (C12:0-C16:0) por hidratos de carbono (carbohidratos o glúcidos) disminuye tanto el colesterol de las LDL como el colesterol de las HDL pero no altera la relación colesterol total/ colesterol HDL.

– Sustituir los AGS (C12:0-C16:0) por ácidos grasos trans (AGT) disminuye el colesterol de las HDL e incrementa la relación colesterol total/colesterol HDL

Basándose en los datos obtenidos en estudios epidemiológicos y ensayos clínicos controlados sobre la morbilidad y mortalidad en la enfermedad coronaria (CHD) (utilizando accidentes cardiovasculares y muerte), se acordó también lo siguiente:

– Hay una evidencia convincente de que la sustitución de AGS por AGP disminuye el riesgo de enfermedad coronaria.

– Hay una evidencia probable de que la sustitución de AGS por hidratos de carbono muy refinados no tiene beneficios sobre las enfermedades coronarias y puede incluso incrementar su riesgo y favorecer el desarrollo del síndrome metabólico.

– Hay una relación positiva posible entre la ingesta de AGS y el riesgo incrementado de diabetes.

– Hay evidencia insuficiente para relacionar los efectos sobre el riesgo de enfermedades coronarias al sustituir los AGS por AGM o por una gran cantidad de hidratos de carbono de cereales integrales; sin embargo, basándose en líneas indirectas de evidencia, esta sustitución podría reducir el riesgo de enfermedades coronarias.

– Hay evidencia insuficiente de que los AGS afecten al riesgo de alteraciones en los índices relacionados con los componentes del síndrome metabólico.

Basándose en datos de morbilidad y mortalidad de cáncer el Comité de expertos de la FAO acordó que:

– Hay evidencia insuficiente para establecer alguna relación entre el consumo de AGS y el cáncer.

Por tanto, se recomienda que los AGS (ácidos grasos saturados) deben ser sustituidos por AGP (ácidos grasos poliinsaturados (n-3 y n-6) en la dieta y que la ingesta total de AGS no exceda el 10%E (porcentaje de energía).

SOBRE EL CONSUMO DE ÁCIDOS GRASOS MONOINSATURADOS (AGM):

Algunos ácidos grasos monoinsaturados(AGM) CIS en grasas y aceites son:

– Palmitoleico: Aceites de origen marino, aceite de macadamia, la mayoría de aceites animales y vegetales.
– Oleico: Todos los aceites y grasas, especialmente el aceite de oliva, el aceite de canola, los aceites de girasol y cártamo ricos en ácido oleico.
– Cis Vaccénico: La mayoría de aceites vegetales.
– Gadoleico: Aceites de origen marino.
– Erúcico: Aceite de semilla de mostaza, aceite de colza rico en ácido erúcico.
– Nervónico: Aceites de origen marino.

Hay evidencia convincente de que la sustitución de hidratos de carbono por AGM aumenta la concentración del colesterol de las HDL.

Hay evidencia convincente de que la sustitución de AGS (C12:0-C16:0) por AGM reduce la concentración del colesterol de las LDL y la relación colesterol total/colesterol HDL.

Hay evidencia posible de que la sustitución de los hidratos de carbono por AGM aumenta la sensibilidad a la insulina.

Hay evidencia insuficiente para la relación entre el consumo de AGM y las enfermedades crónicas tales como enfermedad coronaria y cáncer.

Hay evidencia insuficiente para la relación entre el consumo de AGM, el peso
corporal y el porcentaje de adiposidad.

Hay evidencia insuficiente para la relación entre el consumo de AGM y el riesgo de diabetes.

SOBRE EL CONSUMO DE ÁCIDOS GRASOS POLIINSATURADOS (AGP):

Son los  ácidos grasos poliinsaturados (AGP) n-3, también conocidos como Omega 3, más importantes a nivel nutricional, los siguientes:

– Ácido alfa (α) linolénico: Aceites de lino, perilla, canola y soja
– Ácido estearidónico: Aceites de pescado, aceite de soja modificado genéticamente, aceite de semilla de grosella negra y aceite de cañamo.
– Ácido eicosapentaenoico: Pescado, especialmente el azul (salmón, arenque, anchoa, eperlano y caballa).
– Ácido docosapentaenoico: Pescado, especialmente el azul (salmón, arenque, anchoa, eperlano y caballa).
– Ácido docosahexaenoico: Pescado, especialmente el azul (salmón, arenque, anchoa, eperlano y caballa).

Son los ácidos grasos poliinsaturados (AGP) n-6, también conocidos como Omega 6, más importantes a nivel nutricional, los siguientes:

– Ácido linoleico: La mayoría de los aceites vegetales.
– Ácido gamma (γ) linolénico: Aceites de semillas de onagra, borraja y grosella negra.
– Ácido dihomo-γ-linolénico: Componente en cantidad mínima de tejidos animales.
– Ácido araquidónico: Grasas animales, hígado, lípidos del huevo, pescado.
– Ácido docosatetraenoico: Componente en cantidad mínima de tejidos animales.
– Ácido docosapentaenoico: Componente en cantidad mínima de tejidos animales.

Hay una evidencia convincente de que los ácidos linoleico y alfa-linolénico son esenciales ya que no pueden ser sintetizados por los humanos.

 Hay una evidencia convincente de que la sustitución de AGS por AGP disminuye el riesgo de enfermedades coronarias.

Hay una evidencia convincente y suficiente a partir de estudios experimentales para establecer una ingesta aceptable que cubra las necesidades de los ácidos grasos esenciales linoleico y alfa-linolénico.

Hay una evidencia posible de que los AGP afectan al riesgo de alteraciones en los índices relacionados con el síndrome metabólico.

Hay una evidencia posible de que existe relación entre la ingesta de AGP y el riesgo de diabetes.

Hay una evidencia insuficiente para establecer una relación entre la ingesta de AGP y el cáncer.

Hay una evidencia insuficiente para relacionar la ingesta de AGP, el peso corporal y el porcentaje de adiposidad.

Basándose en la evidencia y en las limitaciones conceptuales, no parece razonable hacer recomendaciones específicas para la relación n-6 a n-3, o la relación linoleico a alfa-linolénico, siempre que las ingestas de ambos tipos de ácidos grasos se sitúen dentro de las recomendaciones establecidas en el informe:

– Total ácidos grasos poliinsaturados: 11%E (porcentaje de energía)

– Ácidos grasos n-3: 2%E

– Ácidos grasos n-6: 2.5-9%E.

SOBRE EL CONSUMO DE ÁCIDOS GRASOS TRANS (AGT):

Hay evidencia convincente de que los AGT procedentes de los aceites vegetales parcialmente hidrogenados incrementan los factores de riesgo y los accidentes cardiovasculares, en mayor grado delo que se pensaba con anterioridad. Hay también evidencia probable de un incremento en el riesgo de enfermedad coronaria mortal y muerte súbita, adicionalmente al riesgo incrementado de síndrome metabólico y diabetes.

Los expertos estuvieron de acuerdo en que las recomendaciones actuales para la población media de una ingesta de TFA menor del 1%E (porcentaje de energía) puede necesitar una revisión dado que no se ha tenido totalmente en cuenta la distribución de las ingestas y, por tanto, la necesidad de proteger a determinados subgrupos con ingestas peligrosamente más altas. Esto podría conducir a la necesidad de retirar las grasas y aceites parcialmente hidrogenados de la alimentación humana.

Fuente bibliográfica:

Grasas y Ácidos grasos en nutrición humana. Consulta de Expertos 10-14 de noviembre de 2008. Estudio FAO Alimentación y Nutrición 91. Publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) Granada, España, 2012.

ISSN 1014-2916
FAO ISBN 978-92-5-3067336

Haz clic para acceder a i1953s.pdf

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/Fatty%20acids_ES.JPG

———————————————————————————–

Seguramente muchos de nosotros hemos leído en la información nutricional de un producto la presencia de tal o cual cantidad de los ácidos grasos que hemos mencionado en esta entrada. Ahora podremos saber qué significan y que representa su ingesta para nuestra salud.

Todas las anteriores conclusiones y recomendaciones se basan los estudios llevados a cabo por expertos hasta el año 2008. A pesar de su relativa actualidad, no podemos olvidar que todos los días surgen estudios nuevos que aportan datos y todos ellos son recabados para ser analizados pormenorizadamente como ha ocurrido con el tema de la Consulta de Expertos a la que hacemos mención en esta entrada.

Advierten sobre las consecuencias de una mala alimentación en México.

alimentos insalubres

– Marina Muñoz Cervera –

Diabetes tipo II, sobrepeso y obesidad son algunas de las consecuencias de una mala alimentación.

El IMSS, Instituto Mexicano del Seguro Social, informa a la ciudadanía sobre los riesgos de no comer bien y advierte de los riesgos que puede tener a largo plazo, una mala alimentación.

La noticia, publicada el 7 de febrero de 2013, en La Red Noticias: periodismo integral, Información y Análisis, refiere los comentarios de la nutrióloga especialista María Lourdes Quiñones, adscrita al hospital Morelos (H.G.R. 1) del IMSS.

La experta indica que “la mala alimentación no solo implica el consumir comida chatarra, sino el hecho de comer poco y mal, comer a deshoras ó tras largos periodos sin ingerir alimentos, también considera el no llevar una dieta balanceada y equilibrada acorde con la cantidad de energía que necesitamos diariamente” (1).

Enfermedades ligadas a una mala alimentación.

Señala la especialista, que “enfermedades como la diabetes están estrechamente relacionada con la obesidad y sobrepeso, este mal incurable puede generar daños irreversibles al cuerpo y sus funciones. Para prevenir el factor de riesgo de padecerla, hay que modificar hábitos como dejar de consumir azúcar, mantener una dieta balanceada y consumir más vegetales, frutas y carne” (1).

“Otra enfermedad relacionada con la mala alimentación, comenta la experta,  es el cáncer de colon, si bien el factor genético es determinante para el desarrollo de la enfermedad, está claro que el consumo habitual de fibras como cereales y frutas facilitan la labor intestinal al procesar los alimentos”.

Asimismo refiere que “el exceso de grasas en la alimentación también genera riesgos para la salud, pues eleva los niveles de colesterol malo en la sangre e incrementan la presión arterial que impide la correcta circulación de la sangre dando paso a accidentes cardiovasculares con fatales consecuencias” (1).

Continúa diciendo que “la gota también es un padecimiento relacionado con los excesos en la ingesta de carne roja, bebidas azucaradas y alcohol. Pues estos contenidos elevan las concentraciones de ácido úrico en la sangre lo que provoca dolores interminables en rodillas, pies y otras articulaciones. La recomendación es bajar las raciones de carne y compensarlas con legumbres y hortalizas”. Carnes, grasas y azúcares en exceso también contribuyen al desarrollo de la osteoporosis, pues está ingesta es pobre en minerales como el calcio que proviene de otros tipos de alimentos como los derivados de la leche, granos y pescado” (1).

Nos dice también la noticia, que el IMSS cuenta con orientación especializada en los módulos PREVENIMSS de sus unidades médicas y asesorar al derecho habiente sobre cómo llevar una dieta balanceada conforme a su edad y estado de salud (1).

Esquematizando los procesos patológicos anteriormente citados, serían los siguientes:

– Diabetes.
– Obesidad y sobrepeso.
– Cáncer de colon.
– Aumento del colesterol.
– Aumento de la tensión arterial.
– Accidentes cardiovasculares.
– Gota.
– Osteoporosis.

Como vemos es un amplio panorama que podríamos prevenir y/o mejorar si comenzamos a mejorar nuestros hábitos alimentarios.

Enlaces relacionados:

Pirámides Alimentarias para los países de América Central y El Caribe.
La lucha contra los refrescos azucarados ha comenzado en México.
Exigen medidas frente a la obesidad, sobrepeso y diabetes al Gobierno de México.

Fuente:

La Red noticias. “Consecuencias de una mala alimentación” Chihuahua, 7 de febrero de 2013.

La dieta mediterránea reduce el riesgo cardiovascular. Sus 10 recomendaciones básicas.

piramide alimentaria dieta mediterranea

– Marina Muñoz Cervera –

En una noticia publicada, hoy 17 de julio de 2012 por Europa Press La dieta mediterránea reduce un 30 % el riesgo cardiovascular” nos explican que la Fundación Española del Corazón (FEC) reitera la necesidad de llevar una buena alimentación, pues reduce hasta un 30 % la posibilidad de padecer enfermedades cardiovasculares. El artículo refiere un estudio llevado a cabo por la Asociación Americana del Corazón en el que se demostró la eficacia de la dieta mediterránea sobre la tasa de recurrencia coronaria después de un primer infarto. Si queréis leer la noticia completa, podéis acceder a ella a través del enlace que hay al principio de esta entrada.

La dieta estilo mediterráneo fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en el año 2010 (1).

En la Fundación Dieta del Mediterráneo podéis encontrar más información sobre el tema y desde la misma Web se puede descargar la nueva pirámide, que es la que ilustra esta entrada.
Os dejo las 10 recomendaciones básicas de esta dieta (2):

1- Utilizar el aceite de oliva como principal grasa de adición.

2- Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia: frutas, verduras, legumbres y frutos secos.

3- El pan y los alimentos procedentes de cereales (pasta, arroz y especialmente sus productos integrales) deberían formar parte de la alimentación diaria.

4- Los alimentos poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados.

5- Consumir diariamente productos lácteos, principalmente yogurt y quesos.

6- La carne roja se tendría que consumir con moderación y si puede ser como parte de guisos y otras recetas. Y las carnes procesadas en pequeñas cantidades y como ingredientes de bocadillos y platos.

7- Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación.

8- La fruta fresca tendría que ser el postre habitual. Los dulces y pasteles deberían consumirse ocasionalmente.

9- El agua es la bebida por excelencia en el Mediterráneo. El vino debe tomarse con moderación y durante las comidas.

10- Realizar actividad física todos los días, ya que es tan importante como comer adecuadamente.

Fuentes:

(1)  http://www.europapress.es/salud/noticia-fec-asegura-dieta-mediterranea-reduce-30-ciento-riesgo-cardiovascular-20120717135238.html

(2) http://fdmed.org/dieta-mediterranea/decalogo/

Imagen: http://fdmed.org/wp-content/uploads/PIRAMIDE-DIETA-MEDITERRANEA-800×589.jpg

Pirámides Alimentarias para países de Europa.

– Marina Muñoz Cervera –

Vamos terminando nuestro recorrido por el mundo, solamente nos falta conocer las guías alimentarias para Europa y África.

En cuanto a Europa, existen gráficas o formatos individualizados por cada país y, por otra parte, recomendaciones para la zona del Mediterráneo que comparten Grecia, Italia, España y Marruecos (Norte de África), así como la Pirámide CINDI elaborada por la OMS Europa (del Programa Nacional Integrado de Intervención en las Enfermedades no transmisibles); la particularidad de esta última es el uso de un código de colores como los usados en los semáforos. El color verde se encuentra en la base de la pirámide (cereales, frutas y verduras), indicando que estos alimentos deben constituir la mayor parte de la dieta. La leche, los productos lácteos, la carne, el pescado y los huevos están en naranja, en la parte media de la pirámide. El color naranja significa que, en una dieta saludable equilibrada, sólo se necesita un consumo moderado de estos alimentos. El color rojo se encuentra en la parte superior de la pirámide, abarcando grasas, aceites y azúcares. El color rojo indica que sólo se necesitan cantidades muy pequeñas de estos alimentos (*).

En cuanto a la Dieta Mediterránea, el 16 de noviembre de 2010, el Comité Intergubernamental de la UNESCO para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, en la reunión que tuvo lugar en Nairobi (Kenia), acordó inscribir la Dieta Mediterránea en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. La Dieta Mediterránea es un patrimonio cultural inmenso y milenario, evolutivo, dinámico y vital en peligro. Sólo este reconocimiento internacional puede lograr la movilización necesaria para salvaguardarlo. La candidatura para la inscripción de la Dieta Mediterránea en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO fue elaborada y presentada conjuntamente por los gobiernos de España, Grecia , Italia y Marruecos y fue coordinada a nivel técnico transnacional por la Fundación Dieta Mediterránea. Es una candidatura abierta a la adhesión y participación del resto de Países del Mediterráneo que comparten este patrimonio cultural (2).

Comenzaremos por estas dos pirámides descritas para luego recorrer los siguientes países de Europa: Portugal, España, Francia, Bélgica, Reino Unido, Irlanda, Alemania, Suiza, Austria, Checoslovaquia, Hungría, Eslovenia, Croacia, Albania, Grecia, Bulgaria, Rumania, Letonia y Estonia.

PIRÁMIDE CINDI (OMS):

Pirámide alimentaria CINDI-OMS

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/CINDI%20pyramid.jpg

PAÍSES DEL MEDITERRÁNEO: ESPAÑA, ITALIA, GRECIA, MARRUECOS

Pirámide Dieta Mediterránea

Imagen:
http://fdmed.org/wp-content/uploads/PIRAMIDE-DIETA-MEDITERRANEA-800×589.jpg

PORTUGAL:

Fuente: http://www.fao.org/ag/humannutrition/nutritioneducation/fbdg/49851/en/prt/

ESPAÑA:

Pirámide alimentaria española

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/Spanish%20Food%20Pyramid.jpg

FRANCIA:

Éscaleras alimentación francesas
Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/French%20stairs.jpg

BÉLGICA:

Pirámide alimentaria de Bélgica

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/Belgian%20pyramid.jpg

REINO UNIDO:

El plato del buen comer del Reino Unido

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/eatwellplate,%20UK.jpg

IRLANDA:

Pirámide alimentaria irlandesa

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/Irish%20foodpyramid.gif

ALEMANIA:

Pirámide alimentaria alemana

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/German%20pyramide.jpg

SUIZA:

Pirámide alimentaria suiza

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/pyramide-alimentaire-swiss.gif

AUSTRIA:

Pirámide alimentariade Austria

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/Austrian%20FBDG.jpg

CHECOSLOVAQUIA:

Pirámide alimentaria de Checoslovaquia

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/Czech%20Food%20Pyramid.jpg

HUNGRÍA:

Pirámide alimentaria de Hungría

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/hungarian%20house(1).jpg

ESLOVENIA:

Pirámide alimentaria de Eslovenia

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/Slovenian%20Food%20Pyramid.jpg

CROACIA:

Pirámide alimentaria de Croacia

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/Croatian%20Pyramid.jpg

ALBANIA:

Pirámide alimentaria de Albania

Fuente: http://www.fao.org/ag/humannutrition/18702-0f4d60c439609c4f197e2d4eb9d43d5de.pdf

GRECIA:

Pirámide alimentaria de Grecia

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/Greek%20pyramid.gif

BULGARIA:

Pirámide alimentaria de Bulgaria

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/Bulgarian%20Pyramid(1).jpg

RUMANIA:

Pirámide alimentaria de Rumanía

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/Romanian%20Food%20Pyramid.jpg

LETONIA:

Pirámide alimentaria de Letonia

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/Latvian%20pyramid.jpg

ESTONIA:

Pirámide alimentaria de Estonia

Imagen: http://www.eufic.org/upl/1/default/img/Estonian%20Food%20Pyramid.jpg

Fuentes bibliográficas:

(1)http://www.eufic.org/article/es/page/RARCHIVE/expid/directrices-dieteticas-basadas-alimentos-Europa/

(2) http://fdmed.org/mediterraneo/dieta-mediterranea-y-la-unesco/

Pirámides Alimentarias para los países de América Central y El Caribe.

– Marina Muñoz Cervera –

Para terminar de conocer el Continente Americano, nos faltan algunos países de su parte central: México, Guatemala, Costa Rica y Panamá; no he encontrado referencias sobre Honduras y Nicaragua. Por su proximidad geográfica visitaremos también algunas Islas del Caribe: Cuba, República Dominicana y Puerto Rico. La FAO (Food Agriculture Organization) incluye estos países, junto con América del Sur en la denominación genérica de América Latina y El Caribe) (*).

MÉXICO:

Plato del bien comer de México

Imagen: http://www.scielo.org.ve/img/fbpe/Alan/v54n4/art1img1.jpg

Fuente: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?pid=s0004-06222004000400001&script=sci_arttext

GUATEMALA:

olla alimentaria de Guatemala

Imagen: http://www.scielo.org.ve/img/fbpe/Alan/v54n4/art1img3.jpg

Fuente: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?pid=s0004-06222004000400001&script=sci_arttext

COSTA RICA:

Círculo alimentario de Costa Rica

Imagen: http://www.scielo.org.ve/img/fbpe/Alan/v54n4/art1img2.jpg

Fuente: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?pid=s0004-06222004000400001&script=sci_arttext

PANAMÁ:

Pirámide alimentaria de Panamá

Fuente: http://www.educapanama.edu.pa/imagenes/pir%C3%A1mide-de-la-alimentaci%C3%B3n

– ISLAS DEL CARIBE:

CUBA:

Poster alimentario de Cuba

Imagen: http://www.alimentacioncomunitaria.org/imagenes/imagen_html/poster.jpg

Fuente: http://www.alimentacioncomunitaria.org/secciones/salud_guias-1.html

Guías alimentarias de Cuba

 Imagen: http://www.cubasolar.cu/biblioteca/energia/Energia22/images/GuiasA.gif

REPÚBLICA DOMINICANA:

Guías alimentarias República Dominicana

Fuentes:
http://www.fao.org/ag/humannutrition/nutritioneducation/fbdg/49852/en/dom/
http://www.fao.org/ag/humannutrition/19072-0bc700076f0c8f0a636f4f6e06be4558f.pdf

PUERTO RICO:

Guía alimentaria de Puerto Rico

Imagen: https://consejonutricion.files.wordpress.com/2012/07/piramide2520pr1.jpg

(*) http://www.fao.org/ag/humannutrition/nutritioneducation/fbdg/49850/en/ind/