Archivo de la etiqueta: cebolla

La cebolla y sus virtudes.

cebolla
– Marina Muñoz Cervera –

La cebolla es un bulbo conocido desde muy antiguo.

Procede de Asia y ha sido utilizada como medicamento y como alimento a lo largo de los tiempos.

Hoy en día es una hortaliza común y se emplea, cruda o cocida, en infinidad de recetas culinarias.

Hay muchas variedades, tempranas, tardías, de media estación, blancas, amarilla, moradas, etc.

Según nos dice Pedanio Dioscórides (40-90) a través de Andrés de Laguna (1499-1559), “la cebolla larga es más aguda que la redonda y la roja que la blanca, y la seca que la verde y la cruda que la cocida”.

En la antigüedad conocían perfectamente los atributos para la salud de cada variedad de cebolla y los aplicaban para diferentes padecimientos.
Sigue leyendo

Décima a la cebolla.

onion

A LA CEBOLLA

¿Hay alimento más raro
que la popular cebolla?
sea cruda o en la olla
ocupa un espacio claro.

Hace llorar con descaro
a quien la pela sin lentes
mas.. sus aros transparentes
serán dulces ya cocidos
y no captan los sentidos
que están llenos de nutrientes.

Poema: Décima espinela. Marina©Muñoz Cervera

Imagen:

Copyright: 123RF Stock Photo

El sofrito de la dieta mediterránea demuestra ser muy saludable.

salsa

– Marina Muñoz Cervera –

¿Quieres conocer algunas vitudes del tradicional sofrito mediterráneo?

Un sofrito de tomate se prepara en un momento y solo necesitamos los siguientes ingredientes: tomate, ajo, cebolla y aceite de oliva.

Según publica, hoy, 13 de noviembre, la Revista Jano, esta sencilla receta contiene sustancias que reducen el riesgo cardiovascular.

“Investigadores de la Universidad de Barcelona (UB) y el Centro de Investigación Biomédica en Red – Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERobn) del Instituto de Salud Carlos III, en colaboración con el Hospital Clínico de Barcelona, han identificado por primera vez los polifenoles y carotenoides, sustancias antioxidantes beneficiosas para la salud, que lleva el sofrito, mediante una técnica de espectrometría de masas de alta resolución”.

Parece ser que han encontrado más de 40 tipos de polifenoles (compuestos que producen las plantas y reducen el riesgo cardiovascular) y carotenoides (precursores de la vitamina A) entre ellos, licopenos, pigmentos antioxidantes muy abundantes en el tomate, que pertenecen a la familia de los carotenoides.

Refiere la noticia que el consumo de 120 gramos de sofrito nos aporta de 16 a 24 granos de polifenoles y de 6 a 10 gramos de carotenoides, que nos van a ayudar a prevenir, sobre todo, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Pues ¡manos a la obra! echamos un poco de aceite de oliva en una sartén y, sin dejar que humée, agregamos el tomate triturado, la cebolla picadita, uno o dos dientes de ajo y una pizca de sal (al gusto), lo salteamos durante unos 15 minutos, a fuego medio, y listo para comer.

Podemos acompañar con esta salsa o sofrito, el arroz, la pasta o incluso comerlo con un buen trozo de pan, que resultará exquisito.

¡¡Buen provecho¡¡

Enlace relacionado:

¿Qué significa la palabra “Dieta”?

Fuentes:

– Jano.Medicina y Humanidades. “El sofrito contiene sustancias que reducen el riesgo cardiovascular”. 13 de noviembre de 2013.
– Europa Press. “El sofrito contiene sustancias que previenen el cáncer y las enfermedades cardiovasculares”. Madrid, 12 de noviembre de 2013.
http://www.europapress.es/salud/noticia-sofrito-contiene-sustancias-previenen-cancer-enfermedades-cardiovasculares-20131112153109.html

Imagen:

http://blog.hola.com/farmaciameritxell/2013/05/aceite-de-oliva-beneficios-para-la-salud.html

Última revisión: 14-03-19

Transformemos el “Locro de gallina” en un plato sano.

cultura boliviana

– Marina Muñoz Cervera –

El locro es un plato típico de la cultura boliviana que procede del Beni.

Sus componentes van variando según la región donde se prepare.

Ingredientes:

La receta más conocida de locro de gallina tiene los siguientes ingredientes:

– 1 gallina criolla
– 2 tazas de arroz
– 25 tazas de agua
– 6 papas
– ¼ taza de aceite
– Cebolla, pimentón, colorante, sal, huevos

Elaboración:

Se prepara de la siguiente forma:

– Se pone una cacerola al fuego con el agua.

– Por separado, se despresa (trocea) la gallina y se fríe con un poco de aceite, cebolla y pimentón picados.

– Cuando las presas estén doradas, se ponen en la cacerola con agua; se hierve cuidando que las presas no se deshagan.

– Un cuarto de hora antes de servir, se agrega el arroz, las papas picadas, el colorante y la sal.

– Cuando el arroz esté a punto, se rompen los huevos en la misma cacerola.

El locro de carne de res se prepara de la misma forma que el locro de gallina reemplazando la gallina por carne de res, y las papas por yuca y zapallitos.

En muchos lugares le añaden porotos o frijoles, yuca, maíz y también se hace con carne de pollo en vez de gallina.

¿Cómo lo transformamos?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la gallina tiene muchísima grasa saturada, muy poco saludable para nuestras arterias, corazón y otros órganos del cuerpo. Por ello, el paso inicial sería:

1.- Quitar la grasa visible (la de color blanco que va pegada a la carne) de todos los trozos o presas  de gallina. Haríamos lo mismo en el caso de la res o del pollo, desgrasar las carnes es el paso fundamental para convertir este plato en saludable.

2. – El segundo paso, que tiene mucho que ver con el primero, es quitar todo el cuero (piel) a cada unas de las presas o trozos de la gallina o del pollo porque ahí también se aloja una gran cantidad de grasa saturada.

3. – El tercero es fritar o freír la gallina con la cebollita en una aceite nuevo, es decir, que no haya pasado por otra frituras. Si podemos, es mejor utilizar aceite de oliva (es más resistente a la temperatura y las grasas se saturan menos), pero en Bolivia resulta caro, por ello, usamos cualquier aceite comercial (de soja, de maíz) nuevo.

4. – No tiene ningún sentido nutricional agregar porotos o huevo al locro, pero si nos gusta la mezcla de sabores, simplemente tenemos comer un trocito pequeño de gallina o carne y solo una cucharadita de frijoles o un cuarto de huevo, porque tanto la carne como el pollo, gallina, frijoles y huevo son fuentes de proteínas. Conviene saber que la yema de huevo tiene mucho colesterol y unido a la grasa invisible de la gallina (está dentro de la carne y no la vemos) nos aumenta mucho el riesgo cardiovascular, para evitar esto podemos comernos solo un poquito de clara de huevo, que contiene proteína.

5.- En vez de utilizar colorante artificial, podemos aprovechar la riqueza de esta tierra y emplear “urucú”, se sofríe un poco al mismo tiempo que la cebolla, el pimentón y la gallina e igualmente nos da un color rojizo al plato. Es completamente natural y tiene propiedades similares al azafrán. Si estamos en otro país, simplemente usamos azafrán.

Los carbohidratos que nos aportan la yuca, las papas, el maíz o el arroz nos van a proporcionar energía duradera, por ello, siempre y cuando se coman en cantidad razonable (no más de medio plato) son saludables.

En la mayor parte de las ocasiones nos quejamos de los carbohidratos, pero no nos fijamos en las grasas saturadas y la Organización Mundial de la Salud, dice que de grasas saturadas solo se puede comer un 10% del total calórico (cada gramo de grasa multiplica por 9 su aporte energético) y un 55-60% de carbohidratos (cada gramo multiplica por 4 su aporte energético).

Y de una forma muy sencilla, en cinco pasos, comemos locro con la tranquilidad de que nos va a sentar bien y no va a dañar a nuestro organismo.

Es un plato muy rico y merece la pena perder un poco de tiempo en prepararlo de forma sana porque los alimentos no son un trámite para seguir viviendo, son la base gracias a la cual seguimos vivos y, dependiendo de cómo los preparemos así va a nuestra vida.

En nuestra mano está decidir si queremos estar sanos y fuertes o con enfermedades.

¡¡Que os aproveche¡¡

Última revisión: 25-06-19

Ensalada de legumbres y hortalizas.

garbanzos y hortalizas

Imagen ID: 16167980_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Crema de calabaza de Ernest Subirana.

receta saludable

– Marina Muñoz Cervera –

Vamos a conocer una sencilla receta que aporta muchos nutrientes y está elaborada por la experta mano de un Chef que además se muestra preocupado por nuestra salud y me refiero a Ernest Subirana.

Su Blog, de reciente creación, propone exquisitos, decorativos y económicos platos y explica cuáles son las virtudes nutricionales que poseen cada uno de los alimentos que utiliza para su elaboración.

Os lo recomiendo y podéis acceder a través del siguiente enlace: Cocina sana con Ernest Subirana (1).

Aunque el Blog se refiere a precios y comercios de España, los que no vivimos allí, podemos extrapolar. Por ejemplo, la receta que os pongo en esta entrada, se puede hacer en cualquier país de América del Sur, la calabaza es un producto de consumo cotidiano e igualmente la cebolla y son bien baratos.

Desde aquí felicito a su autor por su iniciativa y le pido que “siga manos a la obra”.

Con esta crema estaremos consumiendo muchas vitaminas y minerales (calabaza y cebolla) y, si adoptamos la sugerencia del chef, y la acompañamos con unos tostones de pan integral, nos proporcionarán la energía necesaria para metabolizar los alimentos reguladores. Si no tenemos tiempo para preparar un segundo plato, podemos enriquecer la crema con un huevo (revuelto o duro) y así aportaríamos la proteína necesaria para obtener un alimento completo y equilibrado.

Como refiere su autor (1), nos proporciona una gran cantidad de antioxidantes; la calabaza contiene, entre otros nutrientes, 582 microgramos de Betacarotenos, por cada 100 gramos de porción comestible, 922 microgramos de Luteína (antioxidante ocular), por cada 100 gramos, y 1,1 mg de Vitamina E (2); si sumamos lo anterior con las propiedades depurativas e hipolipemiantes (disminuye las grasas circulantes), entre otras, de la cebolla, obtenemos un saludable manjar.

Ingredientes (1):

 – Calabaza.
 – Cebolla.
 – Agua embotellada.
 – Aceite de oliva virgen extra.
 – Sal de escamas (podemos utilizar sal común)..
 – Pimienta blanca.
 – Pan integral.

Elaboración (1):

En una cacerola u olla mediana rehogamos media cebolla troceada en cuadritos con aproximadamente 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y unas escamas de sal para ayudar a cocinar la cebolla.

Una vez tengamos pochada (blanda) la cebolla, agregaremos los trozos de calabaza y removeremos el conjunto unos segundos.

Cubriremos de Agua Embotellada y dejaremos cocer unos 45m. aproximadamente. Si vemos que antes de este tiempo estimado la preparación se queda sin agua, añadiremos la que sea necesaria.

SUGERENCIA: Mientras tanto, tostaremos rebanadas de pan integral ligeramente aliñadas con aceite de oliva y las trocearemos para utilizarlas como picatostes sanísimos y los reservamos como guarnición de la crema.

Por último añadiremos una pizca de pimienta blanca a la preparación de la crema y rectificaremos de sal.

Trituraremos el conjunto con una batidora (1).

Podemos leer la receta completa entrando en el siguiente enlace:
Crema de Calabaza Antiox

¡¡Que os aproveche¡¡

Fuente:

(1)  Ernest Subirana “Crema de Calabaza Antiox”. Cocina sana con Ernest Subirana.
http://cocinasanaconernestsubirana.wordpress.com/2013/01/28/crema-de-calabaza-antiox/
(2) Ortega RM, López-Sobaler AM, Andrés P, Requejo AM, Aparicio Vizuete A, Molinero LM.
DIAL software for assessing diets and food calculations.
Departamento de Nutrición (UCM) y Alce Ingeniería, S.L.
Current Version 2.16 2012.

Imagen:

Vector de verduras y hortalizas.

vegetales

Imagen: http://es.imagewo.com/soft/UploadPic/vector2/201152102047706.jpg

Plato con ingredientes.

cebolla, zanahoria y ajos tiernos en plato decorativo

Copyright (c) 123RF Stock Photos

Una ensalada con efecto.

Fotografía de ensalada con efecto

Imagen ID: 11373553_s
Copyright (c) 123RF Stock Photos

Calabacines rellenos de carne picada.

Calabacines rellenos

-Marina Muñoz Cervera –

En este domingo, 22 de julio de 2012, os dejo una sencilla receta, económica y fácil de preparar. He variado un poco los ingredientes originales, disminuyendo la cantidad de carne para que cada comensal coma un poco más de 100 gramos. Este plato puede ser un entrante o un segundo y se puede acompañar con tostadas de pan, si es integral mejor,  para que nos suministre la energía en glúcidos complejos que necesitamos para metabolizar la proteína de la carne y el queso y las vitaminas y minerales del calabacín, la cebolla y los ajos.

Ingredientes para 4 personas:

– 2 calabacines medianos
– 1/2 kg de carne picada sin grasa visible
– 2 dientes de ajo
– 1 cebolla pequeña
– ½ vasito de vino blanco
– un poco de aceite para sofreír la carne y los ajos
– sal
– queso rallado bajo en grasa o requesón
– 8 tostadas  de pan medianas

Preparación:

Primero debemos abrir el calabacín a la mitad, con un cuchillo hacerle unos cortes sin llegar a tocar la piel. Después, con ayuda de una cucharilla, vamos vaciando el calabacín y reservándolo.

En una sartén, ponemos un poco de aceite y las láminas de ajo. Agregamos la cebolla y el calabacín reservado y dejamos que se cocine hasta que se vea transparente.

Añadimos la carne, salpimentamos y cocinamos hasta que coja color. Agregamos el vino blanco y dejamos reducir un minuto.

Cuando la carne ya está hecha, rellenamos los calabacines, espolvoreamos con queso rallado. Lo metemos en el horno a gratinar unos minutos y listos para servir en la mesa. Acompañaremos cada mitad de calabacín con dos tostadas medianas de pan, a ser posible integral.

¡¡Que os aproveche¡¡

Fuente:
Recetascocinar.org
http://www.recetascocinar.org/calabacines-rellenos-de-carne-picada/

Imagen:
http://www.recetascocinar.org/wp-content/uploads/2011/10/calabacines-rellenos-de-carne-picada.jpg