Archivo de la etiqueta: consumo

Tendencia mundial del consumo de “ultraprocesados”.

comestibles industriales

– Marina Muñoz Cervera –

Toneladas de productos «ultraprocesados» se venden por todo el mundo.

En el año 2013 se vendieron 471.476 kilotoneladas (más de 471 millones de toneladas) de productos ultraprocesados en el mundo entero.

Sigue leyendo

La calidad de las frutas.

fruta de calidad

– Marina Muñoz Cervera –

La calidad de las frutas es importante para la conservación de nuestra salud.

La fruta es un alimento delicado porque lo comemos crudo, tenemos que estar atentos a su calidad y a las recomendaciones para su consumo inocuo, respecto de su lavado y/o desinfección.
Sigue leyendo

¿Sabemos manejar las grasas en nuestra alimentación?

comida con grasa

– Marina Muñoz Cervera –

El manejo de las grasas es fundamental dentro de un equilibrio alimentario.

Cuidar el consumo de grasas no significa ponerse a una “dieta sin grasas”, consiste en balancear la alimentación consumiendo las necesarias para nuestro organismo y eliminando aquellas que nos van a hacer daño.

Por todos es sabido que, hoy por hoy, en gran parte gracias a los alimentos procesados, la ingesta de grasas saturadas y trans ha aumentado considerablemente y como consecuencia, también el padecimiento de enfermedades relacionadas con su consumo. Si conocemos su manejo y no nos dejamos llevar por la “moda industrial” equilibraremos nuestra alimentación. No obstante, tenemos que ser muy cautos porque en ocasiones, la disminución de grasas en los alimentos procesados, conlleva un aumento de azúcares refinados, por eso la lectura detenida del etiquetado de los alimentos es imprescindible para estar tranquilos con lo que estamos comiendo.

BBC Mundo, Salud ha publicado una noticia, hoy, 4 de noviembre de 2013 en la que explica cómo diferenciar unas grasas de otras. El artículo lleva por título: ¿Sabe distinguir las grasas buenas de las malas?.

Tomando como base el artículo, al que podéis entrar siguiendo el enlace del párrafo anterior, vamos repasar nuestros conocimientos sobre las grasas saturadas, no saturadas y trans.

Grasas saturadas:

Según NHS Choices, un sistema de asesoramiento del Sistema Nacional de Salud británico, “reducir algunas comidas ricas en grasas saturadas es una parte importante de una alimentación saludable”.

¿En qué alimentos abundan estas grasas? Sobre todo en:

– Mantequilla.
– Manteca y tocinos.
– Pasteles y masitas
– Productos cárnicos como salchichas y pasteles de carne.

También en los embutidos cárnicos, productos lácteos enteros, grasa visible de la carne (de color blanco), grasa visible de las aves, helados elaborados con leche entera, etc.

Tengo que comentaros que casi todos los alimentos, incluso aquellos considerados saludables, contienen una pequeña proporción de grasa saturada. No la eliminamos de la alimentación en absoluto sino reducimos los alimentos anteriormente mencionados, simplemente descartamos el exceso.

La OMS recomienda que no se supere el 10% del total calórico en forma de este tipo de grasas, si tenemos cada gramo nos aporta 9 kilocalorías, podemos calcular fácilmente el porcentaje recomendado.

Según la noticia mencionada, el Departamento de Salud Británico, no se deberían comer más de 30 gramos de grasa saturada al día en el caso de los hombres y no más de 20 gramos en mujeres. Si hacemos cuentas, 30 gramos es el 10% de una alimentación que contiene en total 2700 kilocalorías al día y 20 gramos equivale al 10% de una alimentación que nos aporta diariamente 1800 kilocalorías día.

Grasa no saturadas:

Las grasas saturadas pueden ser sustituidas en una alimentación balanceada por monoinsaturadas y poliinsaturadas. Más conocidas como Omega 3 y 6 las grasas poliinsaturadas son beneficiosas para nuestra salud, así como las monoinsaturadas.

¿En qué alimentos abundan?

– Pescados azules, como el salmón, sardinas o caballa.
– Frutos secos y semillas oleaginosas.
– Frutas y vegetales incluyendo el aguacate.

No obstante, tenemos que tener en cuenta que el porcentaje total de grasas dentro de un equilibrio alimentario, no debe superar el 30-35% del total calórico. Todos los tipos de grasas nos aportan, por gramo, 9 kilocalorías, por tanto, si el 10% está reservado para las saturadas, el 20% restante, debería ser del tipo poliinsaturada y monoinsaturada.

Grasas trans:

Las grasas trans naturales se encuentran en pequeña proporción en los productos lácteos enteros, en las carnes de res, cerdo o chancho.

Sin embargo, estas grasas se producen artificialmente y la industria convierte la grasa en la llamada “grasa hidrogenada” con objeto de cambiar su textura y prolongar su conservación.

¿En qué alimentos abundan las grasa trans?

– Pasteles y galletas.

También se encuentran en las margarinas, mantecas vegetales, aceites parcialmente hidrogenados, etc. Es importante que miremos la ficha nutricional del producto que compramos, pues ya existen algunas margarinas y productos de bollería “libres de trans”. Sin embargo, os recuerdo la necesidad de leerla con detenimiento puesto que el menoscabo en el sabor que supone eliminar las grasas de los alimentos procesados, puede ser suplido por un aumento de azúcares simples y éstos en una alimentación equilibrada, no deben superar el 10% del total de carbohidratos (55-60%), incluyendo su ingesta en base a frutas.

Estas últimas grasas están limitadas por la OMS a menos de 1% del total calóricos diario, este consumo se suple sin ninguna dificultad, consumiendo carne, puesto que ya sabemos que las reses y los cerdos contienen grasas trans naturales.

Enlaces relacionados:

Consumo de Ácidos Grasos: Conclusiones de una Consulta de Expertos de la FAO en el año 2008.
Riesgos asociados al consumo de grasas “trans”.
¿Porqué consumir grasas saturadas en exceso supone un “comportamiento poco sano”?

Fuentes:

– BBC Mundo. Salud.¿Sabe distinguir las grasas buenas de las malas? 4 de noviembre de 2013.
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/11/131031_salud_nutricion_grasas_buenas_finde_lav.shtml

Imagen:

ID: 22243509_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Última revisión: 18-04-19

Las dietas milagrosas entrañan riesgos.

-Marina Muñoz Cervera-

Una interesante noticia que ha sido publicada hoy, 29 de julio de 2012, expresa los daños que pueden producir las dietas milagrosas sin control por especialistas y también nos cuentan cómo podemos reconocerlas (1). La Federación de Usuarios Consumidores Independientes, con sede en Madrid, alerta sobre este tema y, por desgracia, ésto no solo ocurre en España. A veces la impaciencia y el desconocimiento nos llevan a tomar medidas arriesgadas que ponen en juego nuestra salud. No sólo pueden trastornar nuestro metabolismo, sino que suelen producir un efecto rebote y al terminarlas, volvemos a recuperar el peso perdido, con lo cual hemos gastado el tiempo, el dinero y hemos puesto en peligro nuestra salud. Recomiendan ponerse manos de especialistas en el tema porque probablemente los resultados serán más sólidos y duraderos.

FUCI (Federación de usuarios consumidores independientes) es una fundación de ámbito estatal fundada en 1986, tienen funciones de defensa al consumidor, información, formación, etc. Podéis conocerla mejor entrando en el enlace que os he dejado en el párrafo anterior.

La noticia ha sido publicada en lainformación.com en el siguiente enlace: Asociaciones de consumidores alertan sobre el peligro de las “dietas milagro” y el mismo artículo fue difundido el 23 de julio de 2012.

Nos dan algunas pautas para poder reconocerlas y, entre ellas:

– Todas prometen un rápido adelgazamiento.

– Aseguran que no son arriesgadas.

– Reiteran que son saludables.

Fuentes:

(1) http://noticias.lainformacion.com/salud/estado-fisico/asociaciones-de-consumidores-alertan-de-los-peligros-de-las-dietas-milagro_nxCXE9xMWSEE0sy65dvOQ2/

(2) FUCI alerta de los peligros de seguir dietas milagro sin control médico. http://www.fuci.es/?p=532

Imagen:

http://1.bp.blogspot.com/-O22oLO5Yh6g/TjBWm5EnKNI/AAAAAAAAB_o/6YdK7d2Fe80/s400/dietas+milagro.jpg

La Yuca o Mandioca: Una revisión de esta raíz tuberosa.

raíz de manihot esculenta

– Marina Muñoz Cervera –

Vamos a profundizar un poco en el conocimiento de una raíz tuberosa que, según el documento de la FAO ¿Por qué la Mandioca? publicado en el año 2008, es la tercera fuente de calorías en las zonas tropicales, después del arroz y del maíz. Se trata de la raíz de la planta “Manihot esculenta” de la familia Euphorbiaceae, conocida como Yuca o mandioca.

Manihot Esculenta. Yuca comestible

No podemos confundir la Yuca comestible con la planta del género Yucca de la familia de la familia Agavaceae, caracterizada por sus rosetas de hojas con forma de espadas y por sus racimos de flores blancas que suelen ser ornamentales.

Yucca gloriosa. Planta ornamental.

En el año 2000, en Roma, se lanzó La Estrategia Mundial del Fomento de la Mandioca, con la intención de mejorar la situación en el mundo de esta hortaliza, que se ha estudiado y desarrollado menos que otras fuentes de energía como el arroz, el maíz o el trigo; y por ello su cultivo es desigual y, a menudo de poca calidad. En la Sede de la FAO, cerca de 80 expertos en agricultura procedentes de 22 países contemplaron como posibilidades de la yuca:

1) Satisfacer las necesidades de seguridad alimentaria de unos 500 millones de agricultores que la producen.

2) Proporcionar una llave para el desarrollo rural y mejores ingresos a los productores, la industria transformadora y los comerciantes.

Concluyeron que la yuca podría convertirse en una materia prima básica de una gran variedad de productos elaborados, ello aumentaría la demanda de esta raíz y contribuiría a la transformación agrícola y al crecimiento económico de países en desarrollo (1).

El problema de la yuca es que es una planta cianogenética, es decir, que puede sintetizar, bajo determinadas condiciones Ácido cianhídrico, éste se forma cuando se cortan o trituran las partes de la planta que contienen glucósidos. En la yuca se han identificado dos glucósidos: linamarina y lotaustralina (2).

Las variedades de mandioca se clasifican en dulces o amargas, según la cantidad de cianuro en sus raíces (4). La yuca dulce tiene hasta 50 veces menos proporción de cianuro, sin embargo parece ser que para comer con seguridad esta raíz debe procesarse antes de su consumo. Existen tres métodos de procesamiento: 1- Los que eliminan el glucósido por lavado o prensado del material o por degradación enzimática del glucósido; 2- los que destruyen la enzima y 3 – Combinaciones de los dos métodos anteriores (2).

Aproximadamente el 85-90% del cianuro total de los tejidos de la yuca se encuentra cono linimarina o cianuro ligado y sólo el 10-15% como lotaustralina o cianuro libre; ambos glucósidos, linimarina y lotaustralina al hidrolizarse por acción de la enzima linamarasa, dan origen a glucosa y cianhidrina, ésta última se descompone en acetona y ácido cianhídrico libre gaseoso que puede ocasionar toxicidad en el organismo cuando se superan los límites de toxicidad (4).

El ácido cianhídrico se halla en mayor concentración en la corteza de la raíz, cáscara que se encuentra debajo de la cascarilla, que en la pulpa, y es mayor en la periferia que en el centro de la misma. No se conocen variedades de yuca que no contengan cianógenos y tampoco se han hecho estudios que relacionen el aspecto morfológico de esta raíz con su contenido en cianuro (4).

Sin embargo, los procesos normales a los cuales son sometidas las raíces de yuca para la alimentación animal, secado o ensilaje o para la alimentación humana por medio de la acción controlada del calor; parece que constituyen medios eficientes para reducir la cantidad de cianuro a niveles inocuos (4).

La ingestión de grandes cantidades de yuca con alto contenido de cianógeno, en forma cruda o mal procesada, puede causar envenenamiento fatal; la dosis letal mínima de ácido cianhídrico en los seres humanos es de 60 ppm. Aunque la intoxicación aguda por ácido cianhídrico es poco frecuente, el consumo prolongado de pequeños niveles del tóxico puede originar problemas nutricionales y fisiológicos serios. La mayoría de los síntomas de intoxicación se pueden asociar con la afinidad del ácido cianhídrico con iones metálicos como el hierro y el cobre. El ion cianuro reacciona con el ion hierro de la hemoglobina y forma cianohemoglobina, lo que imposibilita el transporte del oxígeno en la sangre. Asimismo, el ion cianuro puede formar complejos con algunas enzimas que tiene iones cobre como el citocromo-oxidasa, afectando ciertas reacciones del metabolismo, que pueden ocasionar depresión en los centros medulares, originando dificultades respiratorias y efectos tóxicos protoplasmáticos que pueden producir la muerte en casos extremos de intoxicación.

Por otra parte, en las poblaciones con altos índices de desnutrición se pueden presentar problemas de deficiencia de proteínas como el Kwashiorkor o enfermedades neurológicas como el Konzo. Se ha encontrado que cuando una enfermedad crónica ha estado asociada con el consumo de yuca, las víctimas han padecido también de una deficiencia proteínica; esto sugiere que hay una relación entre el envenenamiento por yuca y la deficiencia de proteína. Con la ayuda de la enzima rodanasa, el cuerpo humano detoxifica el cianuro mediante la formación de tiocianato, el cual es eliminado por medio de la orina; es el producto de la reacción entre el azufre orgánico de la proteína alimenticia y el cianuro libre de la yuca. Cuando hay una exposición constante a los cianógenos de la yuca, la mayor síntesis de rodanasa impone una demanda adicional de aminoácidos de las reservas del cuerpo. Para detoxificar un mg de HCN, el cuerpo necesita el suministro diario de cerca de 1,2 mg de azufre alimenticio proveniente de aminoácidos que contengan azufre. Si se consume regularmente yuca, las demandas de rodanasa y de los aminoácidos con azufre se agotan, y si la dieta es inadecuada, se puede perjudicar la síntesis de muchas proteínas vitales para funciones corporales, especialmente las del sistema nervioso central, dando como resultado el desarrollo de enfermedades de deficiencia proteínica. Con el tiempo, la pérdida de azufre de este sistema desencadena una parálisis súbita e irreversible. Cuando se comparan los contenidos proteínicos del arroz, el trigo y la yuca, esta última queda evidentemente rezagada. Un adulto que consuma un kilo de yuca tiene que ingerir 52 g de proteína de otras fuentes para obtener la ingesta diaria recomendada de 65 g. Por el contrario, en promedio, un kilo de trigo proporciona 121 g de proteína y uno de arroz 64 g. En conclusión, si el consumo de proteína es superior al adecuado, tanto para los requerimientos metabólicos generales como para la eliminación del cianuro de productos derivados de la yuca, los efectos tóxicos se reducen (4).

En un documento de la OMS, expresan que en algunas poblaciones se observaron efectos en el tiroides y, en particular, en el sistema nervioso, como consecuencia del consumo prolongado de yuca procesada inadecuadamente que contenía altas concentraciones de la sustancia (3).

Un estudio sobre la Toxicidad del cianuro llevado a cabo por Augusto V. Ramirez (Dirección Salud Ocupacional. Clínica Los Fresnos. Cajamarca, Perú y American College of Occupational and Environmental Medicine), y publicado en Anales de la Facultad de Medicina (5) refiere que la exposición a este tóxico ocurre en una variedad de ocupaciones que van desde la metalurgia a la industria de plástico o a los bomberos; la población general se puede exponer por inhalación de aire contaminado, ingestión de agua contaminada o de alimentos como la yuca. Describe el cuadro clínico de su intoxicación con síntomas como deterioro mental, trastornos visuales por atrofia del nervio óptico, alteraciones tiroideas, dermatitis de características variables, aunque siempre con un fondo de la piel de color rojo cereza, debido al incremento de la saturación de la hemoglobina en sangre venosa; en determinados casos se puede hallar cianosis. En África, la alta incidencia de neuropatía atáxica, bocio, ambliopía y otros desórdenes neurológicos, se asocia con la ingesta habitual de yuca. Y las dietas bajas en vitamina B12, roboflavina y proteínas exacerban el efecto neurotóxico del cianuro (5).

La Norma del Codex alimentarius, OMS, FAO, para la Yuca (Mandioca) dulce (Codex Stan 238-2003, Emd. 1-2005) dice (6):

“Esta norma es de aplicación a todas las variedades dulces de raíces de yuca (mandioca) obtenidas de Manihot esculenta Crantz de la familia Euphorbiaceae, que habrán de suministrarse frescas al consumidor, después de su acondicionamiento y envasado. Se excluye la yuca (mandioca) destinada a la elaboración industrial.

Los requisitos mínimos son:

– estar entera.

– estar sana, deberán excluirse los productos afectados por podredumbre, moho o deterioro que no sean aptos para el consumo.

– estar limpia y prácticamente exenta de cualquier materia extraña visible, excepto aquellas sustancias permitidas que prolonguen su vida útil.

– estar prácticamente exenta de plagas que afecten al aspecto general del producto.

– estar prácticamente exenta de daños causados por plagas.

estar exenta de humedad extrema anormal, salvo la condensación consiguiente a su remoción de una cámara frigorífica.

– estar exenta de cualquier olor o sabor extraños.

– ser de consistencia firme.

– estar prácticamente exenta de daños mecánicos o magulladuras.

– estar exenta de pérdida de color en la pulpa.

El corte en la parte distal de la yuca no deberá ser superior a los 2 cm de diámetro. El extremo del pedúnculo deberá tener un corte limpio entre 1 y 1,25 cm de longitud.

La yuca (mandioca) deberá haberse recolectado cuidadosamente y haber alcanzado el grado apropiado de desarrollo fisiológico teniendo en cuenta las características de la variedad y la zona en que se producen.

El desarrollo y la condición de la yuca (mandioca) deberán ser tales que le permita:

– soportar el transporte y la manipulación

– llegar al lugar de destino en estado satisfactorio.”

Valor nutricional (por 100 gramos de base seca):

Los datos han sido obtenidos de Infoagro Systems, S.L. (7)

Energía: 132 Kcal.
Agua: 65,2 %
Grasa: 0,4 %
Glúcidos totales: 32,8%
Fibra: 1%
Cenizas (%): 0,6
Calcio (mg): 40,0
Fósforo (mg): 34,0
Hierro (mg): 1,4
Tiamina (mg): 0,05
Riboflavina (mg): 0,04
Niacina (mg): 0,60
Ácido ascórbico (mg): 19,0
Porción no comestible (%): 32,0

Nombres comunes:

Boniato de las Antillas en las islas del Caribe; Guacamote en México; Mandioca dulce en España; Yuca comestible, yuca dulce, aipí, aipim, carapé, cicicín, guacamote, huacamote, macaxeira, mandioca blanca, mandioca dulce, mandioca mansa, quiscamote, sacharuma, yuca, yuca brava en México; en inglés: brazilian arrowroot, cassava, tapioca; en francés: manioc; en Tailandia: man-sampalang (general), man-samrong (Central), mam-mai (Peninsular); en la Península Malaya: hubiq khan (Semelai), ubi belanda, ubi benggala, ubi kayu; en Sumatra: oebi, oebi kajoe, oebi paid; en Java: katela djendral, pohon, pohon abang, telo markan, telotengkor (javaneses); ketela pohon (M.); sampen (sundaneses); ubi dangdur, ubi pongger (malayos); singkong, singkot pahit, ubi kaju; en Borneo: sabah: ubi kayu (malayos); ubi kayu puteh (Brunei); sarawak: bandung kapok (Bidayuh); jabang (Iban); en Filipinas: balangay, kamoting-kahoy (Bisaya); balanghoy (Samar-Leyte Bisaya); kahoy, kahoy patata (Ifugao); kamoting-kahoy (Tagalog); kasaba (Ilokano); sang-laykayo (Tagbanua); en las Islas Menores Sunda: alor: anti, batako hong kika, batako hong koeli, batako hong liking, batako kang; en las Moluccas: halmahera: inggris; Soela Sanana: Kasbi; en Nueva Guinea: irian jaya: baundo taindi (Kuman); wateni (Kebar); Papua New Guinea: Hofa hagaya (Okapa); kawara (Taisora); cassava, mandioca, tapiagose, tapioc, timango heme (8).

Consumo de la yuca en Latinoamérica:

La yuca es originaria de América del Sur, su cultivo comenzó hace 5000 años, desde entonces, se coecha extensivamente en zonas tropicales y subtropicales. Los primeros europeos que llegaron a estas tierras al darse cuenta de sus virtudes la distribuyeron por África y Asia. En latinoamérica se consumen tanto las hojas como las raíces de la planta, de formas muy variadas. También la industria utiliza sus productos, obtenidos principalmente a partir del almidón. Sus habitantes conocen desde hace mucho tiempo el problema de los glucósidos cianogénicos y han desarrollado formas para eliminar el cianuro de las yucas amargas.

Existen numerosas formas de consumo, En Colombia se hierven de 10 a 40 minutos en la preparación de sancochos (caldo espeso de carne, verdura, tubérculos y especies (9)), sopas y atoles. El tiempo de ebullición depende de la variedad, por ello la selección de las variedades es importante. Sólo se utilizan variedades dulces, ya que las amargas conservan su sabor después de la cocción y además, pueden ser peligrosas. La yuca también se consume frita, en forma de harinas fermentadas o no fermentadas, como chips de yuca frita, similares a las papas fritas con la ventaja de que absorbe menos aceite en el proceso de cocción por lo que es más saludable.

En Brasil, la mayor parte de la yuca se consume en forma de harinas en la preparación de diversos platos típicos.

Y es posible que, en un futuro, la producción de alcohol, que hasta el momento se obtiene de la caña de azúcar, se obtenga a partir de la yuca por la capacidad de esta planta de crecer en suelos marginales.

Como trozos secos ( Tailandia es líder mundial en esta forma de producción) o como pellets (gránulos) se utiliza en fórmulas balanceadas para la alimentación aviar y porcina, en piscicultura y para otros animales domésticos (9).

El 28 de mayo de 2013, la FAO, nos dice que la yuca tiene un gran potencial como cultivo en el siglo XXI (10).  Y en una guía de campo publicada por este organismo con el título “Ahorrar para crecer: la yuca“, que describe un modelo de agricultura respetuosa con el medio ambiente, explican cómo adaptar dicho modelo al cultivo de esta raíz, lo que puede incrementar su rendimiento en un 400% y así lograr que pase de ser un alimento para los pobres al cultivo del siglo XXI (10) (11).

En Bolivia se consume frita, como chips, en sopas o guisos, cocida como acompañamiento de carnes y platos diversos, en forma de masaco (pasta hecha de plátano, yuca cocida y queso), etc. Y, en realidad, una mesa no está bien puesta si falta la yuca porque es el equivalente al pan en Europa.

Afortunadamente, el sabor amargo del cianuro no es del gusto de las personas, en general, a pesar de ello me ha parecido interesante profundizar en el conocimiento de esta raíz aunque su consumo milenario demuestre, aparentemente, que puede ser consumida de forma inocua, si se sabe escoger la variedad y procesar de manera correcta (cocer, freir, etc).

Fuentes:

(1) Por qué la Mandioca? Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. 2008.
http://www.fao.org/ag/agp/agpc/gcds/index_es.html
(2) Monografía sobre la Yuca. COVECA. Comisión Veracruzana de Comercialización Agropecuaria. 2010.
http://portal.veracruz.gob.mx/pls/portal/docs/PAGE/COVECAINICIO/IMAGENES/ARCHIVOSPDF/ARCHIVOSDIFUSION/YUCA2010.PDF
(3) Hojas de información sobre sustancias químicas.
http://www.who.int/water_sanitation_health/dwq/gdwq3_es_12.pdf
(4) ftp://ftp.fao.org/docrep/fao/010/a1028s/a1028s02.pdf
(5) RAMIREZ, Augusto V. Toxicidad del cianuro: Investigación bibliográfica de sus efectos en animales y en el hombre. An. Fac. med. [online]. ene./mar. 2010, vol.71, no.1 [citado 12 Julio 2012], p.54-61. Disponible en la World Wide Web: . ISSN 1025-5583.
http://www.scielo.org.pe/scielo.php?pid=S1025-55832010000100011&script=sci_arttext
(6) Frutas y hortalizas frescas. Primera edición. Codex alimentarius. Organización Mundial de la Salud, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación.
http://books.google.com.bo/books?id=q_LefvdAOAMC&pg=PA143&lpg=PA143&dq=la+yuca+o+mandioca+FAO+OMS.&source=bl&ots=drkUGpKDgA&sig=jE2P50_xJ7dvRIkaFcHtDkDwRcg&hl=es-419&sa=X&ei=zEz_T_DLEOao0AHq483HBA&ved=0CFYQ6AEwCQ#v=onepage&q=la%20yuca%20o%20mandioca%20FAO%20OMS.&f=false
(7) El cultivo de la yuca. Infoagro Systems, S.L.
http://www.infoagro.com/hortalizas/yuca.htm
(8) http://es.wikipedia.org/wiki/Manihot_aipi
(9) Ceballos, Hernán. La yuca en Colombia y el Mundo. Nuevas perspectivas para un cultivo milenario.
http://www.clayuca.org/PDF/libro_yuca/capitulo01.pdf
(10) Centro de Prensa de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). “La yuca tiene gran potencial como cultivo del siglo XXI”. 28 de mayo de 2013.
http://www.fao.org/news/story/es/item/176821/icode/
(11) Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. “Ahorrar para crecer: la yuca”.
http://www.fao.org/ag/save-and-grow/cassava/es/

(*) http://es.wikipedia.org/wiki/Yucca

Imágenes:


http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/d/d0/Yucca_gloriosa_in_clay_pot.jpg/450px-Yucca_gloriosa_in_clay_pot.jpg

 

Actualizada el 29 de agosto de 2012
Actualizada el 30 de mayo de 2013

Aumentar la producción agrícola y reducir el desperdicio de alimentos son las nuevas recomendaciones de la FAO.

mercado de frutas y verduras

– Marina Muñoz Cervera –

En un comunicado de 11 de julio de 2012, la FAO (Food Agriculture Organization) nos habla de la necesidad de incrementar un 60% la producción agrícola de alimentos para cubrir las necesidades de consumo de la población, en los próximos 40 años.

Nos cuenta también que, hasta ahora, el mayor aumento en la producción ha ocurrido en Latinoamérica, El Caribe y en el África subsahariana. Y refiere la necesidad creciente de mejorar el uso sostenible de los recursos, fomentando mejores prácticas agronómicas y creando un ambiente regulador apropiado.

Por último, recomienda que se reduzca el desperdicio de alimentos.

Considera todos los factores mencionados, como necesarios en la seguridad alimentaria.

Enlaces relacionados:

¿Se podría minimizar el desperdicio de alimentos?
Seguridad alimentaria: Tabla-resumen de las valoraciones más importantes del “Index Global” en 105 países del mundo.
La producción mundial de alimentos debe incrementarse en un 70% para el año 2050.

Fuente:

Producción agrícola debe crecer un 60% en los próximos 40 años, estima FAO. Centro de Noticias ONU.

http://www.un.org/spanish/News/fullstorynews.asp?NewsID=23937

Imagen: Copyright (c) 123RF Stock Photos

La importancia del consumo diario de fibra en la disminución de riesgos de mortalidad específicos.

– Marina Muñoz Cervera –

Muchos expertos han determinado que la alimentación rica en fibra tiene una importante influencia en la disminución de la mortalidad. Las recomendaciones de la OMS establecen la necesidad de su consumo para prevenir enfermedades  y para el mantenimiento de la salud (1).

En un arduo e interesante trabajo de investigación, publicado en The American Journal of Nutrition, en su Volumen 96, del mes de Julio de 2012 :  “Fiber intake and total and cause-specific mortality in the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition cohort” (2); disponible en Internet el Abstract del estudio en el siguiente enlace: http://www.ajcn.org/content/96/1/164.abstract ; se han llegado a conclusiones respecto de la ingesta de fibra y  la disminución del riesgo de mortalidad debida a algunas causas muy concretas; aportan  las relaciones de  asociación existentes entre su consumo diario y algunas causas de muerte específicas, además de la cardiovascular (2). Podéis leerlo también, en inglés, en la entrada anterior, de este blog.

He hecho una traducción libre y os dejo lo que me ha parecido más relevante,  para que conozcáis, un poco,  la importante investigación, que afecta a enfermedades muy comunes con riesgo de mortandad entre la población adulta:

“El objetivo del estudio fue determinar la relación entre el consumo de fibra y algunas causas específicas de mortalidad en Europa, a través de un estudio prospectivo en 452,717 mujeres y hombres.

Los cocientes de riesgo multivariable ajustado (HR) y 95% intervalo de confianza (IC) fueron estimados con el modelo de Cox de riesgos proporcionales, estratificados por edad, sexo, tipo de educación, consumo de tabaco y alcohol, Índice de Masa Corporal (IMC), actividad física, total de energía consumida, y, en mujeres, la ingesta de terapia hormonal para la menopausia.

Parece ser que la ingesta de fibra estuvo inversamente relacionada con la mortalidad global, con la debida a problemas circulatorios, la atribuida a problemas digestivos, enfermedades inflamatorias no cancerígenas ni cardiovasculares, cánceres relacionados con el hábito de fumar, sin embargo, no existió esta relación inversa con los cánceres debidos a otras causas diferentes del tabaco.

Las asociaciones fueron más evidentes para la fibra de los vegetales y cereales y menos con las procedentes de las frutas.

Una mayor ingesta de fibra se asocia con una menor tasa de mortalidad, particularmente derivada de enfermedades del aparato circulatorio, digestivo (como cirrosis) y enfermedades inflamatorias no cancerígenas ni cardiovasculares. Sus resultados apoyan las recomendaciones actuales de alta ingesta de fibra en la dieta de mantenimiento de la salud” (2).

La cantidad diaria recomendada de fibra alimentaria está establecida en, al menos, 25 gramos (1,3).

Vamos a revisar un poco las fuentes de fibra y sus funciones en el organismo (EUFIC: European Food Information Council)(4)

A pesar de no ser un nutriente, la fibra alimentaria es un componente importante de nuestra dieta. La principal razón de su importancia es que pasa por nuestro organismo sin ser absorbida.

¿Qué es la fibra alimentaria?

La fibra alimentaria está formada por partes comestibles de plantas que nuestro intestino delgado es incapaz de digerir o absorber y que llegan intactas al intestino grueso. Entre ellas, se encuentran los polisacáridos distintos del almidón (por ejemplo, la celulosa, la hemicelulosa, las gomas y las pectinas), los oligosacáridos (por ejemplo, la inulina), la lignina y las sustancias vegetales asociadas (por ejemplo, las ceras y la suberina). El término fibra alimentaria comprende además un tipo de almidón conocido como almidón resistente (presente en legumbres, semillas y granos parcialmente molidos y algunos cereales de desayuno) porque resiste a la digestión en el intestino delgado y llega intacto al intestino grueso.

Fuentes de fibra alimentaria

La fibra alimentaria se encuentra en las frutas (pera, fresa, mora, frambuesa, grosella y naranja), las verduras (col de Bruselas, alcachofa, cebolla, ajo, maíz, guisantes, judías verdes y brécol, etc), las legumbres (lentejas, garbanzos, alubias, etc) y los granos de cereal enteros (salvado de trigo, de avena, pan de cereales integrales o multi-cereales, etc).

Tipos de fibra alimentaria

A menudo, la fibra alimentaria se clasifica según su solubilidad, en fibra soluble o insoluble. Ambos tipos de fibra se encuentran en distintas proporciones en los alimentos que contienen fibra. La avena, la cebada, las frutas, las verduras y las legumbres son buenas fuentes de fibra soluble. Los cereales integrales y el pan integral son fuentes ricas en fibra insoluble.

La fibra alimentaria y la salud

La fibra alimentaria ingerida avanza por el intestino grueso, donde es fermentada parcial o totalmente por las bacterias intestinales. Durante el proceso de fermentación, se forman diversos subproductos, ácidos grasos de cadena corta y gases. Los efectos beneficiosos para la salud de la fibra alimentaria se derivan de la acción combinada del proceso de fermentación y de los subproductos resultantes.

Los principales efectos fisiológicos atribuidos a la fibra alimentaria afectan a:

• La función intestinal

La fibra alimentaria, especialmente la fibra insoluble, ayuda a prevenir el estreñimiento al incrementar el peso de las heces y a reducir la duración del tránsito intestinal. Este efecto es aun mayor si el consumo de fibra se acompaña de un aumento de la ingesta de agua.

Los ácidos grasos de cadena corta, producidos cuando la fibra fermenta por la acción de las bacterias intestinales, son una fuente importante de energía para las células del colon y pueden inhibir el crecimiento y la proliferación de células cancerígenas en el intestino.

Al mejorar la función intestinal, la fibra alimentaria puede reducir el riesgo de enfermedades y trastornos, tales como la enfermedad diverticular o las hemorroides y puede tener un efecto protector frente al cáncer de colon.

• Los niveles de glucosa en la sangre

La fibra soluble puede ralentizar la digestión y la absorción de hidratos de carbono y, por consiguiente, reducir la subida de la glucosa en la sangre que se produce después de comer (postpandrial) y la respuesta insulínica. Esto puede contribuir a que las personas diabéticas tengan un mejor control de la glucemia.

• El colesterol sanguíneo

Los resultados de varios estudios epidemiológicos revelan otra función de la fibra alimentaria en la prevención de la enfermedad cardiaca coronaria (ECC), la de mejorar los perfiles de lípidos en la sangre. Los ensayos clínicos confirman los resultados de dichos estudios. La fibra de consistencia viscosa, como la pectina, el salvado de arroz o el de avena, reducen el colesterol sérico total y el nivel de colesterol LDL (de lipoproteína de baja densidad o colesterol malo). Entre tanto, las investigaciones siguen demostrando que una dieta con un elevado contenido de fibra alimentaria de origen mixto también protege contra la ECC.

• Otros efectos

Aunque la prevención del estreñimiento, la mejora de los niveles de glucosa en sangre y los perfiles de lípidos en la sangre son los principales efectos beneficiosos derivados de una dieta rica en fibra alimentaria, no hay que olvidar otras consecuencias positivas. Por ejemplo, dado que la fibra aumenta el volumen de la dieta sin añadir calorías, puede tener un efecto saciante y ayudar así a controlar el peso.

Para beneficiarse de todos los efectos de la fibra es importante variar las fuentes de fibra en la dieta. Las dietas con frutas, verduras, lentejas o alubias y cereales integrales no sólo proporcionan fibra alimentaria, sino que aportan además otros nutrientes y componentes alimentarios fundamentales para una salud óptima.(4)

Fuentes:

(1) http://whqlibdoc.who.int/trs/who_trs_916.pdf
WHO Technical Report Series 916. DIET, NUTRITION AND THE PREVENTION OF CHRONIC DISEASES. Report of a Joint WHO/FAO Expert Consultation World Health Organization Geneva.
(2) Am J Clin Nutr July 2012 vol. 96 no. 1 164-174
http://www.ajcn.org/content/96/1/164.abstract
(3)http://www.eufic.org/article/es/artid/En_que_consisten_las_Cantidades_Diarias_Orientativas/
(4) http://www.eufic.org/article/es/nutricion/fibra/artid/fibra-alimentaria-funcion-dieta-sana/

Imagen: http://www.adelgazare.com/wp-content/uploads/2011/04/alimentos-ricos-en-fibra.jpg