Archivo de la etiqueta: exceso

Carencia y exceso de ácido pantoténico.

niño desnutrido

– Marina Muñoz Cervera –

La deficiencia de esta vitamina es muy rara debido a su presencia en la mayor parte de alimentos.

Suele presentarse como un déficit asociado a otros nutrientes formando parte del cuadro de desnutrición.

Hoy en día, la malnutrición y desnutrición no son exactamente infrecuentes, por desgracia, y hay personas que no se alimentan bien por falta de recursos, pero también hay otras que disponiendo de medios, sufren de falta de nutrientes.

Deficiencia:

Como carencia aislada de esta vitamina se describe el caso de unos prisioneros de guerra capturados por los japoneses entre los años 1942 y 1945 que padecían un Síndrome de quemazón en los pies y así lo expresa la FAO en su Documento «Nutrición Humana en un mundo en desarrollo».
Sigue leyendo

Exceso de proteína animal y riesgo de diabetes tipo 2.

cerdo en un plato

– Marina Muñoz Cervera –

El exceso de proteína animal no es saludable.

Un estudio revela que las personas que consumen 78 gramos al día de proteína animal tienen un 22% de probabilidades más de padecer diabetes tipo 2 que los que consumen 36 gramos al día.

La revista Jano nos informa, hoy 15 de abril, sobre el riesgo del exceso de consumo de proteínas animal en nuestra alimentación.

El trabajo realizado por expertos de la Universidad de Wageningen (Países Bajos) y llevado a cabo con los datos de un trabajo anterior que duró 12 años, sobre una amplia población de adultos europeos procedentes de 8 países, concluye que debería considerarse la limitación en la alimentación de las proteínas de origen animal.

Podéis acceder al estudio publicado en Diabetes Care a través del enlace anterior.

Para que os hagáis una idea de las cantidades de proteínas que nos aportan algunos alimentos de procedencia animal, superamos los 78 gramos diarios si consumimos, a lo largo de un día, todos los alimentos siguientes: 100 gramos de carne, 100 gramos de pescado, 1 huevo mediano, 100 gramos de mortadela, 2 vasos de leche de 200 ml cada uno y un yogur.

No es tan raro que se consuma lo anteriormente descrito porque un solomillo o un entrecot de ternera pueden llegar a pesar 250 gramos en un restaurante y solo con eso superamos los 36 gramos necesarios para que el riesgo sea menor.

Entradas relacionadas:
Riesgos del consumo excesivo de proteína animal en personas de mediana edad.
La diabetes: Una enfermedad que se puede prevenir.

Fuentes:

– JANO.es. «Las personas que toman más proteínas animales tienen más probabilidad de ser diagnosticados de diabetes». 15 de abril de 2014.

http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/personas/toman/mas/proteinas/animales/tienen/mas/probabilidad/dianosticados/diabetes/_f-11+iditem-21907+idtabla-1

– Diabetes Care. «Dietary Protein Intake and Incidence of Type 2 Diabetes in Europe: The EPIC-INTERACT Case-Cohort Study»

doi: 10.2337/dc13-2627 Diabetes Care April 10, 2014

http://care.diabetesjournals.org/content/early/2014/04/07/dc13-2627.abstract?sid=b445d086-4578-4d72-9de9-6779edf0a47c

Imagen:

ID: 24900913_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Comer carne en exceso puede tener consecuencias para la salud.

carne con pure y brecol

– Marina Muñoz Cervera –

La carne es un alimento proteico que gusta a muchas personas.

Es nutritiva, ya que nos aporta proteínas de excelente calidad, sin embargo, excederse de las cantidades recomendadas en las pirámides alimenticias, de 3 o 4 raciones a la semana, puede tener consecuencias indeseables para la salud.

Solo un dato, «la prevalencia de diabetes entre los veganos o vegetarianos se reduce a la mitad». También es raro, entre ellos, el sobrepeso o la obesidad y padecen con menos frecuencia enfermedades como hipertensión, cálculos biliares o renales, problemas cardiovasculares e incluso ciertos tipos de cáncer.

No podemos olvidarnos que la carne contiene grasa saturada visible e invisible, podemos controlar la que vemos, pero no la interna, que se encuentra entre las fibras musculares; también contiene grasas trans naturales. Un consumo moderado de este alimento, dentro de una alimentación equilibrada, es bueno para nuestra salud, excepto que, por motivos morales o de otra índole, decidamos prescindir de ella en nuestra alimentación.

El hecho es que, hoy en día, el 85% de los alemanes consumen carne a diario o casi todos los días y Estados Unidos es uno de los países más consumidores de este alimento en el mundo: los hombres ingieren un promedio de 196 gramos al día y las mujeres, 125 gramos diarios, sin embargo, lo escándalos relacionados con este alimento suelen reducir el consumo y descienden las ventas (1).

Un artículo publicado el 13 de noviembre el «El Confidencial» que lleva por título Comer carne produce diabetes (y da igual cómo sea el resto de tu dieta), nos cuenta que el Instituto Francés de la Salud ha realizado un vasto estudio sobre los hábitos de vida de más de 66.000 mujeres durante 14 años, y llegaron a la conclusión de que «comer carne es el hábito que más aumenta el riesgo de diabetes, tanto es así que si se consume en exceso, más de 3 o 4 veces a la semana, la ingesta de frutas y verduras no compensa el desequilibrio nutricional que provoca, generando a la larga la incapacidad del cuerpo para producir insulina y, por tanto un aumento de glucosa. Las personas que comieron carne con una frecuencia semanal superior a la recomendada desarrollaron diabetes en un 56% más de casos que el grupo de personas que la consumieron en cantidades moderadas».

Si queréis leer la noticia completa podéis acceder a través del enlace que lleva su título. En cualquier caso, responsabilizan de este devastador efecto a la acidez metabólica consecuente al consumo excesivo de carne, que dificulta la conversión de los azúcares en energía aprovechable y recomiendan que los alimentos llamados «ácidos» (que acidifican el metabolismo) como la carne, azúcar, café, alcohol, aceitunas, leche o huevos, no superen el 25% de la ingesta diaria y el 75% restante debe estar representado por alimentos que alcalinicen el metabolismo .

Respecto de los alimentos que acidifican y alcalinizan el metabolismo (sobre todo por su contenido mineral), hablaremos en otra entrada, no obstante, os anticipo que la acidez o alcalinidad es una medida de «pH», es decir, una escala de 1 al 14 que mide estos parámetros, así de una medida de 0 a 7 indica acidez y de 7 a 14, alcalinidad. El pH normal de la sangre de organismo es ligeramente alcalino, entre 7,35 y 7,45. El Doctor Dudley d’Auverge Wriht, en su libro «Foods for Health and Healing» afirma que la alcalinidad normal de los fluidos del organismo es el factor más favorable para la correcta acción de las vitaminas.

Podría decirse, de forma genérica que los alimentos que favorecen la alcalinidad son las hortalizas, todas las ensaladas y todas las frutas frescas (excepto los arándanos y las ciruelas), la leche de almendras, el mijo y el trigo sarraceno. Y protegen al organismo de la acción de los alimentos acidificantes.

Aunque resulte paradójico, hay alimentos, como los cítricos o el tomate crudo, considerados ácidos, pero que después de la su digestión y asimilación, alcalinizan la sangre.

De forma general,  las carnes, huevos, queso curado, pescado, azúcar, cereales refinados, té y el alcohol, como alimentos acidificantes. Los frutos secos, excepto las almendras, se consideran acidificantes.

No obstante, sobre este tema, hay variedad de opiniones y en los libros podemos encontrar esa diversidad, por ejemplo, el café aparece como acidificante o alcalinizante, dependiendo de la bibliográfia consultada.

Y, para terminar esta entrada, comentaros que el equilibrio alimentario es importante para mantener nuestra salud, un consumo de carne diario o incluso de dos veces al día, probablemente, va a pasarnos factura, queramos o no, por eso es conveniente no aumentar nuestra ingesta de este alimento de 3 o 4 raciones a la semana, el resto de los días podemos comer huevos, legumbres o pescado, todas ellas son unas excelentes fuentes de proteína. Y, si al comer carne, rodeamos nuestro plato con alimentos que favorezcan la alcalinización de nuestro metabolismo (hortalizas y verduras) pues mucho mejor.

Enlaces relacionados:

Pirámides alimentarias del mundo
Hacia un equilibrio en la alimentación.

Fuentes:

– Claudia Christine Wolf. «La Mente de los Vegetarianos». Revista Investigación y Ciencia. Noviembre de 2013.
– El Confidencial. «Comer carne produce diabetes (y da igual cómo sea el resto de tu dieta)». 13 de noviembre de 2013.
http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-11-13/comer-carne-produce-diabetes-y-da-igual-como-sea-el-resto-de-tu-dieta_53472/
– Inserm. Institut national de la santé et de la recherche médicale.
http://www.inserm.fr/
– Tim Spong y Vicky Peterson. «La Combinación de los Alimentos». Ediciones Robincook. Barcelona 2003.
– Dr. Jorge Pamplona Roger. «Alimentos que curan». Editorial Safeliz. S.L. USA. 1995.
– Ernst Schneider, Esther Malaxetxebarría, Jorge Pamnplona Roger. «Salud por la naturaleza». Editorial Safeliz,S.L. Madrid, 2004.

Imagen:

ID: 15582335_s Copyright (c) 123RF Stock Photos