Archivo de la etiqueta: carencia

Magnesio, deficiencia y toxicidad.

deficiencia de magnesio

– Marina Muñoz Cervera –

Es raro que nos falte este mineral, pero si existe carencia, los síntomas están relacionados con todas sus importantes funciones.

Los trastornos alimentarios como la anorexia, la falta de ingestión de alimentos por escasez de los mismos, etc. pueden ser causa, hoy en día, de carencia de magnesio, normalmente asociada a otros micronutrientes.

Los alimentos aislados no nos aportan grandes cantidades de magnesio y es del conjunto de los mismos de donde obtenemos la cantidad, que necesitamos a diario, de este macromineral.

Sigue leyendo

El fósforo, deficiencia y toxicidad.

falta de energia

– Marina Muñoz Cervera –

El fósforo es necesario para nuestra vida, sin fosfato perdemos energía y nuestros huesos y músculos están débiles.

Este mineral se encuentra en muchos alimentos, incluidos los procesados y bebidas comerciales (en forma de fosfato), por eso no es frecuente su carencia.

Deficiencia de fósforo:

La rara carencia de este mineral puede presentarse en casos de delgadez extrema o emaciación, es decir, en desnutrición por falta de ingestión de alimentos, ya sea la causa por carencia de los mismos o por un trastorno alimentario como la anorexia nerviosa. También puede darse en ancianos con malnutrición.
Sigue leyendo

Vitamina B6 ¿qué pasa si nos falta o sobra?

vitamina b6

– Marina Muñoz Cervera –

La vitamina B6 es una vitamina hidrosoluble que se encuentra presente en muchos alimentos.

Es esencial para que funcionen correctamente las enzimas del organismo y para la formación anticuerpos necesarios para defendernos de enfermedades infecciosas, entre otras importantes funciones.

No es una vitamina muy estable y se pierde mucho con la cocción de los alimentos, congelación, refinado de los cereales, etc. Si además de todo ello, padecemos alguna enfermedad o estamos en una situación de aumento de demandas como puede ser el estrés, podríamos sufrir una carencia de esta vitamina, entre otras.

Una forma activa de esta vitamina, la piridoxina, se consume en forma de suplementos y su uso prolongado o desmedido puede dar problemas de toxicidad y/o interferencias con algunos medicamentos que estemos tomando en ese momento.

Vamos a conocer ambos extremos.
Sigue leyendo

“Malnutrición” como fuente de enfermedades crónicas.

malnutricion
– Marina Muñoz Cervera –

La malnutrición permite el desarrollo de enfermedades crónicas.

Una mala alimentación no atiende a la necesidad de nutrientes del organismo humano.

Se ha demostrado que la mala nutrición, incluyendo un consumo inadecuado de frutas, verduras y cereales integrales, provoca el desarrollo de enfermedades crónicas.

Entendemos por malnutrición una forma de alimentación incorrecta que no contempla la aportación de todos los nutrientes necesarios para la vida y que conlleva serios riesgos para la salud con el paso del tiempo.

Hasta ahora, se sabía que determinados estilos de vida, como el sedentarismo, tabaquismo o una mala nutrición eran factores de riesgo para enfermedades crónicas, pero ya se ha demostrado que la malnutrición por sí misma (sin otros factores de riesgo asociados) es capaz de provocar múltiples patologías a la larga. Así ha concluido un estudio internacional, sobre el nos informa la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).
Sigue leyendo

Carencia y exceso de ácido pantoténico.

niño desnutrido

– Marina Muñoz Cervera –

La deficiencia de esta vitamina es muy rara debido a su presencia en la mayor parte de alimentos.

Suele presentarse como un déficit asociado a otros nutrientes formando parte del cuadro de desnutrición.

Hoy en día, la malnutrición y desnutrición no son exactamente infrecuentes, por desgracia, y hay personas que no se alimentan bien por falta de recursos, pero también hay otras que disponiendo de medios, sufren de falta de nutrientes.

Deficiencia:

Como carencia aislada de esta vitamina se describe el caso de unos prisioneros de guerra capturados por los japoneses entre los años 1942 y 1945 que padecían un Síndrome de quemazón en los pies y así lo expresa la FAO en su Documento “Nutrición Humana en un mundo en desarrollo”.
Sigue leyendo

Carencia de Yodo: prevenir antes que curar.

fuentes

– Marina Muñoz Cervera –

La falta iodo en nuestra alimentación o su aporte insuficiente, tiene consecuencias serias para la salud.

Estas carencias se asocian a zonas en las que no existe litoral marítimo, sin embargo, según nos cuenta un artículo de Infosalus, en España también hay grupos de riesgo.

Sergio Donnay, coordinador del Grupo de Trabajo de Deficiencia de Yodo y Disfunción Tiroidea de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) refiere, en el artículo mencionado, que las posibles carencias se dan sobre todo en el grupo de las embarazadas donde aún existen casos de déficit que ocasionan graves efectos sobre el desarrollo psiconeurológico de fetos y niños.

¿En qué lugares del mundo hay deficiencias de iodo?

El mapa del mundo que la FAO publica marcando en negro las zonas geográficas en las que el yodo es deficitario, es el siguiente:

mapa del mundo

Vemos que existen muchos países del mundo en los que el yodo es deficitario. En estas zonas se recurre a la sal yodada como alternativa para la aportación de este micronutriente a través de la alimentación.

Un mapa de UNICEF nos ilustra las áreas geográficas en las que este tipo de sal se consume sin problema y llega al 90% de la población (color verde), las zonas en las que consumo es de un 50 a un 89% (color amarillo), aquellas en las que se mantiene por debajo de un 50% (color rojo), según datos obtenidos entre los años 2000 y 2006, procedentes de la base de datos de UNICEF 2007.

unicef

En la Asamblea Mundial de la Salud de 1992, los países europeos se unieron con el objetivo de eliminar las enfermedades causadas por la deficiencia de yodo. Después, en 2002, las Naciones Unidas establecieron otro objetivo: la erradicación, para el año 2005, de la deficiencia de yodo. En la actualidad, y pese al notable avance logrado en las dos últimas décadas, la amenaza de la deficiencia de yodo sigue estando presente en Europa.

Estamos en el año 2014 y Sergio Donnay apunta que “la carencia de este micronutriente mineral es muy frecuente”. Este experto nos dice que “las deficiencias en yodo acarrean una gran cantidad de problemas de salud. En los adultos los efectos más aparentes se centran en el bocio, el agrandamiento anómalo de la glándula tiroides que intenta compensar las carencias aumentando su tamaño con el objetivo de producir más hormonas. Sin embargo, sus efectos no visibles son los más dañinos ya que se producen en las madres gestantes que no pueden pasar las necesarias hormonas tiroideas a los fetos, dando lugar en éstos a importantes problemas en el desarrollo psiconeurológico. Los niños son otro grupo de riesgo ya que las deficiencias afectan en gran medida a su desarrollo neurológico”.

También refiere que, “aunque no hay que abusar de la sal sea cual sea su composición, hay que tender al consumo ideal diario de sal que se estima en 5 gramos y que este consumo de sal yodada debe ser mantenido en el tiempo para que sea eficaz en términos nutricionales”.

Si vivimos en una zona en la que las posibilidades de comer pescado de mar son nulas, nuestra única fuente alimenticia de yodo es la sal yodada, pero si, por el contrario, residimos en una zona marítima y comemos pescados y hortalizas cultivadas en esa tierra, una alimentación variada y equilibrada nos aporta el yodo necesario para no sufrir carencias.

No podemos consumir yodo en exceso porque, aunque la toxicidad crónica se da cuando consumimos 20 veces de la cantidad diaria recomendada, que en los adultos es de 150 microgramos por día, el exceso supone un riesgo grave a tener en cuenta.

Entradas relacionadas:

El Yodo: Su importancia para la salud y fuentes alimentarias.

Fuentes:

– Infosalus. Europa Press. “Deficiencias en yodo: un enemigo invisible”. Madrid, 10 de abril de 2014.

http://www.infosalus.com/nutricion/noticia-deficiencias-yodo-enemigo-invisible-20140410170754.html

-Depósitos de Documentos de la FAO. Nutrición humana en el mundo en desarrollo. “Trastornos por carencia de yodo”.

http://www.fao.org/docrep/006/w0073s/w0073s0i.htm

– UNICEF. “ODM 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre. Consumo de sal yodada”. Base mundial de datos de UNICEF, 2007.

http://www.unicef.org/spanish/progressforchildren/2007n6/index_41509.htm

Última revision: 30-10-18

 

 

Deficiencia y toxicidad de Riboflavina o Vitamina B2.

chica cerrando los ojos

– Marina Muñoz Cervera –

Ni una sola célula de nuestro organismo podría subsistir sin riboflavina.

Esta vitamina es fundamental en el metabolismo para la liberación de energía en el interior de la célula. Su papel es clave en la conversión de todos los macronutrientes en formas más sencillas que el organismo pueda utilizar como fuentes de energía.

También es fundamental para el cuerpo utilice la vitamina B1 o tiamina y la niacina.

Errores sencillos en el tratamiento de nuestros alimentos pueden conllevar una pérdida de riboflavina. Ya sabemos que es muy sensible a la luz solar, así una exposición de 3 horas y media al sol o a una lámpara potente pueden destruir el 70% de esta vitamina. Otros alimentos como el pan y el queso cuando se exponen durante mucho tiempo a la luz sufren la agresión de los radicales libres, activada por la luz ultravioleta, lo cual destruye la molécula de esta vitamina.

Deficiencia de vitamina B2:

El déficit de riboflavina puede estar provocado por:

– Escaso aporte con la alimentación.
– Problemas de malabsorción intestinal.
– Infecciones fuertes y crónicas.
– Alcoholismo.
– Estrés físico y/o emocional.
– Tratamiento con antibióticos e ingesta prolongada de anticonceptivos orales.

Los síntomas que produce son los siguientes:

– Queilitis (grietas en las comisuras de la boca), glositis (enrojecimiento e inflamación de la lengua), estomatitis angular.
– Sensación de arenilla bajo los párpados.
– Ojos fatigados, enrojecidos con sensación de ardor.
– Hipersensibilidad a la luz.
– Labios agrietados.
– Descamaciones cutáneas en nariz, frente y orejas.
– Caída del cabello
– Temblores en las extremidades.
– Vértigo.
– Pérdida de la capacidad de concentración.
– Trastornos del sueño.
– Neuropatías, demencia.
– Calambres.
– Hepatopatías.
– Diarrea.
– Alteraciones del sistema inmunológico.
– Depresión e histeria en casos severos.

La deficiencia de vitamina B2 también afecta al metabolismo del hierro y ocasiona anemia hipocrómica en fases avanzadas.
Es bastante usual que haya un déficit combinado de vitaminas, es decir, de varias al mismo tiempo.

Toxicidad por vitamina B2

Existe poca información sobre la toxicidad por esta vitamina, pero dosis altas durante prolongados períodos de tiempo pueden interferir en el metabolismo de la vitamina B1 y vitamina B6.
Describe la literatura que en ratas de experimentación, su exceso puede dar lugar a anuria (pérdida de la emisión de orina) y azotemia.

Enlaces relacionados:

Las mejores fuentes de Riboflavina o Vitamina B2.
¿Para qué sirve la Riboflavina o Vitamina B2?

Fuentes:

– Marco Chover, Antonio. “Medicina Ortomolecular”. ECU Editorial Club Universitario. San Vicente (Alicante, España), 2011.
– Oberbeil, Klaus. 2Vitaminas para su salud”. Ediciones Robinbook, S.L. Barcelona, 2004.
– Biesalski; Grimm. “Nutrición Texto y Atlas”. Editorial Médica Panamericana, S.A. Madrid 2009.
– Dr. Arthur J. Roberts, Dra. Mary E. O’Brien, Genel Subak-Sharpe. “Enciclopedia de la Medicina Ortomolecular. Nutracéuticos”. Robinbook, S.L. Barcelona, 2003.
– Mariano Illera Martín, Josefina Illera del Portal, Juan Carlos Illera del Portal. “Vitaminas y Minerales”. Editorial Complutense, S.A. Madrid, 2000.

Última revisión: 18-04-19

Carencia y exceso de Tiamina o Vitamina B1.

confusión

– Marina Muñoz Cervera –

La carencia de tiamina puede ocasionar problemas graves.

Esta vitamina suele presentar problemas solo en el caso de carencias porque la toxicidad es rara, sin embargo está mencionada en la literatura y vamos a conocerla.

Deficiencia de Tiamina

Una falta o deficiencia de tiamina puede causar debilidad, fatiga, psicosis y daño neurológico.

Se observa con más frecuencia en personas alcohólicas, ya que el consumo excesivo de alcohol dificulta la absorción de la tiamina de los alimentos por parte del cuerpo. A menos que aquellas personas con problemas de alcoholismo reciban cantidades de tiamina superiores a las normales para compensar la diferencia, el cuerpo no obtendrá suficiente cantidad de esta sustancia, lo cual puede llevar al desarrollo de una enfermedad llamada Beriberi.

El Beriberi también se ha observado en países orientales en los que se consumen grandes cantidades de arroz refinado porque la tiamina está en la cascarilla del arroz y en situaciones en las que aumentan las necesidades de esta vitamina como: hipertiroidismo, gestación, lactancia, fiebres, alteraciones de la absorción, hepatopatías graves.

Se distingue clásicamente entre un Beriberi Seco y otro Húmedo; en el “seco” predominan los síntomas neurológicos:

– Dificultad para caminar
– Pérdida de la sensibilidad (sensaciones) en las manos y en los pies
– Pérdida de la función muscular o parálisis de las extremidades inferiores
– Confusión mental/dificultades con el habla
– Dolor
– Movimientos extraños de los ojos (nistagmo)
– Hormigueo
– Vómitos

El “húmedo” se presenta en la carencia de tiamina cuando destaca la enfermedad miocárdica y se caracteriza por los siguientes síntomas:

– Despertarse en la noche con dificultad para respirar
– Incremento de la frecuencia cardíaca
– Dificultad para respirar con la actividad
– Hinchazón de las extremidades inferiores

En los casos de deficiencia grave de tiamina, se puede presentar daño cerebral. El Beriberi cerebral o Síndrome de Wernicke-Korsakoff se debe a una deficiencia aguda de tiamina superpuesta a una deficiencia crónica; la etapa inicial llamada Síndrome de Korsakoff se caracteriza por confusión mental, afonía y confabulación.

La encefalopatía de Wernicke consiste en nistagmo, oftalmoplejía total, coma y muerte en los casos no tratados. Cualquiera de las dos o ambas enfermedades se pueden presentar en la misma persona”.

Exceso de Tiamina

La toxicidad por vitamina B1 es muy rara, no obstante, El Profesor José Miguel Soriano del Castillo de la Universidad de Valencia, en su libro “Nutrición Básica Humana”, describe que su exceso puede dar lugar a los mismos síntomas que una deficiencia de Vitamina B6 (anemia, neuropatía, lesiones cutáneas parecidas a seborrea). Esta última vitamina, también llamada piridoxina, protege al organismo frente a los efectos tóxicos de la tiamina.

Enlaces relacionados:

La Tiamina o Vitamina B1 ¿para qué nos sirve?
Las mejores fuentes de Tiamina o Vitamina B1.

Fuentes:

– Universidad de Maryland. Medical Center. “Tiamina”.
– Morales Güeto, Juan. Nutriterapia, salud y longevidad. Ediciones Días de Santoz. Madrid-2011.
– Medline Plus. Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.”Beriberi”
– Soriano del Castillo, José Miguel. Nutrición Básica Humana. PUV.Universitá de Valencia-2006.
– Mark H. Beers, M.D.; Robert Berkow, M.D. Manual Merck. Décima edición española. Elsevier, S.A. Madrid 2003.

Imagen:

ID: 17731763_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Última revisión: 04-05-19

Deficiencia y exceso de Vitamina C.

falta de vitamina C

– Marina Muñoz Cervera –

Necesitamos el suministro de vitamina C a partir de los alimentos.

La mayoría de las especies animales pueden sintetizar vitamina C a partir de la glucosa, pero nosotros no podemos producirla, por ello, nos vemos obligados a consumirla con la alimentación.

Es una vitamina hidrosoluble (soluble en agua) y las cantidades sobrantes que consumimos, se eliminan por orina, por ello, es necesario el suministro continuo de la misma.

Se conocen dos formas:

– Ácido ascórbico: forma reducida de la molécula, es la que tiene mayor poder vitamínico.

– Ácido dehidroascórbico: forma oxidada, tiene muy poco poder vitamínico y es la que consumimos en forma de aditivos alimentarios.

Deficiencia de Vitamina C.

Puede producirse deficiencia de esta vitamina cuando aumentan nuestras necesidades vitales, por ejemplo en los siguientes casos:

– Enfermedades gastrointestinales: regímenes alimentarios para úlceras, diarreas.
– Embarazo y lactancia.
– Tiroxosicosis.
– Enfermedades inflamatorias agudas y crónicas.
– Cirugía y quemaduras.
– Estrés por frío o calor.

O bien, cuando ingerimos poca cantidad de alimentos ricos en Vitamina C.

Los signos y síntomas de su deficiencia son:

– Anemia.
– Encías sangrantes.
– Disminución de la capacidad para combatir infecciones.
– Disminución de la tasa de cicatrización de las heridas.
– Resequedad y formación de mechones por el cabello separados.
– Tendencia a la formación de hematomas.
– Gingivitis (inflamación de las encías)
– Sangrados nasales.
– Posible aumento de peso debido al metabolismo lento.
– Piel áspera, reseca y descamativa.
– Dolor e inflamación de las articulaciones.
– Debilitamiento del esmalte de los dientes.

Por todos es conocido el Escorbuto como enfermedad carencial grave de esta vitamina que, hoy en día, suele darse en desnutridos y ancianos.

Esta antigua patología se reconoció por primera vez en los siglos XV y XVI como una enfermedad grave de los marinos en viajes largos por mar pues no tenían acceso a alimentos frescos incluyendo frutas ni verduras, pero la relación entre la misma y el consumo de cítricos se descubrió en el siglo XX.

En los largos viajes en barco que se realizaban a principios de siglo, los marineros ingleses, llamados “limoneros” sabían que debían consumir limones a diario para no padecer escorbuto.

Zilva en 1923 aisló una sustancia en el jugo del limón que prevenía esta enfermedad y más tarde, Szentz-Gyorgyi aisló la vitamina C del tejido suprarrenal, de las naranjas y la col, llamándola Ácido hexurónico.

En el escorbuto las paredes de los capilares carecen de solidez y se vuelven frágiles, sangran y dan lugar a hemorragias en distintos lugares del cuerpo.

Así, una persona que tenga los siguientes síntomas: cansancio y debilidad, encías inflamadas que sangran fácilmente, hemorragias en la piel y en otros lugares como en la orina, heces, uñas, demora en la cicatrización de las heridas y anemia, aunque no parezca muy gravemente enfermo puede fallecer de repente por insuficiencia cardiaca.

El Escorbuto infantil o Enfermedad de Barlow suele darse en niños entre 2 y 12 meses de edad que son alimentados con biberón y leches procesadas de baja calidad, debido a que el calor destruye la vitamina C al procesar la leche,; las leches de buena calidad tienen suplementada la vitamina para evitar su carencia.

Exceso de Vitamina C.

No es muy común que se den síntomas por exceso de esta vitamina porque como ya sabemos no se acumula en el organismo y la eliminamos por orina, sin embargo, dosis mayores a 2000 mg/día, pueden producir:

– Malestar estomacal.

– Diarrea.

– Disminución de la eficacia de algunos medicamentos por el aumento de la diuresis.

– Uno de los compuestos que se crean con la oxidación de esta vitamina es el oxalato que forma oxalato cálcico; cuando este compuesto insoluble se deposita en los tejidos blandos, como por ejemplo, el riñón, puede dar lugar cálculos renales.

– Alteración de la flora intestinal.

Aumento exagerado de la absorción del hierro que puede dar lugar a un excesivo acúmulo de este mineral.

Enlaces relacionados:

Las mejores fuentes de Vitamina C.
¿Para qué es necesaria la Vitamina C?

Fuentes:

– Mark H. Beers, M.D.; Robert Berkow, M.D. Manual Merck. Décima edición española. Elsevier, S.A. Madrid 2003.
– María del Carmen López, Herminia López, Mª Fátima Olea. Las Vitaminas. Monografía de “Toxicología Alimentaria”. Díaz de Santos. Madrid, 2012.
– Michael C. Latham. “Nutrición humana en el mundo en desarrollo”. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Colección FAO: Alimentación y nutrición N° 29. Roma 2002.
– News medical. “Efectos secundarios de la Vitamina C”
http://www.news-medical.net/health/Vitamin-C-Side-Effects-(Spanish).aspx

Última revisión: 31-05-19

Deficiencia y exceso de Vitamina K.

sangrado nasal

– Marina Muñoz Cervera –

La vitamina K es esencial.

Participa en el metabolismo de varias proteínas óseas y en el proceso de coagulación de la sangre.

Deficiencia de Vitamina K:

El déficit de esta vitamina no es común en condiciones de normalidad porque existe en muchos alimentos en forma de Filoquinona (Vitamina K1) y hay un cierto grado de producción endógena gracias a nuestra flora intestinal cuyas bacterias producen Menaquinona (Vitamina K2). Sin embargo, determinadas situaciones pueden desencadenarla, como:

– Tratamientos con antibióticos que puede alterar la flora e impedir su producción interna, sobre todo del grupo de las cefalosporinas.

– Tratamientos con anticoagulantes, anticonvulsivos, salicilatos y dosis masivas de Vitamina A o E.

– Procesos patológicos que afecten a la digestión de las grasas, como ocurre con otras vitaminas liposolubles.

– En el caso de personas con una ingesta dietética marginal si experimentan traumatismos, cirugía extensa o nutrición parenteral con o sin tratamiento de antibióticos.

– Hepatopatías.

¿Cómo se manifiesta la deficiencia?

El síntoma fundamental es el sangrado si la causa es una ingesta dietética insuficiente o si se trata de una antagonismo de la vitamina K por fármacos. Se presenta normalmente en forma de:

– Equimosis (sangre extravasada debajo de la piel intacta).

– Epistaxis (sangrado nasal).

– Otras hemorragias en mucosas.

– Hemorragia gastrointestinal.

– Menorragia (hemorragia durante el período menstrual anormalmente prolongada o intensa).

– Hematuria (sangre en orina).

En los recién nacidos el aporte nutricional de Vitamina K no está asegurado por las siguientes causas:

1- Por la escasa cantidad de lípidos que les llega a través de la placenta.

2- El hígado está algo inmaduro para la síntesis de protrombina (factor de coagulación).

3- La leche materna es pobre es Vitamina K.

4.- El intestino de los recién nacidos es estéril durante los primeros días de vida, es decir, no contiene las bacterias propias de la flora intestinal.

Por todo ello, no es infrecuente un síndrome llamado Enfermedad Hemorrágica del Recién Nacido, que ocurre entre el 1ª y 7ª día de vida y se manifiesta por hemorragia cutánea, gastrointestinal, intratorácica y en el peor de los casos intracraneal. También se da la llamada Enfermedad Hemorrágica Tardía que tiene los mismo síntomas, pero ocurre de 1 a 3 meses después del parto.

Otra de las manifestaciones de su deficiencia es la osteoporosis, los huesos se tornan frágiles.

Exceso de Vitamina K.

La Filoquinona (Vitamina K1) presente en los alimentos vegetales no es tóxica a dosis 500 veces mayor a las recomendaciones diarias. No ocurre lo mismo con un precursor de esta vitamina llamado Menadiona, es un compuesto sintético que se utiliza como fuente de Vitamina K en la mayoría de los alimentos comerciales animales, también es liposoluble y aunque en las dosis utilizadas en industria alimentaria no manifiesta toxicidad, si la produce cuando se administra para paliar la deficiencia de Vitamina K y puede dar lugar a:

– Anemia hemolítica.
– Hiperbilirrubinemia.
– Kernicterus en los lactantes (complicación neurológica debida a un exceso de bilirrubina en los neonatos).

Si nuestra alimentación es equilibrada mantenemos la integridad de nuestra flora intestinal y al mismo completamos nuestras necesidades de esta vitamina con el aporte alimentario.

Enlaces relacionados:

Las mejores fuentes de Vitamina K.
¿Para qué sirve la Vitamina K?

Fuentes:

– Mark H. Beers, M.D.; Robert Berkow, M.D. Manual Merck. Décima edición española. Elsevier, S.A. Madrid 2003.
– Riella Martins. Nutrición y Riñón. Editorial Panamericana de la Salud. Buenos Aires, 2004.
– C. Vázquez, A.I. de Cos, C. López Nomdedeu. Alimentación y Nutrición.Manual Teórico-Práctico. 2ª Ed. Ediciones Díaz de Santos. Madrid, 2005.
– Remington. Farmacia. omo II. 20ª Ed. Editorial Médica Panamericana, S.A. Madrid, 2003.
– Publicación científica nº 565. Conocimientos actuales sobre nutrición. 7ª Ed. International Life Sciences Institute. Editores: Ekhard E. Ziegler, L. J. Filer. Washington, D.C. OPS, 1997.
– Biesalski; Grimm. “Nutrición Texto y Atlas”. Editorial Médica Panamericana, S.A. Madrid 2009.

Imagen:

http://www.enbuenasmanos.com/articulos/muestra.asp?art=2565