Archivo de la etiqueta: experimentación

Relacionan la alimentación rica en grasas saturadas y azúcares con pérdida de memoria.

composicion

– Marina Muñoz Cervera –

La calidad de la alimentación influye en nuestra memoria, según un estudio.

De forma experimental, unos investigadores australianos han comprobado que la comida muy rica en grasas saturadas y azúcares, como la llamada “chatarra o basura” induce en los ratones una temprana pérdida de memoria.

“Los científicos notaron que los animales alimentados con una dieta alta en grasas y azúcar tenían una inflamación en la región del hipocampo, la parte del cerebro que está implicada en la formación y almacenamiento en la memoria y una de las primeras regiones afectadas por la enfermedad del Alzheimer”.

“Los animales evidentemente no estaban obesos después de seis días, pero los cambios en el conocimiento, la pérdida de la memoria sucedió antes de cualquier variación del peso” manifestó la Dra. Margaret Morris, jefe de esta investigación realizada por la Universidad de Nueva Gales del Sur.

“Es difícil, por supuesto, extrapolarlo a los humanos. Pero existe datos sobre humanos que se han sometido voluntariamente a pruebas en las que se les alimentaba con comida basura por cinco días y que perdieron las funciones ejecutivas” apuntó Morris al poner como ejemplo el mayor tiempo que necesitaban para reaccionar”.

Queda claro que solo es un experimento y no podemos tomarlo al pie de la letra, pero puede servirnos como un conocimiento más a apuntar en nuestra agenda mental sobre los efectos experimentales de este tipo de comida. Y cuando ya nos hayamos comido tres polvorones, quizás nos acordemos de que a los ratones de experimentación les menoscaba la memoria, porque no solo la comida llamada “basura” contiene abundancia de estas sustancias, también hay otros alimentos procesados e incluso de procedencia casera, sobrecargados, como por ejemplo, los típicos dulces navideños en los que las mantecas y los azúcares son los ingredientes principales, no podemos tacharlos con el sobrenombre de “comida chatarra” porque no constituyen normalmente una fuente de alimentación, pero si tenemos que ser cautos con ellos.

Enlaces relacionados:
Efectos de las comidas ricas en grasas y azúcares.

Fuente:
Yahoo Noticias México. “Científicos australianos vinculan la pérdida de memoria a la comida basura”. Australia 17 de diciembre de 2013.

Imagen:
http://www.cubadebate.cu/noticias/2012/12/22/experimento-con-ratones-logra-erradicar-el-cancer-de-prostata/

Última revisión: 01-03-19

¿Podría estar alterado el sentido del gusto en la obesidad?

raton comiendo golosinas

– Marina Muñoz Cervera –

Siguen haciendo experimentos para intentar abrir nuevos caminos en la superación de la obesidad.

En este caso, Europa Press nos informa de un estudio experimental llevado a cabo en ratones por científicos de las Universidad de Buffalo (USA) que demuestra que los roedores con obesidad inducida por la alimentación, presentan una alteración en los receptores periféricos del gusto, sobre todo en los relacionados con los sabores dulces y algo también en los amargos.

Esta debilidad en la respuesta ante los sabores dulces de los ratones obesos, podría ser otra causa añadida a la necesidad de comer más y más dulces.

“Estudios previos han demostrado que la obesidad puede provocar alteraciones en el cerebro, así como de los nervios que controlan el sistema del gusto periférico, pero nadie había visto una relación con las células en la lengua que entran en contacto con los alimentos”, ha admitido Kathryn Medler, una de las autoras del estudio”.

“La investigación es importante porque el gusto juega un papel destacado en la regulación del apetito, tanto en lo que comemos como en la cantidad de lo que consumimos”.

Este estudio ha sido publicado en 13 de noviembre de 2013 en la Revista PloS One y podéis acceder al artículo completo en inglés, a través del siguiente enlace:Diet-Induced Obesity Reduces the Responsiveness of the Peripheral Taste Receptor Cells.

Enlaces relacionados:

La Obesidad y el sobrepeso.

Fuentes:

– Europa Press. “La obesidad puede afectar a la capacidad para detectar sabores dulces”. 25 de noviembre de 2013.
http://www.europapress.es/salud/nutricion/noticia-obesidad-puede-afectar-capacidad-detectar-sabores-dulces-20131125090646.html
– Maliphol AB, Garth DJ, Medler KF (2013) Diet-Induced Obesity Reduces the Responsiveness of the Peripheral Taste Receptor Cells. PLoS ONE 8(11): e79403. doi:10.1371/journal.pone.0079403
http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0079403

Imágenes:

ID: 18734165_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

http://www.nationalgeographic.es/noticias/ciencia/salud-y-cuerpo-humano/ratones-estudio-envejicimiento

Las ratas de experimentación muestran adicción a la comida hipercalórica.

comida basura

– Marina Muñoz Cervera –

La sobrealimentación activa los sistemas de recompensa del cerebro.

Según refiere Paul J. Kenny, Profesor del Instituto de Investigación Scripps de Jupiter, en Florida, en un experimento permitieron que las ratas accediesen de forma ilimitada a su comida habitual así como a una zona repleta de apetecibles alimentos hipercalóricos como salchichas, tarta de queso, chocolate. Las ratas disminuyeron su ingesta de alimentos sanos y consumieron casi exclusivamente comida rica en calorías. Ganaron peso hasta volverse obesas.

Seguidamente, mediante un pulso de luz advirtieron a las ratas de un impacto desagradable mientras comían. Las que ingerían alimentos sanos, los abandonaban y se iban corriendo, pero las obesas continuaban devorando la comida hipercalórica, ignorando la advertencia que habían aprendido a temer. “Su deseo hedonista prevalecía sobre su sentido básico de supervivencia”.

Los descubrimientos de Paul J. Kenny su grupo, se parecen a otros realizados con anterioridad por Barry Everitt en la Universidad de Cambridge, la diferencia entre ambos experimentos, radica en que estas últimas ratas eran adictas a la heroína.

El grupo del Profesor Paul J. Kenny investiga en su laboratorio los mecanismos que intervienen en la drogadicción, la obesidad y la esquizofrenia, así como los tratamientos para estos trastornos.

En cuanto a las ratas objeto del experimento ¿podría pensarse que tienen adicción a la comida? Lo cierto es que presentan un síntoma habitual en las adicciones y es la incapacidad para reprimir un comportamiento a pesar de las consecuencias negativas para la salud.

¿Qué paralelismo se puede obtener entre el experimento y las personas obesas?

Casi todos los obesos afirman que desean consumir menos, sin embargo continúan comiendo más de lo necesario aunque saben que ello les va a traer consecuencias negativas para su salud y su vida social. Se trata de una conducta compulsiva similar a la encontrada en la investigación.

El investigador nos dice que “algunos estudios demuestran que la sobrealimentación activa los sistemas de recompensa de nuestro cerebro y, en algunas personas, la magnitud de ese efecto vence a los mensajes que el cerebro les envía cuando ya han consumido suficiente y cuanto más comen más quieren comer, al igual que ocurre con algunas drogadicciones como el alcoholismo y otras”.

No me cabe duda de que es una hipótesis muy digna de tener en cuenta.

Todos los días surgen estudios que nos van orientando hacia un sentido u otro, no obstante, e independientemente del contenido, lo importante es que se lleven a cabo pues gracias a los mismos la ciencia se llenando de luz y de ahí surgen los tratamiento que combaten las enfermedades.

Me imagino que si a los pobres animales de experimentación además de la comida hipercalórica les obligan a beber un litro de soda (refresco azucarado) al día, engordarían aún más, pero especulaciones a parte, y teniendo en cuenta que estos múridos no hacen deporte, prefiero no cometer un sesgo comparativo.

En realidad, el interesante artículo en el que se basa esta entrada, invita a la reflexión y quizás nos ayude a pensar que, en ocasiones, solo podemos afrontar un problema cuando sabemos que existe.

Enlaces relacionados
Efectos de las comidas ricas en grasas y azúcares.
¿Nos vuelven adictos a la “comida basura”?

Fuentes:

– Paul J. Kenny. “Adicción a la comida”. Revista Investigación y Ciencia. Noviembre 2013.
– The Kenny Laboratory. The Scripps Florida Research Institute.
http://www.scripps.edu/kenny/

Imágenes:

La imagen que ilustra esta entrada es una superposición de las siguientes:

Id: 15046767_s Copyright (c) 123RF Stock Photos
http://www.nutrineira.com/2010_03_01_archive.html

Relacionan el consumo excesivo de grasas con deficiencias en el aprendizaje.

ratón

-Marina Muñoz Cervera –

Los estudios de investigación siguen encontrando efectos perjudiciales relacionados con el consumo excesivo de grasas.

En un artículo publicado por Diario Salud.net, hoy día 22 de febrero de 2013, nos cuentan que investigadores de la Universidad de Illinois (USA) han demostrado, experimentalmente, que una dieta rica en grasas podría afectar al metabolismo de la dopamina en el cerebro, lo que provocaría un comportamiento ansioso y deficiencias en el aprendizaje, propias del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. “Curiosamente, cuando el metilfenidato se administró, los problemas de aprendizaje y memoria se fueron” expresó Gregory Freund (1).

La Dopamina es un neurotransmisor, es un mensajero que ayuda en la transmisión de señales en el cerebro y otras áreas vitales. Se encuentra en los seres humanos así como en animales vertebrados e invertebrados (2).

El Metilfenidato es un fármaco que se prescribe como parte de un programa de tratamiento para controlar los síntomas de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (3).

Según los resultados del estudio mencionado, la dopamina alterada es también una característica de las personas con sobrepeso y obesidad. “El aumento de metabolitos de la dopamina se asocia con conductas de ansiedad en los niños” apuntaron los investigadores (1).

El autor principal del estudio, Gregory Freund, de la Facultad de Ciencias de la Nutrición, y su equipo, examinaron los efectos a corto plazo, en ratones, de un contenido de grasa alto (el 60% eran calorías) y uno bajo (10% de calorías) durante cuatro semanas. En general, una dieta occidental típica contiene entre el 35 y 45 por ciento de grasa (1).

“Tras una semana de dieta alta en grasa, incluso antes de que fuéramos capaces de ver cualquier aumento de peso, el comportamiento de los ratones del primer grupo comenzó a cambiar”, ha señalado el autor. De esta manera, el equipo observó que los ratones manifestaban síntomas de ansiedad, ya que corrían más rápido por la rueda de la madriguera. Ellos también padecieron un déficit de aprendizaje y memoria, incluyendo disminución de la capacidad para negociar un laberinto y el deterioro del reconocimiento de objetos. Los ratones, a los que se les cambió la dieta a una con un bajo nivel de grasa, volvieron a recuperar la funcionalidad. Sin embargo, los que continuaron con la dieta alta en grasa, su reconocimiento de los objetos permaneció alterado tres semanas después de la aparición de los primeros síntomas (1).

Freund ha señalado que, en otros estudios, la bioquímica cerebral se normalizó después de 10 semanas. En ese momento, la dopamina cerebral vuelve a la normalidad, aunque los ratones se han convertido en obesos y han desarrollado diabetes (1).

El estudio sugiere que una dieta alta en grasa puede provocar ansiedad y trastornos de memoria en niños genéticamente o ambientalmente predisponibles a ellos (1).

Enlaces relacionados:

¿Porqué consumir grasas saturadas en exceso supone un “comportamiento poco sano”?
Un estudio sobre las grasas saturadas y sus efectos sobre el cerebro.
Consumo de Ácidos Grasos: Conclusiones de una Consulta de Expertos de la FAO en el año 2008.

Fuentes:
(1) “Las dietas ricas en grasas pueden provocar deficiencias de aprendizaje”. Diario Salud Net. Europa Press. viernes, 22 de febrero de 2013.
http://www.diariosalud.net/index.php?option=com_content&task=view&id=25293&Itemid=413
(2) Dr. Ananya Mandal, MD.”¿Qué es la Dopamina?” News Medical.
http://www.news-medical.net/health/What-is-Dopamine.aspx
(3) “Metilfenidato”. Mediline plus. Un servicio de la Biblioteca Nacional de EEUU. NIH. Institutos Nacionales de Salud.
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/meds/a682188-es.html

Imagen: http://rlv.zcache.es/queso_mousepad_alfombrilla_raton-p144281777798893498en7lc_216.jpg

Experimentación: Aumenta la actividad física en la mosca de la fruta al reducir su ingesta calórica.

– Marina Muñoz Cervera –

En Europa Press, hoy día 4 de julio de 2012, aparece una interesante noticia que alumbra la posibilidad de que la reducción en la ingesta calórica pueda aumentar la actividad física y prolongar la vida en los humanos, según unos experimentos llevados a cabo por investigadores  de la Universidad de California en la mosca de la fruta (1).

Quizás os preguntéis, cómo los estudios con una o varias moscas, pueden extrapolarse a los humanos, porque es obvio que no nos parecemos al insecto, aparentemente; sin embargo, en este caso,  “las apariencias engañan” y  la experimentación con la mosca de la fruta, se debe a su semejanza genética con la especie humana. “Aproximadamente el 61% de los genes de enfermedades humanas que se conocen tienen una contrapartida identificable en el código genético de las moscas de la fruta, y el 50% de las secuencias proteínicas de la mosca tiene análogos en los mamíferos”, según la bióloga Sharmila Bhattacharya del Centro de Investigación Ames de la NASA (2).

Esta es la razón por la cual las moscas de la fruta, conocidas para los científicos como Drosophila melanogaster, son comunes en los laboratorios de investigación genética. Para propósitos de investigación, fácilmente pueden reemplazar a los humanos. Se reproducen rápidamente, de modo que muchas generaciones pueden ser estudiadas en un corto tiempo, y ya se conoce el mapa completo de su genoma. “La Drosophila es utilizada como modelo genético para varias enfermedades humanas, incluyendo las de Parkinson y de Huntington”, hace notar Bhattacharya (2).

Científicos canadienses descubrieron, en el año 2008, que el comportamiento de la mosca de la fruta depende de su entorno social: las respuestas químicas que generan estos insectos no sólo dependen del ritmo interno de cada individuo, sino que se regulan también en función del genotipo de sus iguales. Así, si la mosca está en un entorno genéticamente más diverso, se apareará más a menudo que si se encuentra en un grupo genéticamente homogéneo. Los científicos señalan que la importancia de esta investigación radica en que por primera vez se ha analizado a las moscas no sólo a nivel individual, sino también a nivel social (3).

Además, los estudios con pruebas de ADN que se emplean en criminología para buscar la ‘huella’ del culpable o los tests de paternidad probablemente no se hubieran podido desarrollar de no ser por algunos estudios realizados en la mosca de la fruta (4).

Por lo que vemos este insecto resulta muy útil, y una vez contextuados en la protagonista del experimento, sobre el que versa la noticia, que mencionaba al principio de esta entrada, os dejo el artículo:

Y aumenta de la actividad física
Reducir la ingesta calórica puede ayudar a vivir más tiempo

MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) –

Según diversos estudios, la restricción dietética puede reducir las enfermedades relacionadas con la edad, y extender la vida. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de California ha descubierto que, en la mosca de la fruta, la restricción dietética provoca un mayor metabolismo de la grasa en el músculo, y aumenta la actividad física, los cual fue fundamental para extender su vida útil.

En las moscas de la fruta, la restricción de la levadura, la principal fuente de proteína en la dieta de la mosca, prolongó considerablemente su vida. Para ver los efectos de esta restricción dietética específica, los investigadores eliminaron la levadura de la dieta de las moscas, y luego llevaron a cabo varias pruebas bioquímicas. Tras la restricción dietética, las moscas se volvieron más activas físicamente, y este aumento de actividad física extendió su vida útil.

Los investigadores también observaron que este aumento en la actividad física se debe a un cambio en el metabolismo de las moscas, que aumentó tanto la síntesis de grasa como su descomposición.

Estos resultados sugieren que restringir nutrientes sin aumentar la actividad física no es beneficioso en los seres humanos. “Nuestro estudio es el primero en sugerir que la restricción en la dieta para mejorar la vida útil debe estar asociada con la actividad física. Por otra parte, los cambios en la dieta pueden aumentar la motivación para hacer ejercicio”, afirma el autor principal, Pankaj Kapahi, del Instituto Buck de Investigación sobre el Envejecimiento, de la Universidad de California.

Los investigadores también observaron que la sobreexpresión de la hormona AKH, el equivalente del glucagón en la mosca, mejoró el metabolismo de la grasa, aumentó su actividad, y extendió su vida útil.

“Nuestros datos sugieren que la restricción dietética puede inducir cambios en el músculo, similares a los observados en el ejercicio de resistencia, y que la AKH, que mejora la descomposición de la grasa, podría servir como potencial en la restricción de la dieta”, concluyen los autores.

Fuentes:

(1) http://www.europapress.es/salud/noticia-reducir-ingesta-calorica-puede-ayudar-vivir-mas-tiempo-20120704095748.html
(2) http://ciencia.nasa.gov/science-at-nasa/2004/03feb_fruitfly/
(3) http://www.tendencias21.net/La-mosca-de-la-fruta-es-un-insecto-social_a2530.html
(4) http://www.trainermed.com/docs/nota.php?id=4191bb631a&titulo=El_mundo_de_la_mosca_de_la_fruta

Imagen: http://2.bp.blogspot.com/-hvuGV7oO0bs/TaYL1FSlAaI/AAAAAAAAA7Q/3XAEJ5dearo/s1600/Las+Moscas+de+la+frutas.jpg

Nuevos experimentos iluminan el camino del tratamiento de la obesidad.

– Marina Muñoz Cervera –

Las soluciones para combatir la enfermedad de la obesidad han visto cómo su camino se ha iluminado un poco más, a raíz de un descubrimiento que publica DiarioSalud.Net, procedente de un artículo de la edición de Julio del Journal of Clinical Investigation (1). Aún se basan en la experimentación en ratones, pero es la primera puerta que ciencia abre, hoy por hoy, para su posterior pesquisa en humanos.

Me parece importante conocer los avances que se van haciendo porque, sean o no aplicables posteriormente, al menos, podemos sentir que los investigadores no cesan en su lucha de combatir la enfermedad.

La molécula a la que se refiere el artículo, Sfrp5, es una adipoquina (proteína producida por los adipocitos o células del tejido graso) antiinflamatoria que, según establecen otras investigaciones, en su normal funcionamiento, modula la disfunción metabólica de la obesidad; sin embargo si su función está alterada, puede contribuir a la génesis de patologías relacionados con esta enfermedad (2)(3). Los resultados obtenidos en este estudio,  demuestran que las Sfrp5 tienen una influencia en la vía de señalización conocida como WNT y que estimula los adipocitos para crecer más y suprimir la tasa de la grasa que es quemada en las mitocondrias (1). Sólo el tiempo y más investigaciones aclararán este hallazgo.

Os copio la relevante noticia:

DiarioSalud.net

Hallan la molécula causante de que las células encargadas de almacenar grasa engorden

Europa Press
jueves, 28 de junio de 2012

Mientras el mundo lucha contra la obesidad humana, científicos de la Universidad de Michigan (UM) han hecho un hallazgo sorprendente a nivel microscópico que podría ayudar a estimular esa lucha. Mediante el estudio de las pequeñísimas señales que las células que almacenan grasa se envían unas a otras, el equipo ha encontrado un papel fundamental, previamente desconocido, para las moléculas, al que han llamado Sfrp5. Estos resultados aparecen en la edición de julio del ‘Journal of Clinical Investigation’.

Su trabajo ayuda a explicar por qué las células que almacenan grasa engordan, y queman grasa más lento, como la obesidad establece. Si los resultados de las pruebas con ratones resultan ser aplicables a los seres humanos, pueden proporcionar una nueva diana para fármacos contra la obesidad.

En una serie de experimentos, el equipo demostró que el Sfrp5 influye en una vía de señalización, conocida como WNT y que estimula las células de grasa -llamadas adipocitos- para crecer más y suprimir la tasa de grasa que es quemada en las mitocondrias.

Al restringir a las células elaborar Sfrp5, los científicos fueron capaces de hacer que los ratones no engordaran tan rápidamente, ya que sus adipocitos no crecieron tanto -incluso cuando los ratones fueron alimentados con una dieta alta en grasas. Incluso mostraron el impacto al trasplantar grasa de ratones deficientes en Sfrp5 en otros ratones.

Ormond MacDougald, profesor de Fisiología Integrativa y Molecular en la UM dice que el equipo utilizó sus conclusiones anteriores sobre la importancia de la señalización de WNT aplicándolo al desarrollo de células de grasa.

“La señalización WNT juega un papel crucial en la regulación y la inhibición del crecimiento de células de grasa blanca y en el reclutamiento de nuevas células para almacenar la grasa”, explica MacDougald. “Parece que, en la obesidad, el Sfrp5 puede interferir con la señalización y crear un bucle de retroalimentación que se mantiene, estimulando la producción de más Sfrp5”.

MacDougald señala que los nuevos resultados contradicen trabajos anteriores publicados por otros grupos, que, en esencia, consideraron un papel contrario para el Sfrp5.

“A partir de nuestros resultados, creemos que el Sfrp5 es un moderador importante de la actividad mitocondrial, es la primera vez que esto ha sido visto por la vía de señalización WNT en los adipocitos”, dijo Hiroyuki Mori, también de la UM y primer autor de este estudio. “Esto pone de relieve la complejidad de la señalización WNT”.

Mientras que las compañías farmacéuticas ya están mirando a la señalización WNT como una posible diana para los fármacos relacionados con la formación del hueso, los nuevos hallazgos sugieren que tal vez la misma vía de señalización podría ser una diana para fármacos contra la obesidad. Sin embargo, MacDougald advierte de que estos hallazgos aún deben ser explorados en ratones y seres humanos (1).

Fuentes:

(1) http://diariosalud.net/index.php?option=com_content&task=view&id=24710&Itemid=565

(2) http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3132938/

(3) http://decs.bvs.br/cgi-bin/wxis1660.exe/decsserver/?IsisScript=../cgi-bin/decsserver/decsserver.xis&task=exact_term&previous_page=homepage&interface_language=e&search_language=e&search_exp=Adipoquinas

Imagen: http://cnho.files.wordpress.com/2011/10/lab-rat.jpg