Archivo de la etiqueta: obesidad en la adolescencia

La medida de la cintura abdominal en niños y jóvenes puede prevenir riesgos.

circunferencia abdominal

– Marina Muñoz Cervera –

La presencia de barriga en los niños no es sinónimo de salud.

No es infrecuente observar niños y jóvenes con obesidad abdominal, basta con pararnos a mirar a la gente pasear por la calles, para darnos cuenta que cada día abundan más los chicos con panzas o barrigas abultadas y con michelines en la espalda a nivel de la cintura.

Por desgracia, este hecho no es solo un problema de comprar ropa de mayor tamaño para ellos, los chicos con una cintura abdominal aumentada tienen más dificultades para vivir y las posibilidades de tener elevados niveles de triglicéridos y azúcar en sangre, les predispone al padecimiento de diabetes y arterioesclerosis tempranas, entre otros riesgos.

¿Qué nos dice la investigación?

Un interesante estudio publicado, hoy 28 de enero de 2014, por ABC Salud, nos cuenta que una investigación llevada a cabo entre más de 1500 jóvenes españoles entre 6 y 14 años, por un investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (Imim), ha demostrado que incorporar la medición de la circunferencia de la cintura de niños y adolescentes ayuda a detectar riesgos cardiometabólicos. Los investigadores proponen que esta medida se sume a los controles tradicionales de peso y altura para tener así más indicadores sobre posibles riesgos cardiovasculares.

Según los expertos, si el resultado del cociente entre la medida de la circunferencia abdominal a nivel de la cintura y la estatura, en centímetros, iguala o supera la cifra de 0,5, existiría obesidad abdominal, aun cuando el peso estuviera dentro de los límites normales.

“De los resultados se estima que en España un 21,3% de los niños entre 6 y 11 años y un 14,3% de los adolescentes entre 12 y 17 años tienen obesidad abdominal. De hecho, hasta un 7,5% de los niños que tienen un peso normal y un 49,2% de los que tienen sobrepeso presentan esta patología, un 1,8% y un 44,1% de los adolescentes, respectivamente”.

El investigador principal del estudio, publicado en PLOS One, Helmut Schröeder, dice que “más allá de las pruebas que ratifican la presencia de la obesidad infantil en menores, los padres pueden tener indicios de esta enfermedad solo con fijarse en la barriga de sus hijos. Ante la duda, es muy aconsejable preguntar al pediatra y si el menor padece esta enfermedad es clave y muy fácil cambiar su estilo de vida”.

Enlaces relacionados:

Obesidad en la infancia: Un problema serio.
¿Qué es el Ambiente Obesogénico?
Un niño estadounidense se rebeló ante su obesidad.

Fuentes:

– Anna Cabeza. ABC Salud. “Medir la cintura mejora la detección del riesgo cardiometabólico en menores”. Barcelona 28 de enero de 2014.
http://www.abc.es/salud/noticias/20140128/abci-medir-cintura-mejora-deteccion-201401271948.html

– DOI: 10.1371/journal.pone.0087549
“Prevalence of Abdominal Obesity in Spanish Children and Adolescents. Do We Need Waist Circumference Measurements in Pediatric Practice?” 27 de enero, 2014.
http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0087549

Última revisión: 28-02-19

Consiguen estabilizar las cifras de obesidad en adolescentes en USA.

chica rubia normopeso
– Marina Muñoz Cervera –

Pequeños cambios en la alimentación y en la práctica de ejercicio, pueden dar grandes resultados.

La revista Jano publica un artículo en el que nos cuentan que la tasa de obesidad en jóvenes se estanca en USA, probablemente debido a las políticas de prevención y al consumo de frutas y hortalizas, no obstante aún no existen rasgos de mejora.

La investigación publicada en la revista Pediatrics, con el título Trends in Physical Activity, Sedentary Behavior, Diet, and BMI Among US Adolescents, 2001–2009 se basa en el análisis de encuestas de salud llevadas a cabo a nivel nacional desde el año 2001 hasta el 2010, con la muestra poblacional siguiente: 14.607 durante 2001 y 2002, 9.150 durante 2005 y 2006, 10.848 durante 2009 y 2010 de jóvenes en edad escolar.

Los cambios constatados fueron:

El número de días semanales en los que se hace deporte: aumentó de 4,3 al comienzo del rastreo a 4,5 días con tendencias similares en ambos sexos.

En la alimentación: el desayuno inicial de 3 jornadas de las cinco de colegio, pasó a ser de 3,3 días de media y aumento el consumo de frutas y verduras, aunque aún es insuficiente.

El número de horas de televisión se redujo de 3,1 diarias a 2,4 horas en el periodo 2009-2010.

Como vemos, no es demasiado difícil cambiar las cifras, solo hay que introducir pequeños cambios en la vida diaria porque a la larga serán grandes progresos.

Enlaces relacionados:

El sobrepeso en la adolescencia aumenta el riesgo de problemas renales graves.
Los adolescentes que comen mejor engordan menos.

Fuentes:

(1) Jano.es. Medicina y Humanidades. “Se estabiliza la tasa de obesidad entre los jóvenes de EEUU”. 16 de septiembre de 2013.
(2) Pediatrics, 16 de septiembre de 2013.
doi: 10.1542/peds.2013-1488

Imagen:

Id: 11801875_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Las charlas familiares sobre el peso son un riesgo para los adolescentes.

alimentación saludable

Marina Muñoz Cervera –

El papel de los padres en la conducta alimentaria de sus hijos es crucial; muchos se plantean cómo deben enfocar sus charlas respecto de alimentación hacia sus hijos porque en un tiempo en el que la obesidad es una preocupación importante, podrían proyectar hacia ellos su propia inquietud.

Una noticia publicada en El Mundo.es Salud, a primeros de este mes, nos refiere los resultados de un interesante estudio que habla sobre este tema (1).

La investigación que aparece en la revista JAMA Pediatrics (1) con el título: Parent Conversations About Healthful Eating and Weight, en agosto del 2013 y fue  llevada a cabo en el año 2010, con un total de 2793 adolescentes de una edad media de 14,4 años y con 3709 padres de una edad media de 42,3 años, pertenecientes a grupos étnicos y socioeconómicos variados (2), refiere que dependiendo del enfoque del tema las charlas podrían resultan tanto beneficiosas como dañinas (1) (2).

Los objetivos del estudio fueron establecer las asociaciones existentes entre las conversaciones familiares sobre la alimentación saludable y el peso, con los hábitos de comida desordenados en los adolescentes (2).

Sus resultados demostraron que las madres que mantenían charlas sobre dietas de adelgazamiento y control de peso con adolescentes obesos o con sobrepeso, provocaban que sus hijos fueran más propensos a las dietas y adoptasen métodos no saludables de alimentación con tendencia a atracones (1) (2).

Sin embargo, en las familias que conversaba sobre hábitos alimentarios saludables, los adolescentes fueron menos propensos a este tipo de trastornos (1) (2).

Las conclusiones del estudio fueron que las charlas centradas en el peso y tamaño corporal se asocian con mayor riesgo de trastornos alimentarios en los adolescentes. Y que las conversaciones en torno a una alimentación saludable tienen un efecto protector sobre la conducta alimentaria de los hijos  (2).

“Los padres deberían evitar los padres centrarse en el peso o la necesidad de adelgazar y, en cambio, dirigir sus conversaciones hacia una alimentación saludable” sin hacer referencia a los kilos, señalan los autores, quienes subrayan que esto es especialmente importante en el caso de que los hijos ya tengan problemas de sobrepeso u obesidad (1).

La adolescencia es una etapa de la vida trascendente puesto que el organismo está en desarrollo y crecimiento. Los estímulos son claves y del mismo modo que el marketing sobre alimentos y bebidas poco nutritivos y muy atrayentes, tiene un efecto demoledor sobre los niños y adolescentes, las conversaciones que se mantienen en la familia van a determinar su futuro.

Enlaces relacionados:
La crucial importancia de los padres en la prevención temprana de la obesidad infantil.
Influencia de la cultura de los padres en la alimentación de sus hijos.
Guía de Alimentación Infanto-juvenil “on line”.

Fuentes bibliográficas:

(1) Cristina G. Lucio. El Mundo.es. “Cuidado con cómo habla del peso con sus hijos”. Madrid 7-8-2013.
http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/08/05/nutricion/1375716939.html
(2) Jerica M. Berge, Rich MacLehose, Katie A. Loth, Marla Eisenberg, Michaela M. Bucchianeri, Dianne Neumark-Sztainer. “Parent Conversations About Healthful Eating and Weight”.
AMA Pediatr. 2013;167(8):746-753. doi:10.1001/jamapediatrics.2013.78.
http://archpedi.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=1700514

Imagen:
http://www.analitica.com/va/medicinaysalud/opinion/3258069.asp

El sobrepeso en la adolescencia aumenta el riesgo de problemas renales graves.

chica obeso sentado con ordenador

Marina Muñoz Cervera –

Continúan apareciendo estudios y noticias que avisan de los riesgos de la obesidad infantil y juvenil. En este caso, la noticia procede de ElMundo.es y refiere los resultados de un trabajo de investigación llevado a cabo sobre más de dos millones de jóvenes de 17 años, que se habían sometido a un reconocimiento médico antes de realizar el servicio militar entre los años 1967 y 1997. Los autores del estudio pertenecen al Cuerpo Médico de las Fuerzas Armadas Israelíes y fue publicado en la Revista “Archives of Internal Medicine”.

Con esa muestra de población tan amplia han podido averiguar que el sobrepeso en la adolescencia aumenta considerablemente la posibilidad de padecer problemas renales en el futuro. Según comenta la noticia, el Director del trabajo, Asaf Vivante, expresa que “tener un índice de masa corporal alto en estas edades se asocia con un riesgo significativamente más elevado de enfermedad renal terminal”.

La revisión médica a la sometieron a los jóvenes incluía: medición de peso y talla y marcadores de enfermedad renal en la orina, lo que permitió evitar el sesgo de aquellos que padeciesen una enfermedad renal previa.

Sus resultados demostraron que los chicos con 17 años que tenían sobrepeso tenían 3 veces más probabilidades de desarrollar un estadio terminal de enfermedad renal. En los jóvenes con obesidad este riesgo fue 7 veces mayor.

Observaron que en un número elevado de casos, los problemas renales se debían a la presencia de diabetes (el daño renal es uno de los principales trastornos causados por esta enfermedad); aunque también comprobaron que un porcentaje nada desdeñable padecía daños en el riñón y no era diabético.

Podéis acceder a la noticia a través de siguiente enlace: El exceso de peso temprano, una amenaza para el riñón.

Enlaces relacionados:

Obesidad infantil y apnea del sueño.
Obesidad juvenil y riesgo de cálculos biliares.
Riesgo cardiovascular en niños obesos.
Un niño estadounidense se rebeló ante su obesidad.
Las consecuencias para la salud de 5 Kg. de sobrepeso.
Los científicos están preocupados por las causas y las consecuencias de la epidemia global de obesidad.

Fuente:

Cristina G. Lucio. Madrid. El Mundo.es. “El exceso de peso temprano, una amenaza para el riñón”. 2-11-2012.
http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/10/31/nutricion/1351710560.html

Imagen: