Archivo de la etiqueta: sopa

El salmorejo: salsa y sopa.

salmorejo

– Marina Muñoz Cervera –

La salsa conocida como salmorejo, no es lo mismo que la nutritiva sopa fría que se conoce con el mismo nombre.

El salmorejo es una salsa para aderezar carnes, en las Islas Canarias, y es una sopa que se sirve fría, en Andalucía.

En el Diccionario de la Real Academia española (DRAE) actual, la palabra “salmorejo” se define de las siguientes maneras:

– Salsa compuesta de agua, vinagre, aceite, sal y pimienta.
– Andalucía. Especie de gazpacho que se hace con pan, huevo, tomate, pimiento, ajo, sal y agua; todo ello muy desmenuzado y batido para que resulte como puré.
– Reprimenda, escarmiento.
Sigue leyendo

Para el calor y el frío.

bodegon natural

– Marina Muñoz Cervera –

La alimentación varía según el clima de nuestro entorno.

Mientras en el sur de meridiano el calor está haciendo estragos, en el norte el frío comienza a atenazar.

Ante la polaridad del planeta y si viajamos de un lado a otro, no queda más remedio que estar preparado para ambas circunstancias.

Excepto en lugares como  América del Sur, entre otros,  y en concreto, Bolivia y Chile,  Ecuador, etc., es raro que pasemos del calor al frío, sin movernos del lugar. Aquí en Santa Cruz, la temperatura puede bajar hasta 20º en una noche y acostarnos con calor y levantarnos con frío. Ese cambio brusco de clima exige una adaptación por parte de nuestro cuerpo; por eso es importante que estemos atentos y vayamos variando nuestra alimentación, atendiendo a las necesidades de nuestro organismo, siendo una de ellas la adaptación a las altas o bajas temperaturas, pues nos va a demandar energía adicional.

hortalizas y frutas

Si hace mucho calor:

Cuando la temperatura supera los 30-35 grados en un ambiente muy húmedo y el sol quema, es necesario evitar insolaciones y deshidrataciones, para ello debemos evitar las “horas punta” solares y si no nos queda más remedio que salir a calle, llevar una botella de agua fría y alguna gorra que nos proteja la cabeza, procurando, en cualquier caso, caminar por la sombra si es posible. Un buen recurso es salir de casa con el cabello mojado e ir empapándolo a cada rato.

Tendremos que beber agua con frecuencia y huir de las bebidas azucaradas que venden a “granel” por las calles, por dos causas:

– la primera, porque un exceso de azúcares no nos va a quitar la sed, solo nos proporciona una sensación refrescante momentánea, la temperatura del refresco.

– la segunda, porque esas bebidas son un caldo de cultivo para todo tipo de gérmenes y máxime con las altas temperaturas, no siempre se refrigeran recién hechas y podemos intoxicarnos fácilmente.

Las comidas tienen que ser frescas e incluir verduras y frutas que nos ayuden nutricionalmente y nos aporten también agua. No hay que dejar de comer aunque falte el apetito, tenemos que procurar que nuestra alimentación siga siendo equilibrada.

Os dejo un enlace para acceder a la receta del gazpacho andaluz, procedente de Andalucía (España), tierra en la que el calor todos los veranos hace estragos; es una bebida o sopa fría, según cómo se prepare,  que refresca mucho y nutre; puede servirnos para ir tomando a lo largo del día.

El saludable gazpacho andaluz.

En cualquier caso, ante síntomas, como mareos, dolor de cabeza, vómitos, tendremos que acudir a algún Centro Médico para que nos atiendan porque podemos estar sufriendo una insolación.

En los enlaces relacionados de esta entrada, podemos encontrar los síntomas y la forma de actuar ante un “golpe de calor”.

Si hace mucho frío:

Por supuesto tenemos que abrigarnos bien, sin cortar nuestra circulación con ropa que apriete y esa es la primera medida; en cuanto a la alimentación, comer de forma equilibrada e incluir sopas en nuestras comidas y cenas para que aumenten la temperatura corporal.

Las frutas podemos guardarlas a temperatura ambiente y no prescindir de su ingesta.

Os dejo la receta de dos sopas que nutren mucho y son muy sencillas de hacer:

Receta: Sopa Minestrone.

Sopa de Ajo.

El Confidencial, hoy día 29 de noviembre de 2013, propone para combatir el frío, además de las dos sopas anteriormente mencionadas, una tercera: Sopa de alubias griega, como un tercer clásico de la dieta mediterránea.

Podéis acceder a la noticia, en la que podéis encontrar otra forma de preparar las sopas que os recomiendo, a través del siguiente enlace:

Entra en calor: las mejores sopas para combatir las temperaturas gélidas.

Si estamos expuestos al frío intenso durante un tiempo prolongado podemos comenzar a notar síntomas como:

– Sensación de hormigueo seguida de entumecimiento.

– Piel fría, pálida y dura que ha estado expuesta al frío durante demasiado tiempo.

– El área puede doler o palpitar.

– Falta de sensibilidad: es posible que no sienta si alguien lo toca allí.

– A medida que el área se descongela, la carne se torna roja y muy dolorosa.

La congelación puede causar ampollas, gangrena y daño a nervios, tendones, huesos y músculos.

Por ello, si nos encontramos en una situación que provoque algunos de los síntomas descritos, debemos buscar de inmediato un lugar cálido y soltar cualquier ropa que nos apriete para restablecer la circulación, en tanto solicitamos ayuda médica de urgencia.

El hecho de que las recetas mencionadas a lo largo de esta entrada, formen parte de la “dieta o alimentación mediterránea”, no nos impide preparar estos platos en el sur del mundo y viceversa, algunos ingredientes, hoy por hoy, son internacionales y las climatologías en algunos lugares se asemejan. Cambiar las costumbres, de cuando en cuando, y aprender de otras culturas, puede resultar refrescante para el organismo y para la mente.

Vemos que los vegetales sirven para el frío y para el calor, no solo nos aportan nutrientes sino que además ayudan a hidratarnos, no obstante, no son sustitutos del agua pura y este líquido elemento no puede faltarnos día a día.

Enlaces relacionados:

Los riesgos del calor intenso y precauciones a tomar.
Recomendaciones para la alimentación de invierno.
Las hortalizas o verduras. Cómo cocinarlas.

Fuentes:

– Miguel Ayuso. El Confidencial. “Entra en calor: las mejores sopas para combatir las temperaturas gélidas”. 29 de noviembre de 2013.
http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-11-29/entra-en-calor-las-mejores-sopas-para-combatir-las-temperaturas-gelidas_60014/
– Medline Plus. “Congelación”.
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000057.htm

Imagen:

ID: 19026923_s Copyright (c) Copyright (c) 123RF Stock Photos

Detalle de una sopa vegetal.

caldo de hortalizas

Un trozo de brócoli, calabacín, cebolla, zanahoria, un huevo, agua, un poco de pimienta, limón  y un chorro de aceite oliva nos aportan proteínas, vitaminas y minerales en un primer plato caliente.  El variado color de las hortalizas es estimulante para nuestro psiquismo.

Imagen: Id: 20728858_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Marina Muñoz Cervera

Sopa de Ajo.

Marina Muñoz Cervera –

Hoy vamos a conocer un saludable plato, sencillo y muy nutritivo. Para su elaboración básica, solamente necesitamos unos cuantos dientes de ajo, pan y aceite. Nos aportará mucha energía duradera procedente del pan además de los almidones que contienen los ajos; vitaminas y minerales procedentes de la excelente hortaliza y de las verduras del caldo, como alimentos reguladores y, en el caso de que sea plato único, podemos añadirle un huevo cuajado en el mismo caldo y/o queso (preferentemente desgrasado) para que nos proporcionen proteínas.

Esta sopa, típicamente castellana, es de origen humilde y en España es un plato típico de Cuaresma (tiempo en el que muchas personas que no comen carne), normalmente servido como desayuno tras las noches de procesiones. Podéis conocer más detalles de su historia a través del siguiente enlace: Sopa de ajo

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Sopa_de_ajo

Hay una gran variedad de recetas que han ido variando sus ingredientes a lo largo de la historia, sin embargo todos esos aditamentos han ido convirtiendo esta sabrosa sopa en menos saludable.

Para ilustrar esta entrada y como forma de preparación vamos a conocer la que publicó el 16 de noviembre de 2009, la Web Recetolandia y la transcribo de forma literal por el tipo de Licencia de Creative Commons que protege su forma de difusión:

receta saludable

Ingredientes para 4 personas

– Caldo o agua (2 zanahorias, 1 cebolla o parte verde del puerro, carcasa de pollo)
– 5 o 6 dientes de ajo
– Pan del día anterior unos 150g
– Pimentón dulce
– Tacos de jamón serrano (opcional)
– 2 Huevos
– Sal
– Aceite de oliva

Modo de hacerlo:

Esta receta se puede hacer tanto con caldo (de verduras o de pollo) como con agua simplemente como se ha hecho toda la vida. Si decidimos hacerla con caldo ponemos en una cazuela aceite y rehogamos un poco la carcasa de pollo junto con las verduras cortadas en trozos, no tiene que tomar demasiado color, calculo unos dos o tres minutos, añadimos agua y dejamos hervir mínimo 30 minutos, cuanto más dejemos cocer, más concentrado saldrá el caldo.

Una vez preparado el caldo, vamos cortando 4 ó 5 dientes de ajo en láminas o en trocitos, el pan en rebanadas y cada rebanada yo la corto por la mitad, unas 2 ó 3 por persona. Es importante que el pan sea duro, mínimo del día anterior. Si queremos echar jamón cortamos unos daditos, en este caso no le eché porque no tenía.

En una cazuela ponemos un poco de aceite, añadimos el jamón, los ajos y doramos un poco con cuidado de que no se quemen si no amargan, añadimos una cucharadita de pimentón dulce, removemos fuera del fuego (para que no se queme el pimentón, arruinaría el plato) y rápidamente añadimos el pan, damos vueltas para que se dore un poco y agregamos el caldo o agua, tiene que cubrir.

La cantidad de pan y de caldo hará que la sopa quede más o menos espesa, dejamos hervir unos 10 minutos y añadimos los huevos batidos, damos un par de vueltas y apagamos el fuego. Hay que servirla caliente.

Con agua simplemente sale riquísima y es una manera de hacer una sopita rápidamente.

También se le llama sopa castellana.

Fuente e imagen : “Receta de sopa de ajos” 16 de diciembre de 2009. Recetolandia.

http://www.aesan.msssi.gob.es/AESAN/web/notas_prensa/nota_efsa.shtml

Podemos desarrollar nuestra imaginación, pero si añadimos elaborados cárnicos, como chorizo, morcilla, tocino, etc. solamente empeoramos la calidad nutricional del plato; sin embargo si variamos, aumentando las verduras empleadas en la elaboración del caldo o bien utilizando pan integral, estaríamos enriqueciéndolo de una forma saludable.

La receta anterior incluye tacos de jamón como opcional y en este caso, siempre que quitemos la grasa externa, realza mucho el sabor del plato.

¡¡Que os aproveche¡¡

Enlaces relacionados:

El ajo y su historia: Parte I
El ajo y su historia II: La “rosa picante de los griegos”
El ajo y su historia Parte III: El ajo en la cultura romana
El ajo y su historia IV: Edad Media y Moderna.
El ajo y su historia V: Un “tesoro nutricional” en nuestros días.