Archivo de la etiqueta: carne

Navidad sana, ejemplos de menús.

navidad sana

– Marina Muñoz Cervera –

¿Cómo confeccionamos un menú navideño saludable?

A la hora de elaborar un menú, el plato principal es el que manda y, en torno al mismo, elegimos los entrantes y postres, así como los canapés, si decidimos incluirlos en nuestra comida o cena.

Sigue leyendo

Sobre la carne asada en barbacoa.

carne a la brasa

– Marina Muñoz Cervera –

Las carnes asadas en la barbacoa se someten a temperaturas muy altas.

Según el Intituto Nacional del Cáncer de USA (1), los «hidrocarburos aromáticos tóxicos» se forman cuando la grasa y los jugos de la carne que se asa directamente al fuego, gotean y producen llamas. Estas llamas contienen hidrocarburos que se adhieren luego a la superficie de la carne que luego nos comemos.
Sigue leyendo

Las carnes más comunes en la alimentación humana.

carne
– Marina Muñoz Cervera –

Las carnes de consumo humano constituyen una importante fuente de proteínas de alto valor.

Nuevamente pido disculpas a los lectores vegetarianos de este blog porque el contenido de esta entrada puede vulnerar sus creencias.

El consumo de carnes y derivados de origen animal se ha disparado en todos los países, a medida que ha aumentado el nivel de vida de la población, este hecho puede provocar y provoca un desequilibrio alimentario. Sin embargo, la carne no es un alimento indispensable porque, hoy en día, puede ser sustituida por otro tipo de alimentos.
Sigue leyendo

La calidad de las carnes en nutrición.

ternera

– Marina Muñoz Cervera –

La calidad de la carne es un factor importante desde el punto de vista nutricional.

De antemano me disculpo si este tema resulta duro para las personas vegetarianas.

Cuántas veces hemos entrado en una carnicería y le hemos preguntado al carnicero ¿Qué carne es mejor? Afortunadamente las personas que venden este alimento son conocedores de su profesión y nos orientan bastante, no obstante, vamos a profundizar en la calidad de las carnes para sentirnos independientes en la elección.
Sigue leyendo

Las carnes y su valor nutricional.

carne picada

– Marina Muñoz Cervera –

La carne, junto a los huevos y el pescado, conforma el grupo de alimentos de origen animal que nos aportan proteínas.

Entendemos por carne, de forma común, la procedente de animales terrestres como terneras, vacas y reses en general, aves (gallina, pollo, pato, codornices, perdices, faisán, etc.), conejo, cordero, cabra, caballo, etc., es decir de cualquier animal que no sea pescado o marisco.
Sigue leyendo

Las carnes procesadas y el riesgo de fallo cardiaco.

chacinas

-Marina Muñoz Cervera –

El consumo habitual de carnes modificadas industrialmente, no es inocuo para nuestro organismo.

Un artículo publicado por la Revista Jano, ha puesto a los embutidos y carnes procesadas frente a un aumento del riesgo de insuficiencia cardiaca en varones.

El estudio, que puso de manifiesto el hallazgo, fue publicado en la revista Circulation: Heart Failure, el 12 de junio del presente año, concluye que los hombres que comen cantidades moderadas de carnes rojas procesadas pueden tener una mayor incidencia de insuficiencia cardiaca y mortalidad por esta causa.
Sigue leyendo

Comer carne en exceso puede tener consecuencias para la salud.

carne con pure y brecol

– Marina Muñoz Cervera –

La carne es un alimento proteico que gusta a muchas personas.

Es nutritiva, ya que nos aporta proteínas de excelente calidad, sin embargo, excederse de las cantidades recomendadas en las pirámides alimenticias, de 3 o 4 raciones a la semana, puede tener consecuencias indeseables para la salud.

Solo un dato, “la prevalencia de diabetes entre los veganos o vegetarianos se reduce a la mitad”. También es raro, entre ellos, el sobrepeso o la obesidad y padecen con menos frecuencia enfermedades como hipertensión, cálculos biliares o renales, problemas cardiovasculares e incluso ciertos tipos de cáncer.

No podemos olvidarnos que la carne contiene grasa saturada visible e invisible, podemos controlar la que vemos, pero no la interna, que se encuentra entre las fibras musculares; también contiene grasas trans naturales. Un consumo moderado de este alimento, dentro de una alimentación equilibrada, es bueno para nuestra salud, excepto que, por motivos morales o de otra índole, decidamos prescindir de ella en nuestra alimentación.

El hecho es que, hoy en día, el 85% de los alemanes consumen carne a diario o casi todos los días y Estados Unidos es uno de los países más consumidores de este alimento en el mundo: los hombres ingieren un promedio de 196 gramos al día y las mujeres, 125 gramos diarios, sin embargo, lo escándalos relacionados con este alimento suelen reducir el consumo y descienden las ventas (1).

Un artículo publicado el 13 de noviembre el “El Confidencial” que lleva por título Comer carne produce diabetes (y da igual cómo sea el resto de tu dieta), nos cuenta que el Instituto Francés de la Salud ha realizado un vasto estudio sobre los hábitos de vida de más de 66.000 mujeres durante 14 años, y llegaron a la conclusión de que “comer carne es el hábito que más aumenta el riesgo de diabetes, tanto es así que si se consume en exceso, más de 3 o 4 veces a la semana, la ingesta de frutas y verduras no compensa el desequilibrio nutricional que provoca, generando a la larga la incapacidad del cuerpo para producir insulina y, por tanto un aumento de glucosa. Las personas que comieron carne con una frecuencia semanal superior a la recomendada desarrollaron diabetes en un 56% más de casos que el grupo de personas que la consumieron en cantidades moderadas”.

Si queréis leer la noticia completa podéis acceder a través del enlace que lleva su título. En cualquier caso, responsabilizan de este devastador efecto a la acidez metabólica consecuente al consumo excesivo de carne, que dificulta la conversión de los azúcares en energía aprovechable y recomiendan que los alimentos llamados “ácidos” (que acidifican el metabolismo) como la carne, azúcar, café, alcohol, aceitunas, leche o huevos, no superen el 25% de la ingesta diaria y el 75% restante debe estar representado por alimentos que alcalinicen el metabolismo .

Respecto de los alimentos que acidifican y alcalinizan el metabolismo (sobre todo por su contenido mineral), hablaremos en otra entrada, no obstante, os anticipo que la acidez o alcalinidad es una medida de “pH”, es decir, una escala de 1 al 14 que mide estos parámetros, así de una medida de 0 a 7 indica acidez y de 7 a 14, alcalinidad. El pH normal de la sangre de organismo es ligeramente alcalino, entre 7,35 y 7,45. El Doctor Dudley d’Auverge Wriht, en su libro “Foods for Health and Healing” afirma que la alcalinidad normal de los fluidos del organismo es el factor más favorable para la correcta acción de las vitaminas.

Podría decirse, de forma genérica que los alimentos que favorecen la alcalinidad son las hortalizas, todas las ensaladas y todas las frutas frescas (excepto los arándanos y las ciruelas), la leche de almendras, el mijo y el trigo sarraceno. Y protegen al organismo de la acción de los alimentos acidificantes.

Aunque resulte paradójico, hay alimentos, como los cítricos o el tomate crudo, considerados ácidos, pero que después de la su digestión y asimilación, alcalinizan la sangre.

De forma general,  las carnes, huevos, queso curado, pescado, azúcar, cereales refinados, té y el alcohol, como alimentos acidificantes. Los frutos secos, excepto las almendras, se consideran acidificantes.

No obstante, sobre este tema, hay variedad de opiniones y en los libros podemos encontrar esa diversidad, por ejemplo, el café aparece como acidificante o alcalinizante, dependiendo de la bibliográfia consultada.

Y, para terminar esta entrada, comentaros que el equilibrio alimentario es importante para mantener nuestra salud, un consumo de carne diario o incluso de dos veces al día, probablemente, va a pasarnos factura, queramos o no, por eso es conveniente no aumentar nuestra ingesta de este alimento de 3 o 4 raciones a la semana, el resto de los días podemos comer huevos, legumbres o pescado, todas ellas son unas excelentes fuentes de proteína. Y, si al comer carne, rodeamos nuestro plato con alimentos que favorezcan la alcalinización de nuestro metabolismo (hortalizas y verduras) pues mucho mejor.

Enlaces relacionados:

Pirámides alimentarias del mundo
Hacia un equilibrio en la alimentación.

Fuentes:

– Claudia Christine Wolf. “La Mente de los Vegetarianos”. Revista Investigación y Ciencia. Noviembre de 2013.
– El Confidencial. “Comer carne produce diabetes (y da igual cómo sea el resto de tu dieta)”. 13 de noviembre de 2013.
http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-11-13/comer-carne-produce-diabetes-y-da-igual-como-sea-el-resto-de-tu-dieta_53472/
– Inserm. Institut national de la santé et de la recherche médicale.
http://www.inserm.fr/
– Tim Spong y Vicky Peterson. “La Combinación de los Alimentos”. Ediciones Robincook. Barcelona 2003.
– Dr. Jorge Pamplona Roger. “Alimentos que curan”. Editorial Safeliz. S.L. USA. 1995.
– Ernst Schneider, Esther Malaxetxebarría, Jorge Pamnplona Roger. “Salud por la naturaleza”. Editorial Safeliz,S.L. Madrid, 2004.

Imagen:

ID: 15582335_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Las mejores fuentes de Riboflavina o Vitamina B2.

alimentos ricos en vitamina B2

– Marina Muñoz Cervera –

Podemos encontrar vitamina B2 en muchos alimentos.

Para aprovecharla bien la riboflavina, tenemos que tener en cuenta que es sensible a la luz, sin embargo, resiste muy bien el calor.

Se encuentra tanto en el reino vegetal como animal, y los alimentos que la contienen en mayor cantidad son:

– Levadura de cerveza.

– Hortalizas de hoja verde (verduras).

– Frutos secos, sobre todo, nueces.

– Leche y derivados lácteos.

– Legumbres.

– Hígado.

– Pescado azul.

– Carne de pollo.

– Carne de vaca.

Aunque en menor cantidad también podemos encontrar riboflavina en frutas, hortalizas de colores, pescado blanco, marisco, maíz, arroz, etc.

La limitación de su sensibilidad a la luz afecta a las fuentes alimentarias envasadas, como por ejemplo la leche, porque se va perdiendo cuando está contenida en envases transparentes que dejan pasar los rayos solares, de ahí que la conservación de esta vitamina sea mucho mejor en recipientes de cartón o cristales o plásticos opacos.

Enlaces relacionados:

¿Para qué sirve la Riboflavina o Vitamina B2?
Deficiencia y toxicidad de Riboflavina o Vitamina B2.

Id: 23000488_s/21538626_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Última revisión: 19-04-19

Las mejores fuentes de Vitamina K.

alimentos ricos en vitamina K

– Marina Muñoz Cervera –

Podemos obtener esta vitamina, genéricamente llamada “K”, de fuentes vegetales y animales.

La Vitamina K incluye dos compuestos:

– Filoquinona o K1

– Menaquinona o K2 (precursor)

La filoquinona se encuentra en los cloroplastos de las plantas verdes, donde es imprescindible para la fotosíntesis. Algunas bacterias producen menaquinonas, que los animales reciben junto con la vitamina K1 o filoquinona cuando se comen las plantas.

De ahí la doble procedencia de esta vitamina liposoluble.

Los alimentos que la contienen en mayor abundancia son las verduras, sobre todo col, lechuga, espinacas y coliflor, no obstante casi todos los vegetales incluidas frutas y legumbres tienen Vitamina K aunque sea en pequeña cantidad. Y, entre los alimentos de origen animal, los huevos, la carne son los de mayor mención.

Enlaces relacionados:

¿Para qué sirve la Vitamina K?
Deficiencia y exceso de Vitamina K.

Última revisión: 25-06-19

Las mejores fuentes de Vitamina A.

vegetales
Marina Muñoz Cervera –

La vitamina A es liposoluble, es decir, soluble en grasas. Podría pensarse que solo la contienen los alimentos grasos de origen animal, sin embargo las mejores fuentes de esta vitamina son las verduras de hoja verde oscuro (espinacas, acelgas, etc.), las hortalizas (calabaza, zanahoria), las frutas de color amarillo o anaranjado (papaya, albaricoques, mango, etc.), algunas hortalizas de color rojo (tomate, pimiento rojo, etc.) son muy ricas y frutas como la sandía tienen cantidades significativas. Esto se debe a que los vegetales contienen unos pigmentos amarillos llamados “carotenos” que actúan como precursores y el cuerpo humano puede convertir en vitamina A; en ocasiones su color está enmascarado por la clorofila.

Antes de saberse esto, las carencias de esta vitamina en los animales se curaban con mantequilla, sin embargo, hoy día se sabe que con una zanahoria al día podemos cubrir nuestras necesidades diarias. También la contienen la yema de huevo, el hígado, pescados grasos, carne, nata, mantequilla, leche entera, etc. No obstante, debido a la abundancia en grasas saturadas de algunos de los alimentos anteriormente citados, es más saludable el consumo de Vitamina A de origen vegetal, con la excepción de las personas que tienen problemas de absorción intestinal que tendrán dificultades para convertir los carotenos. La leche materna es una fuente de esta vitamina para los niños.

Es importante saber que aunque esta vitamina aguanta muy bien la cocción, se pierden grandes cantidades de carotenos cuando las verduras y las hortalizas se secan al sol, por ello es mejor buscar otros medios de preservación.

Enlaces relacionados:
¿Porqué es necesaria la Vitamina A en nuestro organismo?
Defectos y excesos en el consumo de Vitamina A
Las Vitaminas y sus peculiares características.

Fuente:

Michael C. Latham. “Nutrición humana en el mundo en desarrollo”. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Colección FAO: Alimentación y nutrición N° 29. Roma 2002.

Imágenes:

http://fichas.infojardin.com/hortalizas-verduras/espinaca-espinacas-espinafre.htm
http://dietas.elembarazo.net/alimentos/zanahoria
http://www.mercatenerife.es/article.php?id=98&categoryID=7
http://vidaynatura.com/nutricion/conoce-todos-los-beneficios-de-la-papaya/
http://plantamedicinales.net/category/planta-de-tomate
http://eltendero.com/verdura/49-Pimiento-Rojo.html

Entrada actualizada el 16 de septiembre de 2013.
Entrada actualizada el 18 de septiembre de 2013.