Archivo de la etiqueta: flora intestinal

¿Porqué el chocolate negro «cuida» nuestra salud?

corazon

– Marina Muñoz Cervera –

El chocolate negro es rico en polifenoles y contiene un poco de fibra.

Hasta ahora, sabíamos que el chocolate negro era beneficioso para la salud cardiovascular por su riqueza en antioxidantes, sin embargo, se desconocía el mecanismo íntimo por el cual se producía ese efecto.

Hoy día, gracias a unos investigadores de la Universidad de Louisiana, sabemos la causa precisa por la que este alimento mejora la salud.

Los expertos han demostrado que las bacterias beneficiosas que habitan en nuestro intestino (colon), bifidobacterias y bacterias ácido-lácticas son capaces de fermentar algunos antioxidantes y la fibra presente en el chocolate negro; éstos componentes son escasamente absorbidos y digeridos durante su paso por el intestino delgado. Pero cuando llegan al colon, el proceso de fermentación fragmenta los grandes polímeros polifenólicos y la fibra en pequeños polímeros que son fácilmente absorbidos a nivel del colon ejerciendo una actividad antinflamatoria.

Por tanto, cuando se come chocolate negro, la flora intestinal beneficiosa prolifera y aumenta, reduciendo la inflamación de los tejidos cardiovasculares y disminuyendo por tanto el riesgo de accidentes cardiovasculares a largo plazo.

El hallazgo ha sido presentado en la 247 Reunión Nacional y Exposición de la Sociedad Americana de Química. John Finley ha sido el Director de la investigación.

Como vemos que no solo son los antioxidantes presentes en la cocoa los responsables de su acción, también, la pequeña cantidad de fibra que contiene el chocolate puede ser utilizada por nuestra flora bacteriana para completar un proceso digestivo que comienza en la boca pero que termina a nivel del colon de nuestro intestino y que tiene una importancia vital, puesto que determina que las bacterias del colon con acción protectora, aumenten.

En nuestro colon también existen otras bacterias, E. Coli y clostridios que pueden causar inflamación, diarrea, estreñimiento, gases, etc.; pero si nosotros mejoramos las beneficiosas, éstas se comportan como ejército de salvación, valga el ejemplo para entender el mecanismo por el cual, el beneficio supera al perjuicio.

Una investigación más reciente sobre el chocolate negro.

La revista Nutrición Hospitalaria publicó en el año 2017, una «Guía para el consumo del chocolate negro: ¿Placer y Salud cognitiva?», en la que refiere el resultado de múltiples investigaciones, cuyas conclusiones son las siguientes:

– El cacao puede ser un nutracéutico con acciones protectoras frente al deterioro cognitivo, mejorando la memoria y la capacidad de aprendizaje.
– Aumenta la capacidad plasmática antioxidante, disminuye la inflamación y la presión arterial sistólica y diastólica.
– Disminuye los niveles de colesterol malo (LDL).

Por lo tanto, el chocolate negro es un alimento que puede formar parte de nuestra alimentación saludable, ya que mejora nuestra salud global.

Entradas relacionadas:

El chocolate negro en la hipertensión.
El chocolate negro en la prevención de los riesgos del Síndrome metabólico.

Fuentes:

– Infosalud, Europa Press. «Resuelto el misterio de los beneficios del chocolate negro». 19 de marzo de 2014.
http://www.infosalus.com/nutricion/noticia-resuelto-misterio-beneficios-chocolate-negro-20140319092128.html
– ACS Chemistry for Life. «The precise reason for the health benefits of dark chocolate: mystery solved». Dallas, March 18, 2014.
http://www.acs.org/content/acs/en/pressroom/newsreleases/2014/march/the-precise-reason-for-the-health-benefits-of-dark-chocolate-mystery-solved.html
– Michaeleen Doucleff. NRP. «Thank Your Gut Bacteria For Making Chocolate Healthful». 18 de marzo de 2014.
http://www.npr.org/blogs/thesalt/2014/03/18/290922850/chocolate-turns-into-heart-helpers-by-gut-bacteria
– Katherine Harmon Courage. Scientific American. «Why Is Dark Chocolate Good for You? Thank Your Microbes». Mar 19, 2014.
http://www.scientificamerican.com/article/why-is-dark-chocolate-good-for-you-thank-your-microbes/
– Ibero-Baraibar, Idoia, Abete, Itziar, Martínez, José Alfredo, Rodríguez Mateos, Ana, Ángeles Zulet, María, Guías para el consumo de chocolate negro. ¿Placer y salud cognitiva?. Nutrición Hospitalaria [en linea] 2017, 34 [Fecha de consulta: 13 de noviembre de 2018] Disponible en: ISSN 0212-1611

Última revisión: 12-11-18

Riesgos de las dietas para el intestino.

dibujo

– Marina Muñoz Cervera –

La salud intestinal es muy importante para que nuestro organismo funcione de forma correcta.

Las dietas con bajo aporte de hidratos de carbono o carbohidratos y altas en proteínas pueden alterar el equilibrio de este «segundo cerebro».

Para evitar que se deteriore, mantener una alimentación equilibrada es esencial y así lo ha demostrado una investigación publicada por The Nutrition Society. Un artículo de Infosalus se refería al mencionado estudio, el 11 del presente mes y nos contaba que la Doctora Silvia W. Gratz, del Instituto de Nutrición y Salud Rowett de la Universidad de Aberdeen (Escocia) y su equipo, han llegado a las siguientes conclusiones:

«Las dietas altas en proteínas y bajas en carbohidratos son muy populares ya que ayudan a promover la sensación de sentirnos llenos mediante un consumo calórico más bajo del habitual. Sin embargo, el bajo consumo de carbohidratos y, en concreto, de fibras dietéticas procedentes de los cereales y los vegetales presenta problemas para la salud intestinal. Así, un bajo consumo de fibra en la dieta se vincula con un mayor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal«.

«Los bajos consumos de carbohidratos y de fibra en la dieta cambian las poblaciones de bacterias que viven en el colon humano. Esto disminuye la producción de los productos de fermentación bacteriana beneficiosos como el butirato de ácidos grasos de cadena corta, una pequeña molécula que mantiene a las células intestinales sanas».

Podéis acceder al artículo publicado por The Nutrition Society, a través del siguiente enlace:

Balancing dietary fibre and protein for a healthy gut

Entradas relacionados:

La obesidad y el estado de la flora intestinal.
La SEEDO recomienda huir de las dietas que restringen los alimentos.
¿Qué significa la palabra “Dieta”?

Fuente:

http://www.infosalus.com/nutricion/noticia-intestinos-sanos-cuidado-dietas-20140311162243.html

Última revisión: 10-01-18

La obesidad y el estado de la flora intestinal.

digestion

– Marina Muñoz Cervera –

Todo lo que comemos determina el estado de nuestro organismo y de ello no se salva nuestro intestino.

La flora microbiana, tan importante para la realización de los procesos digestivos en el intestino grueso, puede verse alterada por el consumo de alimentos muy grasos y/o exceso de azúcares dentro de un desequilibrio alimentario.

Aunque la mayor parte de nutrientes se absorben en el intestino delgado, en el interior del intestino grueso pueden aún suceder transformaciones químicas de los alimentos no digeridos; esta acción es llevada a cabo por un conjunto de millones de bacterias que constituyen la flora intestinal.

Una noticia publicada en ABC Salud el 28 de agosto de 2013, refiere los resultados de dos interesantes investigaciones que estudiaron la composición de la flora intestinal en función de la alimentación y del exceso de peso.

Ambos estudios fueron publicados ayer, día 28 de agosto de 2013 en la Revista Nature, el primero: Dietary intervention impact on gut microbial gene richness., determina mediante la exploración del ambiente genómico intestinal, (metagenómica), las variaciones que existen en la riqueza de las bacterias propias del intestino en un grupo de 38 personas obesas y 11 con sobrepeso. Comprobaron que las personas con menor riqueza en flora intestinal presentaban mayores disfunciones metabólicas y mayor grado de inflamación de bajo grado en la mucosa intestinal. Después de una alimentación sana, mejoró el perfil genómico de la flora, sin embargo no fue tan efectivo para el proceso inflamatorio (2).

En el segundo estudio, Richness of human gut microbiome correlates with metabolic markers, investigaron en 123 personas obesas y 169 no obesas, observando que había diferencias en la riqueza de una buena flora microbiana entre un grupo y otro. Las personas con una mayor pobreza en su flora presentaban una marcada adiposidad general, resistencia a la insulina, dislipidemia y un fenotipo inflamatorio más pronunciado que las personas con una mayor riqueza en su flora microbiana. Sus conclusiones pueden ayudar a aquellos grupos de personas con mayor riesgo a desarrollar comorbilidades asociadas a la obesidad como la Diabetes, Síndrome metabólico, etc. (3).

El artículo de ABC Salud nos dice también que «Las complicaciones metabólicas asociadas a la obesidad se han convertido en una epidemia. Se espera que la obesidad aumente en todo el mundo, y pase de los 400 millones de personas obesas en 2005, a más de 700 millones en 2015. Y dicha tendencia se calcula que persistirá al menos hasta 2030. Por eso determinar qué personas son más sensibles a desarrollar obesidad y sus complicaciones puede ser un buen principio para cambiar las catastróficas previsiones» (1).

Ambos estudios son muy importantes, por un lado, porque determinan la importancia del estado de la flora intestinal en la tendencia a engordar y/o a «no adelgazar», y por otro, porque permiten desarrollar actividades de intervención sobre aquellas personas con mayor riesgo de enfermedades asociadas a la obesidad y al sobrepeso.

Una alimentación saludable aunque, a corto plazo, solamente influya en la recuperación de una buena flora microbiana en nuestro intestino, a la larga puede determinar que los procesos inflamatorios intestinales asociados a una mala alimentación, vayan recuperándose.

Tenemos que tener en cuenta que los procesos inflamatorios intestinales unidos a una flora deteriorada impiden que los nutrientes residuales se absorban de una forma correcta e incluso la síntesis de vitaminas y el resultado es que nuestro organismo funciona en un constante desequilibrio al no ser capaz de utilizar la riqueza energética y nutricional de nuestros alimentos. Una alimentación variada y equilibrada proporciona la suficiente fibra y los nutrientes necesarios para que nuestro intestino cumpla sus funciones digestivas sin problemas.

Enlace relacionado:

10 DATOS SOBRE OBESIDAD. Organización Mundial de la Salud.

Fuentes:

(1) R. I. ABC Salud. «La flora intestinal determina la salud de las personas obesas». 28 de agosto de 2013.
(2) Nature 500, 585–588 (29 August 2013) doi:10.1038/nature12480
(3) Nature 500, 541–546 (29 August 2013) doi:10.1038/nature12506

Última revisión: 07-10-19