Archivo de la etiqueta: informe

La alimentación sana según la Asociación Americana del Corazón.

tres en raya

– Marina Muñoz Cervera –

Cuidar el corazón a través de una alimentación saludable.

Una nueva Guía práctica sobre “El estilo de vida que reduce el riesgo cardiovascular” ha sido publicada el 12 de noviembre de 2013 por la Asociación Americana del Corazón y el Colegio Americano de Cardiología en la revista digital “Circulation”.

Podéis descargar la guía, en inglés, desde el siguiente enlace: Guideline on Lifestyle Management to Reduce Cardiovascular Risk.

Sobre ello, nos informa El Confidencial a través de una noticia publicada, hoy 14 de noviembre de 2013. Y nos cuenta que “Llevar una dieta saludable para el corazón no consiste en comer alimentos buenos y asilar los malos, sino que se trata de la dieta total, explica Robert Eckel, copresidente del Comité de Redacción de la Guía y profesor de Medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos”.

Recomendaciones:

De forma muy sintética, recomienda lo siguiente:

1- Para bajar el colesterol en la sangre y, en especial, el LDL o colesterol “malo”, limitar las grasas saturadas y grasas trans.

2.- Para disminuir la presión arterial, la guía hace hincapié en la importancia de la restricción de sodio.

3.- Una dieta sana establecida para un patrón estándar de 2000 calorías al día que incluya:
– Cuatro y cinco porciones de fruta al día.
– Otras tantas de verduras.
– De seis a ocho porciones de cereales enteros (preferiblemente con alto contenido en fibra).
– Dos o tres porciones de leche y productos lácteos sin grasa o bajos en grasa.
– 170 gramos o menos al día de carnes magras, pollo y pescado.
– Entre cuatro y cinco raciones a la semana de frutos secos.
– De dos a tres porciones al día de grasas y aceites saludables.
– Limitar los dulces y los azúcares añadidos, además de la sal.

4.- Actividad física, la nueva guía aconseja ejercicio aeróbico de intensidad moderada a vigorosa, como caminar a paso ligero, durante un promedio de 40 minutos entre tres y cuatro veces a la semana.

Como vemos, estas recomendaciones se parecen mucho a las establecidas por la OMS para un equilibrio alimentario dentro de la salud y, en cuanto a los grupos de alimentos, establecen parecida frecuencia a la que nos encontramos en la pirámides alimentarias de la mayor parte de los países. Por eso, también nos dicen que esta guía práctica es de utilidad para la prevención de enfermedades como la diabetes, entre otras.

Enlaces relacionados:

Hacia un equilibrio en la alimentación.

Fuentes:

– El Confidencial. “La dieta que los estadounidenses recomiendan para tener buena salud”. 14 de noviembre de 2013.
http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-11-14/la-dieta-que-los-estadounidenses-recomiendan-para-tener-buena-salud_54059/
– 2013 AHA/ACC Guideline on Lifestyle Management to Reduce Cardiovascular Risk.
November 12, 2013, doi: 10.1161/​01.cir.0000437740.48606.d1

Imagen:

ID: 5881202_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Situación del hambre en el mundo 2012. Los progresos de Latinoamérica, El Caribe y Asia e Islas del Pacífico.

lucha contra el hambre

– Marina Muñoz Cervera

En el día de ayer, 9 de octubre de 2012, la FAO publicó un Nuevo Informe sobre el Hambre y vamos a conocer un poco cual es la situación mundial a este respecto. En esta entrada voy a incluir otras dos noticias que están relacionadas con el tema: Los progresos de América Latina y el Caribe y el tributo al Primer Ministro de China, Wen Jiabao, otorgado por la FAO a través de la Medalla Agrícola.

“El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2012” (SOFI, por sus siglas en inglés), publicado conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), presenta estimaciones precisas sobre la subnutrición crónica basadas en una metodología mejorada y datos de las últimas dos décadas.

La gran mayoría de las personas que padecen hambre, 852 millones, viven en países en desarrollo -alrededor del 15 por ciento de su población- mientras que 16 millones de personas están subnutridas en los países desarrollados.

El número total de personas hambrientas disminuyó en 132 millones entre 1990-92 y 2010-12, lo que equivale a pasar del 18,6 por ciento al 12,5 por ciento de la población mundial, y del 23,2 por ciento al 14,9 por ciento en los países en desarrollo. Con ello, la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) estaría al alcance si se adoptan las medidas adecuadas.

La cifra de víctimas del hambre disminuyó de forma más pronunciada de lo que se creía entre 1990 y 2007. Desde 2007-2008, sin embargo, el progreso global en la reducción del hambre se ha ralentizado y estabilizado.

Cerca de 870 millones de personas, una octava parte de la población mundial, padecían subnutrición crónica en el período 2010-2012, según el nuevo informe de la ONU sobre el hambre.

José Graziano da Silva, Kanayo F. Nwanze y Ertharin Cousin, al frente respectivamente de la FAO, el FIDA y el PMA, afirman en el prólogo del informe: “En el mundo actual de oportunidades sin precedentes a nivel tecnológico y económico, nos parece totalmente inaceptable que más de 100 millones de niños menores de cinco años tengan falta de peso, y por lo tanto no puedan desarrollar todo su potencial humano y socio-económico, y que la desnutrición infantil provoque la muerte de más de 2,5 millones de niños cada año”

El informe sugiere que, si se adoptan medidas adecuadas para revertir la desaceleración de 2007-08 y para alimentar a los hambrientos, cumplir la meta del Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) de reducir a la mitad la proporción de personas que padecen hambre en el mundo en desarrollo en 2015, es aún posible.

“Si la reducción media anual del hambre de los últimos 20 años continúa hasta el 2015, el porcentaje de subnutrición en los países en desarrollo alcanzaría un 12,5 por ciento. Todavía por encima de la meta del ODM del 11,6 por ciento, pero mucho más cerca de lo que se pensaba anteriormente”, señala el informe.

Subnutrición por regiones:

– Asia y el Pacífico: en los dos últimos decenios disminuyó casi un 30 por ciento, de 739 millones a 563 millones de personas, debido principalmente al progreso socioeconómico de muchos países de la región. A pesar del crecimiento de la población, la prevalencia de la subnutrición en la región se redujo del 23,7 por ciento al 13,9 por ciento.

– Latinoamérica y el Caribe también han progresado, pasando de 65 millones de personas hambrientas en 1990-1992 a 49 millones en 2010-2012, mientras que la prevalencia de la desnutrición bajó del 14,6 por ciento al 8,3 por ciento. Sin embargo, el ritmo de los avances ha disminuido recientemente.

– África fue la única región donde el número de personas hambrientas aumentó en el período citado, pasando de 175 millones a 239 millones, con casi 20 millones sumados en los últimos cuatro años. La prevalencia del hambre, aunque se redujo, ha aumentado ligeramente en los últimos tres años, del 22,6 por ciento al 22,9 por ciento, casi una cuarta parte de la población. Y en África subsahariana, los modestos avances logrados en los últimos años hasta 2007 se anularon, con un aumento del hambre del 2 por ciento anual desde entonces.

Las regiones desarrolladas también han visto aumentar el número de personas que pasan hambre, de 13 millones en 2004-2006 a 16 millones en 2010-2012, revirtiendo una tendencia constante a la disminución en los años anteriores, desde los 20 millones de hambrientos que se calculaban en 1990-1992.

El informe subraya que el desarrollo general es necesario pero no suficiente para una reducción sostenida del hambre. El crecimiento agrícola es particularmente eficaz en la reducción del hambre y la desnutrición en los países pobres, ya que la mayoría de los pobres dependen de la agricultura y las actividades asociadas para al menos parte de sus medios de subsistencia. El desarrollo agrícola que involucre a los pequeños agricultores, especialmente a las mujeres, será más eficaz en la reducción de la pobreza extrema y el hambre al generar empleos para los pobres.

Mientras que 870 millones de personas siguen padeciendo hambre, el mundo se enfrenta cada vez más a un doble lastre de la malnutrición: la subnutrición crónica y la carencia de micronutrientes coexisten con la obesidad, el sobrepeso y las enfermedades no transmisibles asociadas (que afectan a más de 1 400 millones de personas en el mundo).

La protección social puede mejorar la nutrición de los niños pequeños, una inversión que dará sus frutos en el futuro con adultos mejor educados, fuertes y sanos. Con una protección social eficaz que complemente un desarrollo económico inclusivo, el hambre y la malnutrición pueden ser eliminadas (1).

La noticia completa podéis encontrarla en el siguiente enlace:

Nuevo informe sobre el hambre: casi 870 millones de personas sufren subnutrición crónica en el mundo

Un informe como éste, no solo incita a la reflexión colectiva e individual, además nos da una visión completa y pienso que es bueno que la conozcamos.

PROGRESOS DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE:

hambre y desnutrición

Me parece importante mencionar los progresos de América Latina y El Caribe en este sentido, en los últimos 20 años, el número de latinoamericanos que padece hambre se redujo en 16 millones. Actualmente, unos 49 millones de personas en la región están desnutridas.

Como región, América Latina en su conjunto está en condiciones de cortar a la mitad para el año 2015 el número de personas que sufre desnutrición, subrayó Juan Carlos García Cebolla, experto de la FAO.

Sin embargo, indicó que algunos países actualmente tienen problemas para cumplir esa meta.

“En Guatemala hay una gran dificultad para producir mejoras. De hecho, es una situación que no consigue reducir esos porcentajes de subnutrición. El caso de Paraguay ha presentado también una situación de dificultad para avanzar. Esos serían los países que están en situaciones que ahora mismo no avanzan”, dijo García Cebolla.

Agregó que con una protección social efectiva que complemente el crecimiento económico inclusivo, se puede eliminar el hambre y la malnutrición (2).

La noticia completa está el en enlace siguiente:

América Latina es la región que más ha avanzado contra el hambre

MEDALLA AGRÍCOLA DE LA FAO 2012:

Web jiabao

Y como el desarrollo agrícola es un pilar fundamental en todo este proceso, aprovecho el tema de esta entrada para comentaros que la Medalla Agrícola de este año fue otorgada por la FAO al Primer Ministro de China Wen Jiabao el 2 de octubre de 2012. Es el máximo galardón de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación. El premio fue entregado por el director general de la FAO, José Graziano da Silva, que visitó oficialmente Beijing para firmar un acuerdo de cooperación entre la agencia y el país asiático, que supondrá un sumatorio de fuerzas para combatir el hambre, aumentar la producción agrícola y mejorar los medios de vida rurales.

La medalla tiene grabada la frase: “Quien no conoce a los campesinos chinos, no conoce China”, de Wen Jiabao, y fue entregada por los méritos de este Primer Ministro en la promoción de la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza en la República Popular de China y en el mundo (3).

Enlaces relacionados:

OBJETIVOS DE SALUD DEL MILENIO (ODM) – OMS
¿Qué es la Iniciativa América Latina y El Caribe sin hambre 2025?

Fuentes:

(1) Centro de Prensa. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. “Nuevo informe sobre el hambre: casi 870 millones de personas sufren subnutrición crónica en el mundo”. 9 de octubre de 2012. Roma.

http://www.fao.org/news/story/es/item/161867/icode/

(2) Centro de Noticias de la ONU. “América Latina es la región que más ha avanzado contra el hambre” 9 de octubre de 2012.

http://www.un.org/spanish/News/fullstorynews.asp?NewsID=24702

(3) Centro de Noticias de la ONU. “FAO otorga premio agrícola a primer ministro de China Wen Jiabao”

http://www.un.org/spanish/News/fullstorynews.asp?NewsID=24641

Imágenes:

http://1.bp.blogspot.com/-trETVfyv_pY/UBCPLZVEVCI/AAAAAAAAFqw/aydXhPxC__w/s1600/trabajo-desarrollo-agricola-formada-mujeres_LRZIMA20120721_0045_12.jpg

http://radioamericahn.net/imag/2012/07/Lucha-contra-el-hambre-257×300.jpg

http://images.lainformacion.com/cms/la-fao-premia-a-wen-jiabao-por-su-aportacion-a-la-lucha-mundial-contra-el-hambre/2012_10_2_Fdl88n971paNrslvqwdbx2.jpg?width=642&height=482&type=height&id=bb0dDMRQaPTdgBdJjTWkS6&time=1349173745&project=lainformacion

Consumo de glúcidos o carbohidratos.

– Marina Muñoz Cervera –

El consumo de carbohidratos suele estar rodeado de polémica.

Las dietas restrictivas, también conocidas como dietas “milagro”, suelen suprimir o reducir mucho este tipo de macronutrientes con el objetivo de conseguir una pérdida de peso rápida. En consecuencia, hay personas que eliminan este tipo de alimentos para estar delgadas.

Por otro lado, se suelen confundir los carbohidratos de absorción lenta (pan, pasta, arroz, maíz, etc.) con los de absorción rápida (azúcares) y esta confusión puede generar una etiqueta única para ambos grupos.

Los carbohidratos de absorción lenta deben estar presentes en nuestra alimentación diaria, como fuente de energía. Es mejor que sean integrales y su consumo debe estar ajustado a nuestras necesidades energéticas, para lograr un equilibrio alimentario.

¿Qué nos dice la OMS?

El Informe de la Comisión de Expertos de la FAO/OMS “Los Carbohidratos en la alimentación humana” expresa en uno de sus apartados:

“Los carbohidratos constituyen la mayor fuente de energía en la dieta de la gran mayoría de las personas. Existen muchas razones que demuestran que esta forma de obtener energía es la mejor. Además de proporcionar energía fácilmente aprovechable para el metabolismo oxidativo, los carbohidratos contenidos en los alimentos son vehículo de importantes micronutrientes y fitoquímicos. Los carbohidratos en la alimentación son importantes para mantener la homeostasis glicémica, para la integridad y función gastrointestinal. A diferencia de las grasas y las proteínas, una dieta con niveles altos en carbohidratos, siempre que procedan de distintas fuentes, no está asociada a efectos adversos para la salud. Además, se observa que las dietas ricas en carbohidratos, comparadas con las ricas en grasa, reducen la propensión a desarrollar obesidad. Una dieta óptima debería ser aquella en la que, como mínimo, un 55% de la energía total procediese de carbohidratos obtenidos de distintas fuentes.”

Un estudio revela que su consumo en las dietas permite la pérdida de peso en igual medida que en los regímenes que lo excluyen, y reduce a su vez el riesgo de abandono.

“El consumo de pan en las dietas de adelgazamiento permite la pérdida de peso en igual medida que en los regímenes que lo excluyen y reduce a su vez el riesgo de abandono de la dieta, según un estudio de la Unidad de Nutrición del Hospital de La Paz de Madrid. Debido a “falsos mitos” muy arraigados entre la población, el pan y los alimentos ricos en hidratos de carbono se eliminan o restringen cuando se quiere perder peso, asegura una de las autoras, la doctora Viviana Loira.”

“Sin embargo, la comparación entre dos dietas hipocalóricas con pan y sin pan en mujeres con sobrepeso u obesidad ha demostrado que su consumo no interfiere en la pérdida de peso y facilita el seguimiento de la dieta. Al analizar los resultados obtenidos con las dos dietas, los investigadores observaron que en ambos grupos se redujo por igual el peso corporal y la masa grasa, y que el porcentaje de abandonos fue significativamente menor entre las mujeres que hicieron la dieta con pan. Al comparar los resultados antropométricos de los dos grupos, no se observaron diferencias en la evolución del peso corporal y, tras dieciséis semanas, las mujeres de ambos grupos perdieron una media de cuatro kilos.”

Por otro lado, el informe también manifiesta que los carbohidratos pueden tener una influencia directa sobre las enfermedades humanas, modificando los procesos fisiológicos y metabólicos. Reduciéndose, en consecuencia, los factores de riesgo de las enfermedades.

Fuente:

OMS/FAO. “Los carbohidratos en la nutrición humana”. Informe de una Consulta Mixta FAO/OMS de expertos, Roma, 14-18 abril, 1997. FAO 1999. M-86. ISBN: 92-5-304114-5.

Imagen:
http://www.dieta-saludable.com/wp-content/uploads/2011/04/Pan_2-300×189.jpg

Última revisión: 15-08-18