Archivo de la etiqueta: oligoelemento

El cobre: su importancia en la salud humana y fuentes alimentarias

– Marina Muñoz Cervera –

Necesitamos cobre para tener salud.

El Cobre, es un oligoelemento esencial y por tanto lo tenemos que aportar a través de la alimentación. Su metabolismo es complejo, pero de forma muy resumida, os comento que este metal pesado está presente en todos los tejidos del organismo sobre todo en los huesos (40%), músculos (24%), hígado (9%) y en el encéfalo (6%); es muy importante porque, junto al hierro, ayuda en la formación de los glóbulos rojos, así como en el mantenimiento de los vasos sanguíneos, sistema inmunitario, sistema nervioso, etc. En los últimos años se ha descubierto que el cobre forma parte del sistema antioxidante endógeno, luego su carencia podría dar lugar a un aumento del estrés oxidativo. La falta de cobre también  puede llevar a que se presente anemia y osteoporosis.(1)(2)

Normalmente, obtenemos suficiente cobre con los alimentos que consumimos. La deficiencia de cobre puede ser congénita o adquirida; el deficit heredado se llama  Enfermedad de Menkes (síndrome del cabello ensortijado de Menkes) es un trastorno muy poco común del metabolismo del cobre que está presente antes del nacimiento y ocurre en bebés de sexo masculino que han heredado un gen mutante ligado al cromosoma X. En cuanto a la deficiencia adquirida,  en personas genéticamente normales, son raras, las únicas causas descritas son Síndrome de Kwashiorkor que es una grave desnutrición edematosa, la diarrea infantil persistente que suele asociarse con una dieta limitada de leche, la malabsorción grave como el esprúe, la malnutrición parenteral total exenta de cobre y el exceso de ingesta de sales de cinc como suplemento dietético.(3)

Destaco esta última causa porque, hoy en día, es muy frecuente el uso de suplementos alimentarios.

Fuentes alimenticias:

Las ostras y otros mariscos, los granos enteros, las legumbres, las nueces, las papas (patatas) y las vísceras (riñones, hígado) son buenas fuentes de cobre en la dieta, al igual que las verduras de hoja oscura, las frutas deshidratadas como ciruelas, el cacao, la pimienta negra, la levadura, etc. (1). En la imagen, que encabeza esta entrada, aparecen los alimentos que, en mayor, o menor cantidad contienen este oligoelemento. Como vemos son muchas las fuentes, y para conseguir la cantidad de casi 1 mg, que es el aporte necesario para un hombre o mujer adultos, tendríamos que comer, por ejemplo, 25-50 gramos de hígado o 375 gramos de pan integral o 25 gramos de nueces (2).

¿Qué cantidad de Cobre necesitamos?

El Comité de Nutrición y Alimentos del Instituto de Medicina (Food and Nutrition Board of the Institute of Medicine ) recomienda los siguientes consumos en la dieta para el cobre:

Bebés:

•0 a 6 meses: 200 microgramos por día (mcg/día)
•7-12 meses: 220 mcg/día

Niños:

•1 – 3 años: 340 mcg/día
•4 – 8 años: 440 mcg/día
•9 – 13 años: 700 mcg/día

Adolescentes y adultos:

•Hombres y mujeres de 14 a 18 años: 890 mcg/día
•Hombres y mujeres de 19 años en adelante: 900 mcg/día

¿Cuáles son los problemas de consumir cobre en exceso?

El cobre es tóxico en grandes cantidades. Un trastorno hereditario muy raro, la enfermedad de Wilson, ocasiona depósitos de cobre en el hígado, el cerebro y otros órganos. El aumento de cobre en estos tejidos conduce a hepatitis, problemas renales, trastornos cerebrales y otros problemas.

Fuentes:
(1) http://www.umm.edu/esp_ency/article/002419.htm
(2) Nutrientes. Biesalski-Grimm. Nutrición Texto y Atlas. Editorial Médica Panamericana, S.A. Madrid 2009.
(3) Alteraciones en la nutrición. Mark H. Beers, M.D. Robert Berkrow, M.D. El Manual Merck de Diagnóstico y Tratamiento. Décima Edición Española. Elsevier España, S.A. Madrid 2003.

Última revisión: 25-09-18

El Selenio: importancia en la salud humana y fuentes alimentarias.


– Marina Muñoz Cervera –

El selenio es un micronutriente esencial para nuestro organismo

El cuerpo humano no lo fabrica, por ello, es imprescincible incorporarlo en la alimentación.

Es un Oligoelemento y dentro de este término se incluyen los minerales que el cuerpo  requiere en cantidades extremadamente pequeñas (menos de 100 mg. diarios). En este grupo se incluyen el hierro, el cinc, el flúor, el yodo, el arsénico, el magnesio, el cobre, el selenio, el cobalto, el molibdeno, el sílice, el cromo, el vanadio, el estaño y el níquel.(1)

El selenio fue considerado elemento esencial en el año 1957 y aunque su carencia es infrecuente puede dar lugar a un Síndrome, conocido como Enfermedad de Keshan, consiste en una miocardiopatía dilatada que produce una gran cantidad de muertes en un área concreta de China, en la que el consumo de este mineral es inferior a 11mcg/día.(2)

¿Porqué es importante?

Porque ayuda al cuerpo a:

  • Producir proteínas especiales, llamadas enzimas antioxidantes, las cuales juegan un papel en la prevención del daño celular.
  • Ayudar al cuerpo a protegerlo después de una vacuna.

Algunos estudios médicos sugieren que el selenio puede ayudar con las siguientes afecciones, pero se necesitan más estudios.

  • Prevenir ciertos cánceres.
  • Prevenir enfermedad cardiovascular.
  • Ayudar a proteger al cuerpo de los efectos tóxicos de los metales pesados y otras sustancias dañinas.
  • Incrementar la fertilidad, especialmente en los hombres, ya que se ha demostrado que este mineral aumenta la producción de semen y la motilidad de los espermatozoides.(3)

¿Cómo podemos asegurar nuestro aporte alimentario de selenio?

Los alimentos vegetales, como las verduras, son las fuentes de selenio más comunes en la dieta. La cantidad de selenio presente en las verduras que se consumen depende de la cantidad de mineral que estaba presente en el suelo donde la planta creció.

El pescado, los mariscos, las carnes rojas, los granos, los huevos, el pollo, el hígado y el ajo son todos buenas fuentes de selenio. Las carnes obtenidas de animales que comieron granos o plantas que se encuentran en suelos ricos en selenio tienen niveles más altos de este mineral.

La levadura de la cerveza, el germen de trigo, al igual que los panes enriquecidos son también buenas fuentes de selenio.(4)

¿Qué cantidad de Selenio necesitamos?

Ingestas de referencia en la dieta para el selenio (mcg= microgramos):

Bebés:

  • 0-6 meses: 15 microgramos por día (mcg/día)
  • 7-12 meses: 20 mcg/día

Niños:

  • 1-3 años: 30 mcg/día
  • 4-8 años: 30 mcg/día
  • 9-13 años 40 mcg/día

Adolescentes y adultos:

  • Hombres de 14 años en adelante: 55 mcg/día
  • Mujeres de 14 años en adelante: 55 mcg/día(5)

Para que os hagáis una idea, si queremos consumir 50 mcg de selenio, tendríamos que comer 6 kg de verduras o 200 gr de pescado o 200 gr de huevos o 1,6 litros de leche o 2,8 kg de pan o 1,25 kg de fruta o 350 gr de carne (2). Por ello, lo ideal es ingerir  los alimentos de una forma equilibrada para que el conjunto nos de la cantidad que necesitamos.

¿Cuáles son los problemas de consumirlo en exceso?

Demasiado selenio en la sangre puede causar una afección llamada Selenosis, la cual puede provocar pérdida del cabello, problemas en las uñas, náuseas, irritabilidad, fatiga y daño nervioso leve. (6)

Fuentes:

(1) http://salud.glosario.net/terminos-medicos-de-enfermedades/oligoelementos-2968.html
(2) Minerales y oligoelementos. Biesalski-Grimm. Nutrición Texto y Atlas. Editorial Médica Panamericana. Madrid 2009.
(3)(4)(5)(6) Universidad de Maryland. Medical Center.

Última revisión: 17-09-18