Archivo de la etiqueta: Vitamina C

El melón común y su riqueza nutricional.

cucumis melo

– Marina Muñoz Cervera –

El melón es muy rico en beta-carotenos (precursores de la Vitamina A) y en Vitamina C.

Es una fruta dulce por su contenido en azúcares (más o menos dos cucharillas de 5 gramos cada una por 100 gramos de melón), sobre todo sacarosa (la misma que el azúcar común de mesa), pero también tiene glucosa y fructosa.

Existe la creencia popular de que las frutas solo nos aportan fructosa y nada más lejos de la realidad, en cada una de ellas hay una combinación de azúcares.

Enlace relacionado:

Melón común.

Imagen:

ID: 21860864_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Deficiencia y exceso de Vitamina C.

falta de vitamina C

– Marina Muñoz Cervera –

Necesitamos el suministro de vitamina C a partir de los alimentos.

La mayoría de las especies animales pueden sintetizar vitamina C a partir de la glucosa, pero nosotros no podemos producirla, por ello, nos vemos obligados a consumirla con la alimentación.

Es una vitamina hidrosoluble (soluble en agua) y las cantidades sobrantes que consumimos, se eliminan por orina, por ello, es necesario el suministro continuo de la misma.

Se conocen dos formas:

– Ácido ascórbico: forma reducida de la molécula, es la que tiene mayor poder vitamínico.

– Ácido dehidroascórbico: forma oxidada, tiene muy poco poder vitamínico y es la que consumimos en forma de aditivos alimentarios.

Deficiencia de Vitamina C.

Puede producirse deficiencia de esta vitamina cuando aumentan nuestras necesidades vitales, por ejemplo en los siguientes casos:

– Enfermedades gastrointestinales: regímenes alimentarios para úlceras, diarreas.
– Embarazo y lactancia.
– Tiroxosicosis.
– Enfermedades inflamatorias agudas y crónicas.
– Cirugía y quemaduras.
– Estrés por frío o calor.

O bien, cuando ingerimos poca cantidad de alimentos ricos en Vitamina C.

Los signos y síntomas de su deficiencia son:

– Anemia.
– Encías sangrantes.
– Disminución de la capacidad para combatir infecciones.
– Disminución de la tasa de cicatrización de las heridas.
– Resequedad y formación de mechones por el cabello separados.
– Tendencia a la formación de hematomas.
– Gingivitis (inflamación de las encías)
– Sangrados nasales.
– Posible aumento de peso debido al metabolismo lento.
– Piel áspera, reseca y descamativa.
– Dolor e inflamación de las articulaciones.
– Debilitamiento del esmalte de los dientes.

Por todos es conocido el Escorbuto como enfermedad carencial grave de esta vitamina que, hoy en día, suele darse en desnutridos y ancianos.

Esta antigua patología se reconoció por primera vez en los siglos XV y XVI como una enfermedad grave de los marinos en viajes largos por mar pues no tenían acceso a alimentos frescos incluyendo frutas ni verduras, pero la relación entre la misma y el consumo de cítricos se descubrió en el siglo XX.

En los largos viajes en barco que se realizaban a principios de siglo, los marineros ingleses, llamados “limoneros” sabían que debían consumir limones a diario para no padecer escorbuto.

Zilva en 1923 aisló una sustancia en el jugo del limón que prevenía esta enfermedad y más tarde, Szentz-Gyorgyi aisló la vitamina C del tejido suprarrenal, de las naranjas y la col, llamándola Ácido hexurónico.

En el escorbuto las paredes de los capilares carecen de solidez y se vuelven frágiles, sangran y dan lugar a hemorragias en distintos lugares del cuerpo.

Así, una persona que tenga los siguientes síntomas: cansancio y debilidad, encías inflamadas que sangran fácilmente, hemorragias en la piel y en otros lugares como en la orina, heces, uñas, demora en la cicatrización de las heridas y anemia, aunque no parezca muy gravemente enfermo puede fallecer de repente por insuficiencia cardiaca.

El Escorbuto infantil o Enfermedad de Barlow suele darse en niños entre 2 y 12 meses de edad que son alimentados con biberón y leches procesadas de baja calidad, debido a que el calor destruye la vitamina C al procesar la leche,; las leches de buena calidad tienen suplementada la vitamina para evitar su carencia.

Exceso de Vitamina C.

No es muy común que se den síntomas por exceso de esta vitamina porque como ya sabemos no se acumula en el organismo y la eliminamos por orina, sin embargo, dosis mayores a 2000 mg/día, pueden producir:

– Malestar estomacal.

– Diarrea.

– Disminución de la eficacia de algunos medicamentos por el aumento de la diuresis.

– Uno de los compuestos que se crean con la oxidación de esta vitamina es el oxalato que forma oxalato cálcico; cuando este compuesto insoluble se deposita en los tejidos blandos, como por ejemplo, el riñón, puede dar lugar cálculos renales.

– Alteración de la flora intestinal.

Aumento exagerado de la absorción del hierro que puede dar lugar a un excesivo acúmulo de este mineral.

Enlaces relacionados:

Las mejores fuentes de Vitamina C.
¿Para qué es necesaria la Vitamina C?

Fuentes:

– Mark H. Beers, M.D.; Robert Berkow, M.D. Manual Merck. Décima edición española. Elsevier, S.A. Madrid 2003.
– María del Carmen López, Herminia López, Mª Fátima Olea. Las Vitaminas. Monografía de “Toxicología Alimentaria”. Díaz de Santos. Madrid, 2012.
– Michael C. Latham. “Nutrición humana en el mundo en desarrollo”. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Colección FAO: Alimentación y nutrición N° 29. Roma 2002.
– News medical. “Efectos secundarios de la Vitamina C”
http://www.news-medical.net/health/Vitamin-C-Side-Effects-(Spanish).aspx

Última revisión: 31-05-19

¿Para qué es necesaria la Vitamina C?

mujer ofreciendo fruta

– Marina Muñoz Cervera –

La vitamina C es esencial para los humanos.

Esta vitamina es imprescindible en muchos procesos vitales.

De forma muy esquemática son los siguientes:

1.- Mantenimiento de todos los tejidos, ya que participa en los mecanismos de síntesis de colágeno ayudando a mantener la integridad del tejido conjuntivo, el osteoide tisular y la dentina. Por ello, es esencial para la cicatrización de las heridas y facilita la recuperación de las quemaduras.

2.- Actúa como antioxidante en la protección contra los radicales libres junto con la Vitamina E.

3.- Es un potente agente reductor y es oxidada y reducida reversiblemente en el organismo para evitar el estrés oxidativo.

4.- Participa en el metabolismo mineral óseo.

5.- Favorece la absorción del hierro de alimentos vegetales y animales.

6.- Estimula el sistema inmunitario.

Enlaces relacionados:

Las mejores fuentes de Vitamina C.
Deficiencia y exceso de Vitamina C.

Imagen:

Id: 12987408_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Última revisión: 25-06-19

Las mejores fuentes de Vitamina C.

alimentos ricos en vitamina C

– Marina Muñoz Cervera –

La vitamina C o Ácido Ascórbico es hidrosoluble.

Es la más inestable de todas las vitaminas, muy sensible al calor, a la oxidación, a la deshidratación y al almacenamiento.

También se destruye con la alcalinidad, de ahí que no sea una buena práctica añadir bicarbonato sódico en la preparación de las verduras. Sin embargo, se conserva en medio ácido, por ello, añadir unas gotas de limón a una macedonia de frutas es una buena medida. La conservación en frigorífico de los alimentos reduce sus pérdidas.

La fruta y los zumos pierden esta vitamina al oxidarse en contacto con el aire, de ahí que sea conveniente comer las frutas recién peladas y beber los zumos inmediatamente después de prepararlos.

Suele utilizarse como aditivo en la industria alimentaria por su capacidad antioxidante, en estos casos la vitamina oxidada está en forma de Ácido L-dehidroascórbico que tiene un valor vitamínico muy pequeño.

Los alimentos que la contienen en mayor cantidad son: grosellas, guayabas, fresas, cítricos (naranja, limón, pomelo) y kiwis, entre otras frutas.

Casi todas las verduras, hortalizas y legumbres tienen una pequeña cantidad de vitamina C, pero ésta se pierde con la cocción; para minimizar las pérdidas se puede utilizar el método de cocción al vapor o bien partir las verduras en trozos grandes y cocer con poca agua en un recipiente tapado.

Algunos alimentos animales como la leche y sus derivados también tienen vitamina C.

El mayor problema que tiene esta vitamina, esencial para los humanos, es su fragilidad. Es importante conocer cómo debemos guardar, consumir y preparar los alimentos para no perderla por el camino.

Enlaces relacionados:

¿Para qué es necesaria la Vitamina C?
Deficiencia y exceso de Vitamina C.

Última revisión: 25-06-19

Frutas exóticas: El tamarillo o tomate de árbol.

– Marina Muñoz Cervera –

Es una fruta exótica, nativa de los Andes, cuya domesticación y cultivo son anteriores al descubrimiento de América, sin embargo y, a pesar de su antigüedad, no se conocen nombres en lenguas nativas (1). Se cultiva en zonas tropicales altas: Brasil, Ecuador, Colombia y Sudáfrica.

Hoy día son países productores: Colombia, Brasil, Nueva Zelanda, Kenia, Sudáfrica, California, India y Sri Lanka. Existen tres variedades que se diferencian por el color de su piel: rojo, naranja (más dulces y con semillas tiernas y de menor tamaño que el resto) y amarillo (2).

Se le conoce como: tomate de árbol en castellano; berenjena, sachatomate, yuncatomate, en Perú; limatomate, tomate de monte, tomate de La Paz, en Bolivia y Argentina; tamarillo, tree tomato, en inglés (1). Parece ser que la denominación de tamarillo procede de Nueva Zelanda (3).

Pertenece a la familia de las Solanáceas y el nombre  científico de la planta es: “Cyphomandra betacea” (1).

Es un arbolillo de 2-3 m de alto, tallo único, monopodial, ramificado a la altura de 1-1,5 m en dos o tres ramas. En la rama se repite el mismo modelo de ramificación. Hojas cordiformes, de 17-30 cm de largo, 12-19 cm ancho, subcarnosas, suavemente pubescentes en el envés. Inflorescencia caulinar, opuesta a la hoja. Flores de 1,4 cm de longitud, cáliz persistente en el fruto, corola blanco-rosada, rotado-campanulada con los ápices reflexos, estambres conniventes, más cortos que la corola, anteras amarillas, dehiscentes por dos poros apicales, estilo emergente entre las anteras. Fruto de 5-7 cm de largo, ovoide, glabro, de color amarillo verdoso a anaranjado con jaspes longitudinales; mesocarpo anaranjado(1).

C. betacea se cultiva por sus frutos. Estos constituyen un recurso alimenticio y materia prima potencial para la industria de mermeladas. Los campesinos les atribuyen propiedades medicinales para aliviar enfermedades respiratorias y combatir la anemia. Los frutos del tomate de árbol contienen niveles adecuados de vitamina A, B6, C, E, además de hierro (1).

Los frutos se consumen crudos o cocinados; en todos los casos se elimina la cáscara por ser ésta de sabor amargo. En estado maduro se comen crudos. Es más frecuente el consumo  de los frutos cocinados en almíbar como postre: se cocinan brevemente los frutos enteros y pedunculados, en agua, a fin de que se pueda desprender la cáscara; luego se prepara la miel con canela y clavo de olor, se agregan los frutos pelados y se dejan hervir hasta tomar una consistencia adecuada. En los lugares de la sierra donde no se cultiva tomate, el tamarillo sirve para preparar guisos (1).

La pulpa del fruto se puede añadir a jugos, mezclándolo con otras frutas.

Fuentes:
(1) http://www.rlc.fao.org/es/agricultura/produ/cdrom/contenido/libro09/Cap3_5.htm#60

(2) http://frutas.consumer.es/documentos/tropicales/tamarillo/intro.php

(3) http://www.tamarillo.es/cat/tomate-de-arbol/1

Imagen:  http://www.safecreative.org/work/1207081937259