Archivo de la etiqueta: vitamina E

Deficiencia y toxicidad de la Vitamina E.

estrés oxidativo

– Marina Muñoz Cervera –

La Vitamina E cumple la importante función de evitar el enranciamiento de los ácidos grasos poliinsaturados de las membranas de nuestras células, tan importantes en los procesos de funcionamiento de todo el organismo como el intercambio e sustancias entre el interior y exterior celular (flexibilidad y permeabilidad); si tenemos en cuenta que del correcto funcionamiento de los procesos celulares depende en gran medida  la integridad de nuestros órganos y tejidos, podremos acercarnos al alcance de su necesidad.

Se utilizan de forma cotidiana suplementos de esta vitamina para paliar y/o prevenir procesos relacionados con el envejecimiento celular (cáncer, arterioesclerosis, artrosis, etc.), posiblemente debido a que los agentes oxidativos son cada vez más frecuentes en nuestros días.  Es, por tanto, una vitamina antioxidante que  depura nuestras membranas biológicas de los conocidos radicales libres que tanto abundan hoy en día.

Los requerimientos diarios de esta vitamina se establecen por término medio en 15 mg/día para los adultos, pero su necesidad depende en gran medida de la cantidad de grasa poliinsaturadas que consumamos a largo del día.

Deficiencia de Vitamina E

Es difícil que se produzca una carencia manifiesta de esta vitamina por la abundancia de alimentos que la contienen, sin embargo, en personas con alteraciones genéticas como por ejemplo la incapacidad para absorber las grasas, si está descrita.

Los síntomas de su deficiencia varían considerablemente según las especies sobre las que se lleve a cabo la investigación. Clásicamente, se reconoce que en los seres humanos las principales manifestaciones son:

1.- Anemia hemolítica leve asociada con aumento de hemólisis eritrocitaria (destrucción de glóbulos rojos).

2.- Enfermedad espino-cerebelosa, que aparece sobre todo en niños que tienen malabsorción de grasas.

Estudios en animales han demostrado que su carencia puede producir:

– Alteraciones de la reproducción.
– Anomalías de hígado, músculo y función cerebral.
– Hemólisis de eritrocitos. – Embriogénesis defectuosa.
– Trastornos de la permeabilidad capilar.
– Distrofia musculo-esquelética.
– Miocardiopatías.
– Envejecimiento prematuro.

Procesos relacionados con el estrés oxidativo de nuestras células son: envejecimiento, cáncer, enfermedades cardiovasculares, cataratas, diabetes, alteraciones de las respuesta inmune, enfermedad de Alzheimer, anomalías funcionales y morfológicos del sistema neuromuscular, alteraciones en la agregación plaquetaria.

Toxicidad por Vitamina E

Incluso dosis altas de suplementos no suelen darse síntomas de toxicidad, sin embargo, una ingesta de 800 a 3200 mg al día, ha dado lugar a la aparición de los siguientes síntomas:

– Debilidad muscular.
– Fatiga.
– Náuseas.
– Vómitos.
– Diarrea.

El efecto tóxico más importante de esta vitamina es el antagonismo en la acción de la Vitamina K y la potenciación del efecto de anticoagulantes orales, lo que puede producir una hemorragia manifiesta. También está descrito que un exceso en su consumo también puede aumentar el riesgo de defectos congénitos.

Sobre esta “misteriosa vitamina” continúan los estudios para conocer el verdadero alcance de sus funciones y la consecuencias de su carencia, de hecho, se postula que su efecto antioxidante puede ser muy beneficioso en la prevención de enfermedades coronarias o el cáncer; también se ha aplicado en la prevención de abortos y para paliar los efectos de la malabsorción.

Si tenemos dudas sobre nuestra necesidad de vitamina E, antes de tomar suplementos sin orientación, lo mejor es consultar al médico para que nos recomiende lo mejor para cada caso concreto.

Enlaces relacionados:
Las mejores fuentes de Vitamina E o tocoferol
¿Para qué es necesaria la Vitamina E?
Las Vitaminas y sus peculiares características.
Hacia un equilibrio en la alimentación.

Fuentes:

– Rodríguez Rivera, Víctor Manuel; Simón Magro Edurne.”Bases de la Alimentación Humana”. Netbiblo, S.L. La Coruña, 2008.
– Melvin H. Williams.”Nutrición para la Salud, la Condición Física y el Deporte”. Editorial Paidotribo. Barcelona, 2002.
– Mark H. Beers, M.D.; Robert Berkow, M.D. Manual Merck. Décima edición española. Elsevier, S.A. Madrid 2003.
– Battaner Arias, Enrique. Biomoléculas. Ediciones Universidad de Salamanca. Salamanca, 2012.
– Biesalski; Grimm. “Nutrición Texto y Atlas”. Editorial Médica Panamericana, S.A. Madrid 2009.
– Medline Plus.Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. Institutos Nacionales de la Salud. “Vitamina E”. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002406.htm

Imagen: http://www.lineaozono.com.ar/estoxi.html

¿Para qué es necesaria la Vitamina E?

joven sonriente

– Marina Muñoz Cervera –

«Vitamina E» es un termino genérico que agrupa a una serie de compuestos llamados «tocoferoles».

Incluye el alfa, el beta, el gamma y el delta tocoferol y a los «tocotrienoles»; el más activo de todos es el alfa-tocoferol.

Su función más importante es la proteger de la oxidación a los lípidos de las membranas de las células, es por tanto, la vitamina antioxidante por excelencia. Su repercusión es grande a nivel de todo el organismo ya que protege de la destrucción a las membranas biológicas sometidas a cualquier tipo de estrés oxidativo, por tanto preserva del envejecimiento celular derivado del exceso de radicales libres en el organismo.

Se la denominó «vitamina de la anti-esterilidad» e incluso «vitamina del sexo» ya que se comprobó que las ratas alimentadas con dietas deficientes en tocoferoles no se pueden reproducir, los machos desarrollaban anormalidades en los testículos y las hembras tenían abortos espontáneos.

Enlaces relacionados:

Las mejores fuentes de Vitamina E o tocoferol
Deficiencia y toxicidad de la Vitamina E.
Las Vitaminas y sus peculiares características.
Hacia un equilibrio en la alimentación.

Fuentes:

– Mark H. Beers, M.D.; Robert Berkow, M.D. Manual Merck. Décima edición española. Elsevier, S.A. Madrid 2003.

– Michael C. Latham. “Nutrición humana en el mundo en desarrollo”. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Colección FAO: Alimentación y nutrición N° 29. Roma 2002.

– Mariano Illera Martín, Josefina Illera del Portal, Juan Carlos illera del Portal. “Vitaminas y Minerales”. Editorial Complutense, S.A. Madrid, 2000.

– Angel Gil. Tratado de Nutrición Tomo III: Nutrición Humana en el Estado de Salud. 2ª Edición. Editorial Médica Panamericana, S.A. Madrid, 2010.

Imagen:

ID: 7395922_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Entrada actualizada el 26 de septiembre de 2013.

Las mejores fuentes de Vitamina E o tocoferol.

alimentos ricos en tocoferol

– Marina Muñoz Cervera –

Para la obtención de esta vitamina liposoluble afortunadamente contamos con una gama de alimentos variados entre los que se encuentran los aceites vegetales (germen de trigo, girasol, soja, oliva), cereales de grano entero, huevos, frutos secos y aceitunas sobre todo, también nos aporta tocoferoles el pescado azul (salmón, atún, caballa, sardinas, arenques, etc.) y, en pequeñas cantidades, las frutas y hortalizas, por ello con una alimentación equilibrada y variada conseguimos satisfacer nuestras necesidades vitales.

La mantequilla y la nata aportan vitamina E, pero debido a la gran cantidad de grasas saturadas que también contienen, no las menciono como fuentes recomendables.

Esta vitamina se utiliza como aditivo  para proteger a los alimentos ricos en ácidos grasos poliinsaturados del enranciamiento; es corriente encontrar aditivos del tipo E-306, E-307, E-308 y E 309 en alimentos grasos y estos compuestos son derivados de la vitamina D.

Os recuerdo la necesidad de leer la etiqueta de información nutricional de los alimentos que consumimos para saber su contenido en nutrientes.

Enlaces relacionados:

¿Para qué es necesaria la Vitamina E?
Deficiencia y toxicidad de la Vitamina E.
Las Vitaminas y sus peculiares características.
Hacia un equilibrio en la alimentación.

Imágenes:

– IDs: 651248_s, 2251999_s, 20334331_s, 11835840_s, 3476729_s, 21775761_s, 19826729_s, 15276084_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

– Salmón: http://www.abc.es/sociedad/20130515/abci-aceite-pescado-comida-basura-201305141902.html

– Frutas y verduras: http://actividadesinfantil.com/archives/4207

Entrada actualizada el 26 de septiembre de 2013.

Frutas exóticas: El tamarillo o tomate de árbol.

– Marina Muñoz Cervera –

Es una fruta exótica, nativa de los Andes, cuya domesticación y cultivo son anteriores al descubrimiento de América, sin embargo y, a pesar de su antigüedad, no se conocen nombres en lenguas nativas (1). Se cultiva en zonas tropicales altas: Brasil, Ecuador, Colombia y Sudáfrica.

Hoy día son países productores: Colombia, Brasil, Nueva Zelanda, Kenia, Sudáfrica, California, India y Sri Lanka. Existen tres variedades que se diferencian por el color de su piel: rojo, naranja (más dulces y con semillas tiernas y de menor tamaño que el resto) y amarillo (2).

Se le conoce como: tomate de árbol en castellano; berenjena, sachatomate, yuncatomate, en Perú; limatomate, tomate de monte, tomate de La Paz, en Bolivia y Argentina; tamarillo, tree tomato, en inglés (1). Parece ser que la denominación de tamarillo procede de Nueva Zelanda (3).

Pertenece a la familia de las Solanáceas y el nombre  científico de la planta es: “Cyphomandra betacea” (1).

Es un arbolillo de 2-3 m de alto, tallo único, monopodial, ramificado a la altura de 1-1,5 m en dos o tres ramas. En la rama se repite el mismo modelo de ramificación. Hojas cordiformes, de 17-30 cm de largo, 12-19 cm ancho, subcarnosas, suavemente pubescentes en el envés. Inflorescencia caulinar, opuesta a la hoja. Flores de 1,4 cm de longitud, cáliz persistente en el fruto, corola blanco-rosada, rotado-campanulada con los ápices reflexos, estambres conniventes, más cortos que la corola, anteras amarillas, dehiscentes por dos poros apicales, estilo emergente entre las anteras. Fruto de 5-7 cm de largo, ovoide, glabro, de color amarillo verdoso a anaranjado con jaspes longitudinales; mesocarpo anaranjado(1).

C. betacea se cultiva por sus frutos. Estos constituyen un recurso alimenticio y materia prima potencial para la industria de mermeladas. Los campesinos les atribuyen propiedades medicinales para aliviar enfermedades respiratorias y combatir la anemia. Los frutos del tomate de árbol contienen niveles adecuados de vitamina A, B6, C, E, además de hierro (1).

Los frutos se consumen crudos o cocinados; en todos los casos se elimina la cáscara por ser ésta de sabor amargo. En estado maduro se comen crudos. Es más frecuente el consumo  de los frutos cocinados en almíbar como postre: se cocinan brevemente los frutos enteros y pedunculados, en agua, a fin de que se pueda desprender la cáscara; luego se prepara la miel con canela y clavo de olor, se agregan los frutos pelados y se dejan hervir hasta tomar una consistencia adecuada. En los lugares de la sierra donde no se cultiva tomate, el tamarillo sirve para preparar guisos (1).

La pulpa del fruto se puede añadir a jugos, mezclándolo con otras frutas.

Fuentes:
(1) http://www.rlc.fao.org/es/agricultura/produ/cdrom/contenido/libro09/Cap3_5.htm#60

(2) http://frutas.consumer.es/documentos/tropicales/tamarillo/intro.php

(3) http://www.tamarillo.es/cat/tomate-de-arbol/1

Imagen:  http://www.safecreative.org/work/1207081937259