Archivo de la etiqueta: tiroides

La Yuca o Mandioca: Una revisión de esta raíz tuberosa.

raíz de manihot esculenta

– Marina Muñoz Cervera –

Vamos a profundizar un poco en el conocimiento de una raíz tuberosa que, según el documento de la FAO ¿Por qué la Mandioca? publicado en el año 2008, es la tercera fuente de calorías en las zonas tropicales, después del arroz y del maíz. Se trata de la raíz de la planta “Manihot esculenta” de la familia Euphorbiaceae, conocida como Yuca o mandioca.

Manihot Esculenta. Yuca comestible

No podemos confundir la Yuca comestible con la planta del género Yucca de la familia de la familia Agavaceae, caracterizada por sus rosetas de hojas con forma de espadas y por sus racimos de flores blancas que suelen ser ornamentales.

Yucca gloriosa. Planta ornamental.

En el año 2000, en Roma, se lanzó La Estrategia Mundial del Fomento de la Mandioca, con la intención de mejorar la situación en el mundo de esta hortaliza, que se ha estudiado y desarrollado menos que otras fuentes de energía como el arroz, el maíz o el trigo; y por ello su cultivo es desigual y, a menudo de poca calidad. En la Sede de la FAO, cerca de 80 expertos en agricultura procedentes de 22 países contemplaron como posibilidades de la yuca:

1) Satisfacer las necesidades de seguridad alimentaria de unos 500 millones de agricultores que la producen.

2) Proporcionar una llave para el desarrollo rural y mejores ingresos a los productores, la industria transformadora y los comerciantes.

Concluyeron que la yuca podría convertirse en una materia prima básica de una gran variedad de productos elaborados, ello aumentaría la demanda de esta raíz y contribuiría a la transformación agrícola y al crecimiento económico de países en desarrollo (1).

El problema de la yuca es que es una planta cianogenética, es decir, que puede sintetizar, bajo determinadas condiciones Ácido cianhídrico, éste se forma cuando se cortan o trituran las partes de la planta que contienen glucósidos. En la yuca se han identificado dos glucósidos: linamarina y lotaustralina (2).

Las variedades de mandioca se clasifican en dulces o amargas, según la cantidad de cianuro en sus raíces (4). La yuca dulce tiene hasta 50 veces menos proporción de cianuro, sin embargo parece ser que para comer con seguridad esta raíz debe procesarse antes de su consumo. Existen tres métodos de procesamiento: 1- Los que eliminan el glucósido por lavado o prensado del material o por degradación enzimática del glucósido; 2- los que destruyen la enzima y 3 – Combinaciones de los dos métodos anteriores (2).

Aproximadamente el 85-90% del cianuro total de los tejidos de la yuca se encuentra cono linimarina o cianuro ligado y sólo el 10-15% como lotaustralina o cianuro libre; ambos glucósidos, linimarina y lotaustralina al hidrolizarse por acción de la enzima linamarasa, dan origen a glucosa y cianhidrina, ésta última se descompone en acetona y ácido cianhídrico libre gaseoso que puede ocasionar toxicidad en el organismo cuando se superan los límites de toxicidad (4).

El ácido cianhídrico se halla en mayor concentración en la corteza de la raíz, cáscara que se encuentra debajo de la cascarilla, que en la pulpa, y es mayor en la periferia que en el centro de la misma. No se conocen variedades de yuca que no contengan cianógenos y tampoco se han hecho estudios que relacionen el aspecto morfológico de esta raíz con su contenido en cianuro (4).

Sin embargo, los procesos normales a los cuales son sometidas las raíces de yuca para la alimentación animal, secado o ensilaje o para la alimentación humana por medio de la acción controlada del calor; parece que constituyen medios eficientes para reducir la cantidad de cianuro a niveles inocuos (4).

La ingestión de grandes cantidades de yuca con alto contenido de cianógeno, en forma cruda o mal procesada, puede causar envenenamiento fatal; la dosis letal mínima de ácido cianhídrico en los seres humanos es de 60 ppm. Aunque la intoxicación aguda por ácido cianhídrico es poco frecuente, el consumo prolongado de pequeños niveles del tóxico puede originar problemas nutricionales y fisiológicos serios. La mayoría de los síntomas de intoxicación se pueden asociar con la afinidad del ácido cianhídrico con iones metálicos como el hierro y el cobre. El ion cianuro reacciona con el ion hierro de la hemoglobina y forma cianohemoglobina, lo que imposibilita el transporte del oxígeno en la sangre. Asimismo, el ion cianuro puede formar complejos con algunas enzimas que tiene iones cobre como el citocromo-oxidasa, afectando ciertas reacciones del metabolismo, que pueden ocasionar depresión en los centros medulares, originando dificultades respiratorias y efectos tóxicos protoplasmáticos que pueden producir la muerte en casos extremos de intoxicación.

Por otra parte, en las poblaciones con altos índices de desnutrición se pueden presentar problemas de deficiencia de proteínas como el Kwashiorkor o enfermedades neurológicas como el Konzo. Se ha encontrado que cuando una enfermedad crónica ha estado asociada con el consumo de yuca, las víctimas han padecido también de una deficiencia proteínica; esto sugiere que hay una relación entre el envenenamiento por yuca y la deficiencia de proteína. Con la ayuda de la enzima rodanasa, el cuerpo humano detoxifica el cianuro mediante la formación de tiocianato, el cual es eliminado por medio de la orina; es el producto de la reacción entre el azufre orgánico de la proteína alimenticia y el cianuro libre de la yuca. Cuando hay una exposición constante a los cianógenos de la yuca, la mayor síntesis de rodanasa impone una demanda adicional de aminoácidos de las reservas del cuerpo. Para detoxificar un mg de HCN, el cuerpo necesita el suministro diario de cerca de 1,2 mg de azufre alimenticio proveniente de aminoácidos que contengan azufre. Si se consume regularmente yuca, las demandas de rodanasa y de los aminoácidos con azufre se agotan, y si la dieta es inadecuada, se puede perjudicar la síntesis de muchas proteínas vitales para funciones corporales, especialmente las del sistema nervioso central, dando como resultado el desarrollo de enfermedades de deficiencia proteínica. Con el tiempo, la pérdida de azufre de este sistema desencadena una parálisis súbita e irreversible. Cuando se comparan los contenidos proteínicos del arroz, el trigo y la yuca, esta última queda evidentemente rezagada. Un adulto que consuma un kilo de yuca tiene que ingerir 52 g de proteína de otras fuentes para obtener la ingesta diaria recomendada de 65 g. Por el contrario, en promedio, un kilo de trigo proporciona 121 g de proteína y uno de arroz 64 g. En conclusión, si el consumo de proteína es superior al adecuado, tanto para los requerimientos metabólicos generales como para la eliminación del cianuro de productos derivados de la yuca, los efectos tóxicos se reducen (4).

En un documento de la OMS, expresan que en algunas poblaciones se observaron efectos en el tiroides y, en particular, en el sistema nervioso, como consecuencia del consumo prolongado de yuca procesada inadecuadamente que contenía altas concentraciones de la sustancia (3).

Un estudio sobre la Toxicidad del cianuro llevado a cabo por Augusto V. Ramirez (Dirección Salud Ocupacional. Clínica Los Fresnos. Cajamarca, Perú y American College of Occupational and Environmental Medicine), y publicado en Anales de la Facultad de Medicina (5) refiere que la exposición a este tóxico ocurre en una variedad de ocupaciones que van desde la metalurgia a la industria de plástico o a los bomberos; la población general se puede exponer por inhalación de aire contaminado, ingestión de agua contaminada o de alimentos como la yuca. Describe el cuadro clínico de su intoxicación con síntomas como deterioro mental, trastornos visuales por atrofia del nervio óptico, alteraciones tiroideas, dermatitis de características variables, aunque siempre con un fondo de la piel de color rojo cereza, debido al incremento de la saturación de la hemoglobina en sangre venosa; en determinados casos se puede hallar cianosis. En África, la alta incidencia de neuropatía atáxica, bocio, ambliopía y otros desórdenes neurológicos, se asocia con la ingesta habitual de yuca. Y las dietas bajas en vitamina B12, roboflavina y proteínas exacerban el efecto neurotóxico del cianuro (5).

La Norma del Codex alimentarius, OMS, FAO, para la Yuca (Mandioca) dulce (Codex Stan 238-2003, Emd. 1-2005) dice (6):

“Esta norma es de aplicación a todas las variedades dulces de raíces de yuca (mandioca) obtenidas de Manihot esculenta Crantz de la familia Euphorbiaceae, que habrán de suministrarse frescas al consumidor, después de su acondicionamiento y envasado. Se excluye la yuca (mandioca) destinada a la elaboración industrial.

Los requisitos mínimos son:

– estar entera.

– estar sana, deberán excluirse los productos afectados por podredumbre, moho o deterioro que no sean aptos para el consumo.

– estar limpia y prácticamente exenta de cualquier materia extraña visible, excepto aquellas sustancias permitidas que prolonguen su vida útil.

– estar prácticamente exenta de plagas que afecten al aspecto general del producto.

– estar prácticamente exenta de daños causados por plagas.

estar exenta de humedad extrema anormal, salvo la condensación consiguiente a su remoción de una cámara frigorífica.

– estar exenta de cualquier olor o sabor extraños.

– ser de consistencia firme.

– estar prácticamente exenta de daños mecánicos o magulladuras.

– estar exenta de pérdida de color en la pulpa.

El corte en la parte distal de la yuca no deberá ser superior a los 2 cm de diámetro. El extremo del pedúnculo deberá tener un corte limpio entre 1 y 1,25 cm de longitud.

La yuca (mandioca) deberá haberse recolectado cuidadosamente y haber alcanzado el grado apropiado de desarrollo fisiológico teniendo en cuenta las características de la variedad y la zona en que se producen.

El desarrollo y la condición de la yuca (mandioca) deberán ser tales que le permita:

– soportar el transporte y la manipulación

– llegar al lugar de destino en estado satisfactorio.”

Valor nutricional (por 100 gramos de base seca):

Los datos han sido obtenidos de Infoagro Systems, S.L. (7)

Energía: 132 Kcal.
Agua: 65,2 %
Grasa: 0,4 %
Glúcidos totales: 32,8%
Fibra: 1%
Cenizas (%): 0,6
Calcio (mg): 40,0
Fósforo (mg): 34,0
Hierro (mg): 1,4
Tiamina (mg): 0,05
Riboflavina (mg): 0,04
Niacina (mg): 0,60
Ácido ascórbico (mg): 19,0
Porción no comestible (%): 32,0

Nombres comunes:

Boniato de las Antillas en las islas del Caribe; Guacamote en México; Mandioca dulce en España; Yuca comestible, yuca dulce, aipí, aipim, carapé, cicicín, guacamote, huacamote, macaxeira, mandioca blanca, mandioca dulce, mandioca mansa, quiscamote, sacharuma, yuca, yuca brava en México; en inglés: brazilian arrowroot, cassava, tapioca; en francés: manioc; en Tailandia: man-sampalang (general), man-samrong (Central), mam-mai (Peninsular); en la Península Malaya: hubiq khan (Semelai), ubi belanda, ubi benggala, ubi kayu; en Sumatra: oebi, oebi kajoe, oebi paid; en Java: katela djendral, pohon, pohon abang, telo markan, telotengkor (javaneses); ketela pohon (M.); sampen (sundaneses); ubi dangdur, ubi pongger (malayos); singkong, singkot pahit, ubi kaju; en Borneo: sabah: ubi kayu (malayos); ubi kayu puteh (Brunei); sarawak: bandung kapok (Bidayuh); jabang (Iban); en Filipinas: balangay, kamoting-kahoy (Bisaya); balanghoy (Samar-Leyte Bisaya); kahoy, kahoy patata (Ifugao); kamoting-kahoy (Tagalog); kasaba (Ilokano); sang-laykayo (Tagbanua); en las Islas Menores Sunda: alor: anti, batako hong kika, batako hong koeli, batako hong liking, batako kang; en las Moluccas: halmahera: inggris; Soela Sanana: Kasbi; en Nueva Guinea: irian jaya: baundo taindi (Kuman); wateni (Kebar); Papua New Guinea: Hofa hagaya (Okapa); kawara (Taisora); cassava, mandioca, tapiagose, tapioc, timango heme (8).

Consumo de la yuca en Latinoamérica:

La yuca es originaria de América del Sur, su cultivo comenzó hace 5000 años, desde entonces, se coecha extensivamente en zonas tropicales y subtropicales. Los primeros europeos que llegaron a estas tierras al darse cuenta de sus virtudes la distribuyeron por África y Asia. En latinoamérica se consumen tanto las hojas como las raíces de la planta, de formas muy variadas. También la industria utiliza sus productos, obtenidos principalmente a partir del almidón. Sus habitantes conocen desde hace mucho tiempo el problema de los glucósidos cianogénicos y han desarrollado formas para eliminar el cianuro de las yucas amargas.

Existen numerosas formas de consumo, En Colombia se hierven de 10 a 40 minutos en la preparación de sancochos (caldo espeso de carne, verdura, tubérculos y especies (9)), sopas y atoles. El tiempo de ebullición depende de la variedad, por ello la selección de las variedades es importante. Sólo se utilizan variedades dulces, ya que las amargas conservan su sabor después de la cocción y además, pueden ser peligrosas. La yuca también se consume frita, en forma de harinas fermentadas o no fermentadas, como chips de yuca frita, similares a las papas fritas con la ventaja de que absorbe menos aceite en el proceso de cocción por lo que es más saludable.

En Brasil, la mayor parte de la yuca se consume en forma de harinas en la preparación de diversos platos típicos.

Y es posible que, en un futuro, la producción de alcohol, que hasta el momento se obtiene de la caña de azúcar, se obtenga a partir de la yuca por la capacidad de esta planta de crecer en suelos marginales.

Como trozos secos ( Tailandia es líder mundial en esta forma de producción) o como pellets (gránulos) se utiliza en fórmulas balanceadas para la alimentación aviar y porcina, en piscicultura y para otros animales domésticos (9).

El 28 de mayo de 2013, la FAO, nos dice que la yuca tiene un gran potencial como cultivo en el siglo XXI (10).  Y en una guía de campo publicada por este organismo con el título “Ahorrar para crecer: la yuca“, que describe un modelo de agricultura respetuosa con el medio ambiente, explican cómo adaptar dicho modelo al cultivo de esta raíz, lo que puede incrementar su rendimiento en un 400% y así lograr que pase de ser un alimento para los pobres al cultivo del siglo XXI (10) (11).

En Bolivia se consume frita, como chips, en sopas o guisos, cocida como acompañamiento de carnes y platos diversos, en forma de masaco (pasta hecha de plátano, yuca cocida y queso), etc. Y, en realidad, una mesa no está bien puesta si falta la yuca porque es el equivalente al pan en Europa.

Afortunadamente, el sabor amargo del cianuro no es del gusto de las personas, en general, a pesar de ello me ha parecido interesante profundizar en el conocimiento de esta raíz aunque su consumo milenario demuestre, aparentemente, que puede ser consumida de forma inocua, si se sabe escoger la variedad y procesar de manera correcta (cocer, freir, etc).

Fuentes:

(1) Por qué la Mandioca? Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. 2008.
http://www.fao.org/ag/agp/agpc/gcds/index_es.html
(2) Monografía sobre la Yuca. COVECA. Comisión Veracruzana de Comercialización Agropecuaria. 2010.

Haz clic para acceder a YUCA2010.PDF


(3) Hojas de información sobre sustancias químicas.

Haz clic para acceder a gdwq3_es_12.pdf


(4) ftp://ftp.fao.org/docrep/fao/010/a1028s/a1028s02.pdf
(5) RAMIREZ, Augusto V. Toxicidad del cianuro: Investigación bibliográfica de sus efectos en animales y en el hombre. An. Fac. med. [online]. ene./mar. 2010, vol.71, no.1 [citado 12 Julio 2012], p.54-61. Disponible en la World Wide Web: . ISSN 1025-5583.
http://www.scielo.org.pe/scielo.php?pid=S1025-55832010000100011&script=sci_arttext
(6) Frutas y hortalizas frescas. Primera edición. Codex alimentarius. Organización Mundial de la Salud, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación.
http://books.google.com.bo/books?id=q_LefvdAOAMC&pg=PA143&lpg=PA143&dq=la+yuca+o+mandioca+FAO+OMS.&source=bl&ots=drkUGpKDgA&sig=jE2P50_xJ7dvRIkaFcHtDkDwRcg&hl=es-419&sa=X&ei=zEz_T_DLEOao0AHq483HBA&ved=0CFYQ6AEwCQ#v=onepage&q=la%20yuca%20o%20mandioca%20FAO%20OMS.&f=false
(7) El cultivo de la yuca. Infoagro Systems, S.L.
http://www.infoagro.com/hortalizas/yuca.htm
(8) http://es.wikipedia.org/wiki/Manihot_aipi
(9) Ceballos, Hernán. La yuca en Colombia y el Mundo. Nuevas perspectivas para un cultivo milenario.

Haz clic para acceder a capitulo01.pdf


(10) Centro de Prensa de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). “La yuca tiene gran potencial como cultivo del siglo XXI”. 28 de mayo de 2013.
http://www.fao.org/news/story/es/item/176821/icode/
(11) Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. “Ahorrar para crecer: la yuca”.
http://www.fao.org/ag/save-and-grow/cassava/es/

(*) http://es.wikipedia.org/wiki/Yucca

Imágenes:


http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/d/d0/Yucca_gloriosa_in_clay_pot.jpg/450px-Yucca_gloriosa_in_clay_pot.jpg

 

Actualizada el 29 de agosto de 2012
Actualizada el 30 de mayo de 2013

El Yodo: Su importancia para la salud y fuentes alimentarias.

– Marina Muñoz Cervera –

El yodo es un micronutriente esencial.

Puede encontrarse en cantidades mínimas en casi todos los alimentos procedentes de áreas cercanas al mar, con niveles más elevados en los productos de origen marino (1).

El cuerpo humano adulto contiene de 20 a 50 mg de este oligoelemento y, su mayor parte, se encuentra en la glándula tiroides.

¿Por qué es importante para la salud?

El yodo funciona como un componente esencial de la hormona de la glándula tiroides, glándula endocrina situada en la parte inferior del cuello. Las hormonas de la tiroides, de las cuales la más relevante es la tiroxina (T4), son importantes para la regulación del metabolismo. En los niños apoyan el crecimiento y desarrollo normal, también a nivel mental. El yodo se absorbe del intestino como yoduro, y el exceso se excreta en la orina. La glándula tiroides de una persona adulta, que consume un nivel adecuado de yodo, capta aproximadamente 60 µg de este micromineral por día para producir cantidades normales de hormona tiroidea. Si hay insuficiencia de yodo, la tiroides trabaja mucho más para captar más yodo, la glándula se agranda (una condición que se llama bocio o coto) y su contenido de yodo se podría reducir en forma notoria. La hormona estimulante de la tiroides (HET) de la glándula pituitaria, influye la secreción de tiroxina y la captación de yodo. En una carencia grave de yodo, los niveles de HET se encuentran altos y los niveles de tiroxina son bajos (2).

El yoduro está presente en el suelo y en el agua de mar y es oxidado, por la luz solar, a yodo, que se evapora el aire perdiéndose, en gran parte por la estratosfera, aunque una parte es devuelto al suelo. Estos procesos explican la continua depleción de yodo en el suelo, su ausencia de captura por las plantas; su deficiencia continuada en los seres humanos.

La insuficiencia de yodo aparece cuando la ingesta yoduro es inferior a 20 microgramos al día.

Fuentes alimentarias de yodo:

La cantidad de yodo presente en la mayor parte de alimentos despende del área geográfica de procedencia de los mismos.

En las áreas deficitarias la cantidad de yodo en el agua potable es inferior a 2 microgramos por litro, sin embargo, en las zonas próximas al mar contiene de 4 a 10 microgramos por litro (3) .

En la década de 1920, el bocio era endémico de la región media y noroeste de Estados Unidos, hasta que se puso en práctica uno de los primeros programas alimentarios estadounidense que tuvo éxito: el enriquecimiento de la sal de mesa con yodo, que comenzó en 1924. (1) Hoy día, en muchos países donde el bocio las autoridades agregan yodo a la sal, estrategia que ha controlado exitosamente los trastornos por carencia de yodo. El yodo por lo general se agrega a la sal en forma de yoduro de potasio, pero otra forma, el yodato de potasio, es más estable y mejor para climas calientes y húmedos. La sal yodada es una importante fuente de yodo alimentario (2).

Por tanto, al hablar de las fuentes alimentarias de este oligoelemento, podemos asegurar que lo contienen en suficiente cantidad los pescados de mar, los mariscos y en las zonas marítimas, algunas verduras como el brócoli y las espinacas y algunos cereales como el centeno.

Carencia de Yodo:

La falta de yodo en la dieta provoca varios problemas de salud, uno de los cuales es el bocio, o agrandamiento de la glándula tiroides. El bocio predomina en muchos países. Hay otras causas que contribuyen al bocio, pero la carencia de yodo es en general la más común. La carencia de yodo durante el embarazo puede llevar al cretinismo, retardo mental y otros problemas que pueden ser permanentes en el niño. Se conoce ahora que el bocio endémico y el cretinismo no son los únicos problemas debidos a la carencia de yodo. La disminución en la capacidad mental asociada con la carencia de yodo es de particular preocupación. Los trastornos por su carencia, aunque anteriormente predominaban en Europa, América del Norte y Australia, ahora se observan sobre todo en los países en desarrollo. La mayor prevalencia tiende a ser en áreas montañosas como los Andes y los Himalayas y las altiplanicies lejos del mar. Por ejemplo, una investigación llevada a cabo por el autor en las montañas de Ukinga en Tanzania, reveló que el 75 por ciento de la población presentaba crecimiento de la tiroides (2).

Recomendaciones diarias:

Estas son las cantidades diarias de yodo recomendadas (1)(5):

Bebés:
– 0 – 6 meses: 110 microgramos por día (mcg/día)
– 7 – 12 meses: 130 mcg/día

Niños:

– 1 – 3 años: 90 mcg/día
– 4 – 8 años: 90 mcg/día
– 9 – 13 años: 120 mcg/día

Adolescentes y adultos:

– Hombres de 14 en adelante: 150 mcg/día
– Mujeres de 14 en adelante: 150 mcg/día

Para que nos hagamos una idea, la ingesta aproximada de 200 microgramos de yodo, tendríamos que comer, 104 gramos de lenguado o 166 gramos de bacalao o 340 gramos de ostras o 400 gramos de atún.

Un 1/4 de cucharada pequeña de sal de mesa yodada proporciona 95 microgramos de yodo (4).

Toxicidad:

La toxicidad crónica por yodo aparece cuando la ingestión es 20 veces superior a las necesidades diarias recomendadas (3).

Es importante no sobre consumir el yodo, puesto que tiene un rango relativamente estrecho de ingestión que apoya el funcionamiento correcto del tiroides (100 a 300 microgramos al día, más o menos). Una persona que consume cantidades grandes de sal yodada o algas marinas podría sobre consumir yodo. El yodo excesivo tiene un efecto complejo y destructivo en el tiroides y podría resultar en hipotiroidismo o bien hipertiroidismo, en individuos susceptibles, así como en un mayor riesgo de cáncer del tiroides (5).

El Yodo se utiliza para desinfectar heridas, también en forma de pastillas para purificar el agua y en forma de Lugol en Solución, para lavar verduras.  Cualquiera de las formas de utilización de este mineral, supone un aporte del mismo y tenemos que tenerlo en cuenta porque se absorbe a través de la piel (7) y en el caso del lavado de verduras con Lugol, por muy bien que se aclaren, pueden quedar restos que luego ingerimos sin darnos cuenta.

Fuentes:

(1) Minerales y Oligoelementos. Biesalski-Grimm. Nutrición Texto y Atlas. Editorial Médica Panamericana, S.A. Madrid 2009.
(2) http://www.fao.org/DOCREP/006/W0073S/w0073s0e.htm#bm14
(3) Alteraciones de la Nutrición. Mark H. Beers, M.D., Robert Berkow, M.D. El Manual Merck de Diagnóstico y Tratamiento. Décima Edición Española. Elsevier España, S.A. Madrid 2003.
(4) http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002421.htm
(5) http://www.textoscientificos.com/quimica/yodo/yodo-alimentacion
(6) http://www.umm.edu/altmed/articles/iodine-000308.htm
(7) http://www.provinas.net/files/boletin_tecnico_004.pdf

Imágenes:
http://www.pescaderiascorunesas.es/media/img/200711021639i.jpg
http://www.sportlife.es/rcs/glosarios/1/1/18/thumb/arenque-240_thumb_a.jpg
http://www.entrepucheros.com/wp-content/uploads/2010/04/Pescado-2.jpg
http://fotos.infoisinfo.es/Mar_Gourmet_Marisco_A_Domicilio/3138179_86353
http://www.telefonica.net/web2/mbaloira/Imagenes/Bonito.jpg